22 de octubre de 2014 07:27 AM
Imprimir

Ofrecerían un bono a cerealeras para que ingresen agro dólares

Sería atado al dólar y es para que anticipen unos US$ 1.500 millones de la nueva cosecha. No se avanzó en la negociación.

En medio de un hermetismo tan grande como la necesidad de dólares que tiene el Gobierno, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, continuaron negociando ayer con los exportadores agrícolas una suerte de salvataje que permita atravesar sin sobresaltos cambiarios los meses que restan hasta fin de año y hasta un eventual acuerdo con los “fondos buitre” en el primer trimestre de 2015, que le permita a la Argentina regresar al mercado de capitales.

Anoche, al término de una nueva reunión entre los funcionarios y miembros de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara- CEC), los privados se cuidaron mucho de que haya filtraciones sobre la negociación. Se sabe sí que el sector tiene previsto liquidar unos 4.500 millones de dólares ante las ventanillas del Banco Central, pero que el Gobierno les reclama unos 6.000 millones. La negociación por esos 1.500 millones que faltan ya llevamás de dos semanas y todavía no está cerrada.

Una versión indicaba anoche que ayer (y en otras reuniones que habrían sucedido el viernes), se analizó la posibilidad de que el Estado emita un bono para obtener esos 1.500 millones de dólares adicionales de las grandes exportadoras.

Para tentar a que traigan ese dinero al país, el papel lógicamente se emitiría en pesos pero atado a la cotización del dólar oficial.

Lo cierto es que todavía no hay ningún acuerdo y el sector sigue ingresando al país los agro-dólares al ritmo habitual de sus negocios, sin ningún tipo de adicionales. La semana pasada, según datos de CIARA-CEC, las liquidaciones sumaron 266,4 millones. En el acumulado anual ingresaron al Banco Central 19.491 millones, cerca de 4% menos que en igual lapso del año pasado. La explicación hay que buscarla en la evidente resistencia de los productores a desprenderse de las 20 millones de toneladas de soja que todavía tienen en su poder, como reserva de valor frente a la posibilidad de nuevas turbulencias cambiarias.

La retracción de las ventas desde el primer eslabón es innegable y no se limita solo a los granos almacenados en silo-bolsa. En el agro también son mínimoslos negocios pautados a futuro con la cosecha 2014/15. La Bolsa de Cereales indicó que las compras anticipadas de los seis principales granos son inferiores en un 35,6%con respecto al nivel de ventas registrado al mismo momento de 2013.

Frente a esta situación, el gobierno acusó al sector de “especular” y ha sacado a relucir, como velada amenaza, ciertos proyectos para que el Estado vuelva a intervenir activamente en el comercio de granos, a través de una suerte de agencia de comercialización.Enlos hechos, sin embargo, Kicillof fue muy generoso con las grandes exportadoras, ya que la UCESCI (el ente de Comercio que emite los permisos de exportación oROE) ha venido autorizando grandes embarques para el complejo sojero.

El jueves pasado, la aceitera AGD batió todos los récords al recibir en un solo día ROE por 400.000 toneladas de harina de soja. Y el resto de las compañías a las que se les reclama esos 1.500 millones de dólares adicionales también recibió grandes volúmenes.

 

la cifra
64,6
Son los millones de toneladas de granos del ciclo 2013/14, que concluyó a mitad de año, que ingresaron al circuitocomercial. En los cinco años precedentes, a esta altura de la campaña ya se habían concretado ventas pormásde 70 millones. los productores conservan en su poder cerca de30%de la cosecha.

 

Atados al dólar ¿se viene otro festival?
Los bonos dollar linked, son títulos que se pagan en pesos pero se ajustan por la variación del tipo de cambio oficial. No son nuevos y son un instrumento muy utilizado para que las provincias puedan financiarse.
La novedad es que el equipo comandado por Axel Kicillof piensa hacer uso para entregarlos a distintos sectores a cambio de dólares verdaderos. Esta es la solución que encontraron para que las aseguradoras liquiden sus dólares y la que habrían propuesto a las cerealeras. También podrían ofrecerlos a bancos y otras entidades financieras. Los nuevos podrían tener un plazo de hasta cinco años. En el mercado se conjetura que podría haber una emisión de estos títulos por unos uS$ 10.000 millones.
El plazo que podrían tener estos bonos atados al dólar llegaría a los cinco años

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *