26 de octubre de 2014 14:11 PM
Imprimir

Yendo al grano

En Estados Unidos, el productor agropecuario forma parte fundante de la soberanía alimentaria. La cadena productiva exhibe un gran consenso sobre la meta y los caminos para lograrlo

Dicen que las comparaciones son odiosas. Sin embargo, haber participado del World Food Prize me permitió alcanzar una mirada con otra perspectiva sobre la agricultura argentina en el contexto mundial.

Iowa es el corazón agrícola de EEUU, alcanzando la mayor producción de maíz y de cerdos de todo el país, y sostiene una cultura “farmer” tan arraigada, que trasciende en todos los eslabones de la vida económica y social del Estado, corazón del “midwest” americano.

En la granja, pude comprobar pocas diferencias con respecto a la incorporación tecnológica y manejo agronómico de nuestros productores. Pero en el país del norte subyacen contrastes de fondo con nuestro sistema productivo: el “farmer” forma parte fundante de su soberanía alimentaria. Ellos no producen, ellos “sirven”, entendiendo el concepto como un oficio en función de un bien común.

Para ellos, la función social del agricultor no se discute. De hecho, lo “políticamente correcto” es defender el rol de esta gente que día a día genera alimentos y divisas para el país y el mundo. Tanto es así que atrás de esa meta avanzan como ellos lo saben hacer: conformando un fuerte “lobby” que incluye a las empresas que desarrollan la tecnología, el Estado que genera condiciones para hacerlo, y los productores que lo llevan a cabo.

Lejos de discusiones ideológicas, impusieron un pragmatismo que sorprende, y donde los Organismos Genéticamente Modificados forman parte de un paquete tecnológico que permitirá combatir el hambre y generará alimentos para los 9 billones de seres humanos que habrá sobre la tierra en 2050.

De hecho, el inevitable impacto de la agricultura sobre el medio ambiente se trabaja mano a mano con asociaciones ambientalistas que ayudan a mitigarlo, entre otras cosas, revirtiendo la contaminación del Río Mississipi, principal afluente y vía de transporte de la producción. Se pueden discutir muchas cosas del país del norte, menos que van directo al grano

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *