22 de octubre de 2014 18:31 PM
Imprimir

¿Cómo se llegó a ésta crisis vitivinícola?

CompartiremailFacebookTwitter Los ánimos están caldeados en el sector vitivinícola. En la reunión que hubo esta semana en el 4to piso del Centro Cívico entre viñateros y el ministro de Producción, Marcelo Alós, se escucharon gritos. Las posturas no lograron puntos de convergencia. Los pedidos de las entidades viñateras son, en algunos casos, inaplicables según los técnicos. […]

 Los ánimos están caldeados en el sector vitivinícola. En la reunión que hubo esta semana en el 4to piso del Centro Cívico entre viñateros y el ministro de Producción, Marcelo Alós, se escucharon gritos. Las posturas no lograron puntos de convergencia. Los pedidos de las entidades viñateras son, en algunos casos, inaplicables según los técnicos. Mientras que los viñateros reclaman políticas que les permitan vender mejor y que dependen de decisiones de la Nación. Los años de tranquilidad pasaron y los bolsillos aprietan.

Las frías cifras del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) mostraron un panorama conocido pero que pocos quieren desnudar. En los últimos 10 años, Mendoza, incumpliendo los acuerdos por el cupo obligatorio a mosto, elaboró 1.685 millones de litros de vino blanco escurrido y tinto de criollas refermentados en orujo de tintas. Esto tiene un doble efecto, por un lado aumentan los stocks de blancos genéricos y por otro se bastardea el precio de vinos de color genérico elaborado con uvas tintas.

En el 2014, Mendoza cosechó 312 millones de kilos de uvas blancas, incluidas todas las variedades, de ellas se debieron obtener 241 millones de litros de vino blanco, pero en cambio registraron una producción de 433 millones de litros de ese color. Esto significa que las uvas criollas y cereza que debieron destinarse a mosto fueron a vino.

La vecina provincia es la principal productora de vinos del país y concentra poco más del 80 % de la elaboración total. “Es sabido que el excedente de vinos que tira abajo los precios está en Mendoza, pero esto no es culpa del viñatero mendocino sino de las grandes empresas que son las formadoras de precios. El vino para el viñatero vale cada vez menos, pero en la góndola no baja el precio”, dijo Eduardo Garcés, presidente de la Federación de Viñateros de San Juan.

Otra vez las cifras: La proyección de existencias de vinos de Mendoza al 1 de junio de 2015, tomando valores de enero a agosto de 2014, da 11,5 meses de stock de blancos; 6,7 meses de stock de color; y un total de 8,1 meses de stock.

San Juan, mucho más diversificada y con un 40 % de su uva destinada a vino, tiene proyecciones de 4 meses de stock de blancos, 3 meses de vinos color y un promedio de ambos de 3,5 meses de stock a junio de 2015. “San Juan está bien. Hicieron mal en bajar el cupo obligatorio a mosto al 18 % y ahora no sabemos qué hacer con el vino y los mendocinos se lamentan no haber hecho más mosto”, dijo Garcés.

Hay otros que piensan que hay una actitud poco solidaria de Mendoza que buscando la ecuación económica dejan de lado el acuerdo del mosto y siguen haciendo vino, que vale unos centavos más.

LA CIFRA

1.420
millones de litros de vinos tiene Mendoza de existencia al 1 de septiembre de 2014, de los cuales 931 millones son de color y 488 millones son blancos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *