27 de julio de 2009 06:32 AM
Imprimir

Uruguay   –   Caída de mercados mundiales abre interrogantes para nuestros arándanos

La caída de los precios de los arándanos en los mercados mundiales pone una nota de incertidumbre en este sector respecto a la rentabilidad de la cosecha del presente año, que comienza a levantarse sobre fines de setiembre, desde que podría ocurrir que el precio compense apenas el costo del operativo de recolección y gastos inherentes a la exportación, un aspecto que sí se estaría ya dando en la Argentina.

Así surge de la información recogida por EL TELEGRAFO en empresarios del sector, los que advirtieron que en el caso de Estados Unidos el precio actual, inferior a los cinco dólares FOB el kilogramo para la cosecha de estación de la citada fruta, preocupa a los propios productores norteamericanos, que a la vez se enfrentan a una caída en la demanda por efecto de las dificultades en el consumo interno.
Evaluaron los informantes que evidentemente se está ante otra consecuencia negativa de la crisis financiera mundial,
que ha determinado una caída en la cotización de los valores de las frutas, y en el caso de la exportación de arándanos en contraestación al Hemisferio Norte, incluyendo Estados Unidos, se entiende que se tropezará con la dificultad adicional de una caída de precios, además de un dólar al mismo valor que el año pasado y una creciente incidencia del costo laboral.
Esta problemática afecta a quienes producen arándanos en el Hemisferio Sur para su exportación en contraestación, es decir Chile, Argentina y Uruguay, pero con la salvedad de que los productores chilenos ya han estado manejando este cambio en las reglas de juego y adaptándose al nuevo escenario, mientras que tanto en Argentina como en Uruguay se llega a situaciones de hecho que se afrontarán con un esquema previsto para otro escenario.
Precisamente la producción del país trasandino fue la primera que accedió al mercado europeo y de Estados Unidos en contraestación y por ende se pagan muy buenos precios, que hacen redituable la inversión en plantaciones de esta baya que es considerada como un gran antioxidante y tiene además otros efectos beneficiosos en el organismo humano.
Posteriormente se han encarado proyectos similares en Argentina y luego en Uruguay, donde se ha utilizado la experiencia argentina en especies adaptadas a nuestras latitudes y que son además aceptadas en los grandes mercados consumidores.
Y si bien se pagan buenos precios en contraestación, como contrapartida la implantación de arándanos conlleva una importante inversión por hectárea –del orden de los doce mil dólares como promedio– a la vez de requerir infraestructura en riego, fertilización y cuidados para el desarrollo de la planta, a lo que se agrega una mano de obra intensiva en la cosecha para el arranque a mano de la fruta, que debe además preservarse cuidadosamente y a la vez en estado natural es muy delicada en cuanto a su conservación, ante las exigencias de los mercados.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *