24 de octubre de 2014 11:41 AM
Imprimir

¿Cómo convertir los desechos alimentarios en materias primas para la alimentación animal?

La Unión Europea está llevando a cabo un proyecto, Noshan, con esta finalidad
El proyecto investiga el proceso y las tecnologías necesarias para el uso de desperdicios alimentarios en la producción de alimentos para los animales a bajo coste, con menos consumo de energía y con la máxima valorización. Además, estudia el valor nutricional y la funcionalidad según las necesidades animales.

El procesado de alimentos en la Unión Europea produce gran cantidad de subproductos y desperdicios. Según la FAO, aproximadamente un tercio de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano cada año (1,3 mil millones de toneladas) se pierde o se desperdicia. El desperdicio de alimentos y residuos generados per cápita en Europa y América del Norte es de 280-300 kg/año y de 95-115 kg/año, respectivamente; mientras que los habitantes en África subsahariana y en Asia meridional y sudoriental sólo pierden alrededor de 6-11 kg/año.

Con el objetivo de utilizar esta cantidad de alimentos desperdiciados, la Unión Europea puso en marcha en agosto de 2012 el proyecto Noshan. Noshan investiga el proceso y las tecnologías necesarias para el uso de desperdicios alimentarios en la producción de alimentos para los animales a bajo coste, con menos consumo de energía y con la máxima valorización. Además, se investiga el valor nutricional y la funcionalidad según las necesidades animales, y la seguridad y la calidad de los productos, como principales factores que conducen a la producción de alimentos para animales utilizando los subproductos de la industria alimentaria (frutas, vegetales, lácteos, etc.).

La consecución de los objetivos y resultados del proyecto dotará a las empresas de una ventaja competitiva en el sector de la producción de piensos utilizando residuos. Los resultados de Noshan deben reducir los costes de la alimentación final de los animales, así como el coste de producción. De hecho, también podría reducir el coste de aditivos alimentarios para piensos y ejercer un impacto positivo en el producto final.

Noshan está financiado por el Knowledge Based Bio-Economy (KBBE), que forma parte del programa de la Unión Europea EU Seventh-Framework, con alrededor de tres millones de euros.

Para conocer más acerca de este proyecto puede visitar su página web.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *