27 de octubre de 2014 10:25 AM
Imprimir

Bajan retenciones al petróleo, pero las del agro no se tocan

El Gobierno bajó las retenciones a la exportación de petróleo mientras que a pesar de los insistentes pedidos de los productores y de las entidades representativas de las cadenas de valor de los granos y economías regionales, los derechos de exportación se mantienen para los productos del agro.

Ernesto Ambrosetti, economista jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA) indicó que los fundamentos para reducir los derechos de exportación al petróleo “son los mismos” que se deberían utilizar para bajar a los granos, economías regionales, carne, leche y otros productos que exporta el sector agropecuario.

El especialista consideró que ante la fuerte caída de precios internacionales y la suba de los precios internos debido a la inflación, “los derechos de exportación son insostenibles en la actualidad”.

Respecto de la opción oficial por el petróleo, el economista reflexionó que el Gobierno debe estar negociando con Vaca Muerta y con otros inversores extranjeros para que vengan a invertir a la Argentina, y por eso les bajó los impuestos.

También consideró que es “una lástima” que ese mismo criterio no se utilice para aumentar la productividad y la capacidad de inversión del sector agropecuario.

Esta semana, Maizar, la cadena de valor del maíz y del sorgo argentinos reiteró en un documento la certeza de que el área sembrada con maíz “se va a reducir” y abogó por la eliminación de los derechos de exportación a todos los productos de la cadena.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, hasta el momento se ha sembrado sólo el 32,8 por ciento del área tentativamente proyectada en 3 millones de hectáreas de maíz y supone que se trata de la implantación de los maíces tempranos y que la siembra se desaceleró y continuará en noviembre con los tardíos.

Para Maizar, la reducción del área (hasta el momento están cubiertas más de 985 mil hectáreas) restará el ingreso de divisas al país.

Maizar, como otras cadenas, solicita “mercados transparentes” sin cuotificación o cierres de exportaciones, en su caso para el maíz y sus productos y la promoción de los cultivos a partir de leyes que permitan la desgravación de insumos clave.

La promesa del Gobierno de destrabar la exportación de 500 mil toneladas de maíz, luego de una reunión de las cerealeras con el ministro de Economía, Axel Kicillof, tampoco trajo alivio.

Para Martín Fraguío, director ejecutivo de Maizar, “la verdad es que si el país necesita las divisas lo más importante es estimular a que se exporte desde todos los rubros y no sólo de algunos”.

Según explica NA, el directivo, intentó llamar la atención sobre una percepción y es que la “principal responsabilidad en Argentina es cambiar, ya que como sociedad tenemos una visión equivocada de los valores: se trata de tener plata”.

“En cambio nos cuesta valorar el rol de quiénes producen y la producción, como país que lo que se ve reflejado en funcionarios y dirigentes es que avergüenza ser agro exportadores, el país no se enorgullece porque quienes trabajan en el agro, por la comercialización de esos productos”,consideró.

Para Fraguío “no hay orgullo por quiénes trabajan, especuladores les dicen, es como un resentimiento, pero con la plata no lo hay, la tengo y la gasto”.

El periodista Adrián Simioni en su última reflexión en un matutino cordobés, dijo que hay poco cuestionamiento por la asfixia a que se somete al agro, aunque “tal vez aplaudan que sí se bajen las retenciones a la exportación de petróleo, ya que YPF, Chevron y Total son Nac&Pop” mientras que los “chacareros” deben ser “rumanos o algo así”.

La resolución que bajó las retenciones al petróleo indica que “el contexto internacional del mercado de hidrocarburos ha generado un alto grado de variabilidad en el nivel de precios del petróleo crudo y sus derivados” y que en función de ese contexto “resulta necesario garantizar los niveles actuales de rentabilidad del sector con el propósito de mantener las pautas de inversión tendientes al logro del autoabastecimiento de hidrocarburos establecido en la Ley N 26.741”.

Por lo tanto, la pregunta del agro, como ocurre con los productores del NOA, es qué pasa con la perdida rentabilidad del campo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *