24 de octubre de 2014 22:49 PM
Imprimir

El tambo solar

URUGUAY : Bajar los costos abre las porteras a cambios tecnológicos que mejoran el posicionamiento del sector; UTE, BID y Conaprole firmaron un convenio que promueve la mejora de la eficiencia energética

Por dónde empezar para mejorar la eficiencia energética en el tambo? Por lo más fácil y de mucho impacto”. Pregunta y respuesta aparecen en un material elaborado por el Proyecto Fomin-Conaprole que guía a los tamberos en la incorporación de energías renovables en pequeños y medianos establecimientos lecheros; una tendencia que crece en Uruguay en el mundo.

El uso de energías renovables está entre los primeros puntos de la agenda de sustentabilidad ambiental del planeta y nuestro país no es ajeno a ello. Además, con una perspectiva de precios más ajustados para la leche, todo lo que sea reducir costos sin bajar la producción atrae.

En ese sentido, UTE, BID y Conaprole firmaron un convenio que promueve la mejora de la eficiencia energética y el uso de energías renovables en pequeños y medianos establecimientos lecheros, como una forma de mejorar la competitividad del sector.

El tema fue el eje de un seminario organizado por Conaprole el 18 de setiembre de este año.

Gabriel Oleggini, subgerente del Área de Producción Lechera y Relaciones Cooperativas de Conaprole, dijo en esa instancia que si bien el gasto en electricidad es solo de un 3% en la estructura de costos de un tambo promedio, lo que hace suponer que el ahorro energético no sería importante, las auditorías mostraron una gran variación de consumo anual de energía eléctrica entre tambos con características similares. Hay diferencias de 40% en consumo –desde 16.500 hasta 30.000 kilovatios– en establecimientos con volúmenes de 650.000 litros de leche anual, lo que pasado a dinero implica US$ 2.800 por año.

Hasta agosto de 2014 se habían auditado 150 tambos. Actualmente hay 50 en proceso, aunque la meta es llegar a los 500 en 2015. Las auditorías permiten conocer la eficiencia de los establecimientos lecheros y asesorarlos sobre el tipo de consumo eléctrico y las medidas a implementar.

Medidas y opciones

Existe una variedad muy amplia de medidas y estrategias posibles de realizar en un tambo, para mejorar la eficiencia energética. Entre las más aceptadas por los productores están: la corrección de la energía reactiva, el cambio de tanque de frío y el ajuste de tarifa en UTE. En menor medida, los ajustes en los tableros eléctricos, las llaves diferenciales, el ajuste de potencia, el recuperador de temperatura, las bombas de vacío e incorporación de timers.

En un tambo promedio de Conaprole se consume un 36% de gasoil y un  64% de energía eléctrica. A partir de esos datos iniciales se estudiaron alternativas para incorporar energía solar, eólica y el biogás.

La energía solar se usa de dos maneras, como energía solar térmica, donde lo único que se hace es calentar el agua, y como energía solar fotovoltaica que convierte la energía solar directamente a electricidad. La primera es muy apropiada para el tambo, porque en ellos se usa mucha agua caliente para el lavado de máquinas de ordeñe, tanques de frío e instalaciones.

Es una tecnología sencilla, sin partes móviles y sin bomba. Tiene buenos rendimientos. Estos sistemas cuestan alrededor de US$ 2.000 con un tanque de 150 litros y el pay back, o sea el tiempo de retorno de la inversión, es de aproximadamente cuatro a seis años. Con el incentivo del plan solar de UTE, cercano a US$ 1.000, el período de recuperación de la inversión baja a entre dos y cuatro años.

Experiencias uruguayas

El Observador Agropecuario dialogó con dos productores que recurrieron en sus tambos este sistema. Según Alejandra Straub, de la zona de Tarariras, desde que instaló el calefón solar disminuyó bastante el consumo de luz y la eficiencia es muy buena. “Ya hace bastante tiempo que está en uso y solo lo arreglamos dos veces. Hemos tenido que llamar a alguien responsable que lo repare y le han arreglado algún detalle y funcionó. No hemos tenido ningún inconveniente”. Sobre su manejo expresó que es realmente fácil.

Straub se decidió por este sistema porque en el tambo el consumo de luz era alto. “Conaprole vino y me hizo todo un estudio de problemas de corriente, porque la luz no solo se gasta por consumo sino por mala instalación”.

Gustavo Rodríguez, dueño de un tambo en la zona de Polanco del Yí, instaló un colector solar hace un año. No ha notado grandes diferencias en la tarifa de UTE, pero lo hizo porque estaba reformando la sala de ordeñe y necesitaba más agua caliente. “Precisaba poner más calefones y era mucho más grande el gasto de energía. Yo tenía un calefón de 60 litros y precisaba uno de 120, y me decidí a poner ese de 200 que se calienta con el sol”.

Rodríguez piensa que es buen negocio tener el calefón, aunque reconoce que el problema está el cuidado que el personal ponga el uso del sistema. Si no se cuida el agua caliente, si “de repente abren la canilla y gastan todo el calefón entonces es bravo de evaluarlo bien”, dijo.

“Yo no le echo las culpas al calentador sino a que está mal usado. Hay que ser consciente de que hay 200 litros de agua que se calientan con el sol y hay que aprovecharla”, agregó.

La falta de sol es un problema adicional. Los equipos tienen unas resistencias que se prenden de noche, en horas en que se consume menos, pero si está todo el día nublado se queda sin agua caliente. “Se puede programar para que gaste energía de UTE en las horas que no cuesta mucho la luz. Nosotros tenemos tarifa triple horario y en el horario más barato lo prendemos”, dijo.

En cuanto a la energía solar fotovoltaica, Ernesto Elenter, experto en Eficiencia Energética y Energías Renovables y gerente de consultoría en SEG Ingeniería, explicó que hay distintas tecnologías. “Los costos son muy elevados, aunque han ido bajando, pero la inversión es de US$ 30.000 para producir unos 6,6kilovatios, con un pay back de 12 años y una tasa de retorno bastante baja del orden del 5%”. Este período de retorno es muy largo, salvo que se puedan aplicar exoneraciones fiscales.

Para establecimientos más grandes, con una instalación de 40 kilovatios (que serían 250 metros cuadrados de paneles) el costo ya es un poco menor por kilovatio instalado.  La inversión es de US$ 110.000 y el pay back es de nueve años, tomando en cuenta la ley de promoción de inversiones. Esto es más razonable si se piensa que esta tecnología tiene una vida útil de 20 años.

Con los microgeneradores de energía eólica las rentabilidades son peores que con la fotovoltaica, con pay backs mayores a 15 años. Además hay otras dificultades asociadas, son pocos los molinos de viento pequeños que tienen justificaciones que hagan creíble la cantidad de energía que generan y tienen muchas partes móviles, lo que demanda un mantenimiento más exigente.

El biogás se genera en sistemas anaerobios –biodigestores– a partir de las excretas de los animales. Se produce gas metano que puede ser utilizado como recurso energético, ya sea para calentar en la cocina en una hornalla o para generar electricidad.

En Uruguay hubo experiencias con  “silobolsas” en la década de 1980 que no perduraron en el tiempo por derrumbes en la estructura que contenía a los sistemas, así como por problemas asociados al manejo y a la capacitación del personal. No fue una experiencia exitosa, según señaló Elenter.

Actualmente hay disponibles sistemas más desarrollados y mucho más eficientes de digestión anaerobia, pero no son aplicables al tambo típico de Uruguay, salvo para casos muy puntuales.

 

Cuadro comparativo de alternativas para obtener agua caliente

Calefones eléctricos
Ventajas
No depende del clima. Bajo costo del equipo.
Fácil implementación. Fácilmente se logra que opere sólo en horarios de bajo costo de la energía eléctrica.
Desventajas
Alto consumo eléctrico. Baja capacidad de almacenamiento. Alta vulnerabilidad contra las aguas duras.

Supergás
Ventajas
No depende del clima. Bajo costo del equipo.
Menor costo operativo en el caso de no disponer de tarifa multihorario.
Desventajas
Proveedor adicional, logística.

Recuperadores de calor
Ventajas
Precalentamiento muy rápido sin costo operativo. No depende del clima. Agua caliente disponible poco después del comienzo del ordeñe y en todas las estaciones. Alargan la vida útil de los compresores.
Desventajas
Puede requerir mantenimiento por agua dura. Inversión adicional, ligada al tanque de frío.

Colectores solares
Ventajas
Agua caliente sin costo operativo.
Desventajas
Depende del clima y la estación.
Inversión adicional

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *