24 de octubre de 2014 14:51 PM
Imprimir

Los números de la pesca en agosto y septiembre

CompartiremailFacebookTwitter El informe de coyuntura publicado ayer por la Subsecretaría de Pesca revela una leve suba en los desembarques, que se ve afectada por la pésima temporada de anchoíta y caballa. Por otra parte el sostenido crecimiento en las capturas de langostino modifica la participación de los puertos patagónicos, como el caso de Rawson, que ha […]

 El informe de coyuntura publicado ayer por la Subsecretaría de Pesca revela una leve suba en los desembarques, que se ve afectada por la pésima temporada de anchoíta y caballa. Por otra parte el sostenido crecimiento en las capturas de langostino modifica la participación de los puertos patagónicos, como el caso de Rawson, que ha mostrado un crecimiento exponencial. En cuanto a las exportaciones, los filets de merluza han contribuido a mejorar los números de la especie, mientras que el calamar, en cambio, ha sufrido una caída tan fuerte en el precio promedio que la baja en divisas fue importante. El langostino marca la gran diferencia, con aumentos en las toneladas capturadas y exportadas pero además con una mayor recaudación como consecuencia de la suba de su precio promedio, todo ello con menos días de navegación.

Según la estadística oficial al 30 de septiembre se descargaron 596.298,6 toneladas, lo que equivale a una baja del 7,9% respecto del mismo período del año pasado. Al igual que el mes pasado la gran disminución se produjo en las especies zafreras, la anchoíta con una baja del 85,1% y la caballa con una caída del 50,6%. La corvina bajó un 15,3%; el besugo un 32,4%; el abadejo un 13,3%; el calamar un 13,4%; la vieira un 21,5% y la merluza hubbsi un 8,5%. Las alzas se dieron nuevamente en el langostino con un 29,7%; la polaca un 28,8%; la merluza negra un 19,8% e increíblemente, pese a las medidas restrictivas, el cazón aumentó en un 34,4%.

Al comparar las capturas por tipo de flota con los valores de 2013 se observa una fuerte disminución en los congeladores palagreros que pasaron de 1.273 toneladas a solo 385; los congeladores arrastreros también bajaron aunque en menor proporción, al pasar de 119.201 a 103.119 toneladas. Los costeros cosecharon al 30 de septiembre 4.200 toneladas menos que en 2013; los de rada o ría casi 5.000 toneladas menos y los poteros registraron una baja de 13.217 toneladas. La flota fresquera fue una de las que más sufrió el impacto de la caída en las capturas, registrando 18.100 toneladas menos que durante el mismo período del año pasado. Los únicos que pueden exhibir cifras positivas son los buques tangoneros, que registraron una suba de 6.250 toneladas, ratificando la tendencia de este 2014.

Las caídas en las capturas en los distintos estratos de flota se refleja directamente en la participación de los puertos. Mar del Plata, que sigue siendo por mucha diferencia el mayor puerto pesquero del país, tuvo una caída del 9% en relación a los desembarques de 2013. Deseado, que se ve sumamente afectado por la actividad de los poteros, bajó un 26,5% y Caleta Paula un 25,7%. En cambio, aquellos afectados al langostino como Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn o Rawson registraron una mayor participación; en este último caso superior al 50% respecto del año pasado.

El informe de septiembre presenta, además de la información habitual, las capturas desglosadas de la flota potera y las capturas totales por zona y época del año según la habilitación de la Resolución 973/97. Al sur del paralelo de 44°S se registraron las mayores capturas entre febrero y mayo, siendo marzo el mejor mes con 38.017 toneladas. En el sector norte las capturas fueron bajas, registrándose las mejores en mayo con 17.546 toneladas. Los barcos con mejores capturas fueron el Xin Shi Ji N°99 con 4.828,2 toneladas; el Xin Shi Dai N°28 con 4.080,5 y el Puente Valdés con 4.129,2 toneladas.

Al comparar los días de navegación de septiembre del corriente año con los del anterior, los congeladores muestran menor actividad, con una baja del 11,8%; los palangreros un 20% menos y los tangoneros, pese a todos sus índices positivos, tuvieron una leve baja del orden del 2,1%. Por el contrario los costeros aumentaron sus días de trabajo en el mar en un 17,4% y los fresqueros un 14,8%; incluso la flota de rada o ría tuvo una pequeña suba del 6,3% aunque bajó un 26,1% respecto del mes anterior.

Al comparar las cifras de exportación de agosto con el mismo mes del 2013, se observa una baja del 6,8% en toneladas pero una suba del 13,5% en divisas. Sin embargo en el acumulado de los ocho meses el aumento en toneladas exportadas fue solo del 1,5% en toneladas y del 5,8% en dólares. La exportación de pescado fresco cayó un 19,6% en toneladas y un 27% en dólares; el pescado congelado bajó un 4,4% en toneladas y un 3,3% en dólares; los moluscos un 4,8% en toneladas pero un 20% en divisas. Las subas, obviamente, se dieron en los crustáceos, que aumentaron en un 23,9% en toneladas y un 33,7% en dólares. Los filets también registraron un alza del orden del 6,1% en toneladas y un 4% en divisas.

Al analizar cada una de las especies se puede ver que en el caso de la merluza hubbsi el aumento en toneladas exportadas fue de 2,9% y en dólares del 4%, producto precisamente del aumento en las exportaciones de filets. Los filets congelados aumentaron un 12,5% en toneladas y un 10% en dólares y los filets frescos un 20% en toneladas y 17% en dólares. Las toneladas totales exportadas fueron 75.373 por 186.054.000 dólares.

El langostino es la estrella de las últimas temporadas, ya que no deja de crecer tanto en capturas como en exportaciones y lo que es más llamativo aún, su precio lejos de bajar sube constantemente. Si comparamos agosto por agosto, creció en toneladas en un 22,7% y en dólares un 29,9% pero si cotejamos el acumulado al 31 de agosto la suba es mayor. Con 54.900 toneladas de producto recaudó 384.633.000 dólares, lo cual equivale a un aumento en toneladas del 24,8% y en dólares del 35,8% como consecuencia del incremento del precio promedio del 8,9%. Las cifras explican la desesperación del representante de la Provincia de Buenos Aires por lograr entrometerse en la veda de merluza para alcanzar el preciado crustáceo.

La otra cara de la moneda la aporta el calamar illex, ya que comparando mes por mes se observa que se exportó un 50,7% menos de toneladas que en agosto de 2013 y se recaudó un 55,6% menos. En el análisis del período, el acumulado no da cifras tan aterradoras en cuanto a las toneladas exportadas, ya que solo cayó un 4,4% pero en dólares bajó un 27% producto de una baja en el precio promedio del 23,6%. Ante este panorama es lógico que los armadores poteros se opongan al ingreso de más buques al caladero.

La vieira, si bien ha caído en volumen exportado en un 14,7%, en divisas aumentó un 22,6% dado que su precio promedio tuvo un ascenso del 43,8%. El abadejo, una especie castigada, bajó sus niveles de exportación en un 15,2% en volumen pero las rayas pese a las medidas restrictivas aumentaron las toneladas exportadas en un 7,3% y, lo que es peor, a un precio 4,5% más bajo. De corvina se llevan exportadas 19.858 toneladas por 27.142.000 dólares, lo cual implica una caída tanto en toneladas como en divisas del 9,3%; no se ha conocido aún ninguna intervención de la Dirección de Fiscalización Pesquera de la Nación sobre los contenedores exportados, atento el elevadísimo porcentaje de juveniles presente en las capturas de los primeros meses de la temporada

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *