29 de julio de 2009 08:23 AM
Imprimir

Hortalizas deshidratadas industrialmente

Dentro de las tendencias alimenticias modernas, a varias hortalizas se les quita el agua para obtener un producto final que es usado en sopas, fideos, galletas y otros alimentos de uso diario.

Si bien el listado de especies que trabajan incluye acelga, perejil, tomate, pimiento, repollo, zanahoria, puerro, papa, cebolla, ajo, espinaca, apio y zapallo, actualmente la empresa agroindustrial Skuki SA sólo está deshidratando en San Juan espinacas y zapallos.

Esta semana recorrimos cultivos de espinaca con un contingente de agricultores de Iglesia y Jáchal con intenciones de conocer más de esta actividad agroindustrial y ver la posibilidad de diversificar la producción, saliendo de las tradicionales materias primas elementales o básicas.

Por el campo

Se visitó una propiedad rural, cercana a calle 11 en Pocito, donde Orlando Pérez había sembrado 2 hectáreas de espinaca, híbrida El Dorado, hace una semana. El sitio estaba regado y allí el hombre explicó que va a escalonar hasta llegar a cubrir toda la finca, es decir unas 8 hectáreas.

Ha sembrado usando una máquina local simple, que siembra 2 líneas en el bordo, a 0,70 metros de separación. El sistema es al chorrillo, con unos 9 kilos por hectárea, de gasto final. La emergencia depende de la época del año, pudiendo esperarse unos 12 a 15 días para el otoño.

Pérez explicó que es un agricultor nuevo, que por primera vez se larga a la espinaca. Va a sembrar cada 15 días, para tener también las recolecciones escalonadas y trabajar más seguro y cómodo con la entrega a fábrica.

El ingeniero agrónomo de la empresa deshidratadora, Iván Martín explicó a los participantes de la gira que se usa herbicida Dual o Benzar para controlar malezas luego de la siembra y después el manejo tecnológico incluye dos fertilizaciones nitrogenadas (en las cuales se pueden usar granulados clásicos o los modernos líquidos). Los riegos van con la secuencia de la zona y posteriormente escardilladas livianas, para mantener limpio el cultivo.

Los visitantes consultaron temas de siembra, maquinaria disponible, nivelación del terreno elegido para la hortaliza, fechas de entrega a planta deshidratadora, uso de herbicidas y fertilizaciones con diferentes componentes nutricionales.

Posteriormente y cerca de la finca anterior, se recorrió una parcela de productores tradicionales, los Turesso, donde un lote de espinaca del híbrido Falcon de un mes de vida, era desmalezada a mano por 7 operarios especializados.

Gran prolijidad se observó en este lote, con plantas de similar tamaño, color homogéneo y un riego parejo.

El profesional destacó que la presencia de malezas diversas a esta altura del año se debe no a una mala aplicación del producto, sino a que en marzo y abril se extendió el calor del verano y quizás las malezas se vieron beneficiadas por estas temperaturas altas y se propagaron con más facilidad, en un año bastante atípico. "Es como que se quedaron cortos con las dosis, por eso están escardillando ahora".

La gente participante de esta capacitación consultó sobre labores de cuadrillas, rendimientos diarios, cantidad de gente para cosechas y riegos de otoño-invierno y de primavera-verano.

Para finalizar, se visitó un excelente lote próximo a cosecha, de un productor de apellido Castro, en las cercanías del Médano de Oro, quien calculó que debe tener entre 30 y 35 mil kilos por hectárea.

En este caso se trata de espinaca híbrida El Dorado, de muy buena adaptación a los valles sanjuaninos, con una gran homogeneidad y rendimiento. El ingeniero agrónomo destacó que en esa finca, hace unos años, no se cultivaba nada y luego de una preparación correcta, de lavados sucesivos para bajar la alta salinidad existente y el paso de las niveletas necesarias se llegó a lograr un sitio de aptitud agrícola importante.

Los visitantes dijeron finalmente que es muy interesante el hecho de poder efectuar una gira de capacitación y conocimiento, de un cultivo hortícola nuevo para ellos y van a evaluarla posibilidad de realizar siembras según las épocas de mayor demanda para la fábrica y de sus planificaciones anuales de usos de tierras, propias o alquiladas, y disponibilidad de agua de riego.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *