23 de octubre de 2014 02:21 AM
Imprimir

Cómo evitar las enfermedades de transmisión por alimentos

Este tipo de enfermedades constituyen un importante problema de salud a nivel mundial. Por ello, el Senasa recomienda a los consumidores incorporar las buenas prácticas de manipulación, elaboración y conservación de alimentos que facilitan una alimentación segura y responsable.

Día a día, las personas consumen una gran variedad de alimentos que provienen desde la tierra, el agua o los animales. Sin embargo, no siempre realizamos un consumo a conciencia que implique una reflexión sobre el origen de lo que se ingiere y las transformaciones que atraviesan.

El hogar es el principal lugar de consumo para las familias, por eso es habitual que gran parte de las enfermedades tengan su origen en la cocina. En estos casos, la contaminación de lo que se consume suele darse por simples descuidos, como poner carne cruda y verduras sin lavar en la misma tabla o sacarle las vísceras a un pollo y luego, con el mismo cuchillo sin higienizar, cortar las otras partes del animal, entre otras prácticas incorrectas.

Esto puede conducir a malestares que producen vómitos, diarreas y otras afecciones que se originan por la ingesta de alimentos infectados, lo que se conoce como enfermedades transmitidas por alimentos (ETA), llamadas así porque lo que se consume actúa como vínculo en la transmisión de organismos patógenos y sustancias tóxicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió recientemente un informe sobre antibióticos en el que advierte algo que cada vez es más notable: la resistencia de ciertos patógenos a los fármacos. A la vez, en este grupo se destacan cuatro bacterias infecciosas muy peligrosas y frecuentes en el entorno humano habitual capaces de generar enfermedades transmitidas por alimentos: Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Non-typhoidal Salmonella y Shigella species.

“La adopción cotidiana de medidas de prevención y buenas prácticas en el consumo de alimentos resulta esencial, ya que con ellas las personas pueden mejorar sus hábitos de consumo previniendo la presencia de estas enfermedades”, señala el vicepresidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Luis Carné.

En línea con la política de inocuidad de los alimentos que impulsa el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, a cargo de Carlos Casamiquela, “desde el Senasa cuidamos la salud de los consumidores, brindando información sobre las formas adecuadas de elaboración, manipulación y conservación de los alimentos y buscando que las personas incorporen las buenas prácticas de alimentación, dimensionen la importancia de la prevención y mejoren su cultura alimenticia”, agrega Carné.

El Organismo integra también el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública que se encarga del control y prevención de las enfermedades transmitidas por alimentos mediante una de sus mejores herramientas para minimizar o eliminar el riesgo de ocurrencia de una ETA: el Programa de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *