27 de octubre de 2014 18:26 PM
Imprimir

Internet y los sensores electrónicos se meten de lleno en los campos argentinos

Con un detector de humedad, temperatura y movimiento, junto a un chip de comunicación, un grupo de estudiantes de ingeniería y electrónica desarrolló un dispositivo que permite.
 
Elvio Toccalino, uno de los fundadores de LESS Industries, junto a la lanza electrónica que monitorea el estado de los granos de forma inalámbrica y constante. Foto: LA NACION / Matías Aimar
 

 

Entre campos que se pierden en el horizonte, las enormes estructuras metálicas para almacenar granos dan lugar a largas líneas blancas que acompañan el recorrido de las rutas argentinas que atraviesan la pampa argentina. La escena se repite una y otra vez con los silos bolsa, una modalidad utilizada por el sector agropecuario hace unos años que consiste en utilizar envoltorios plásticos sellados para dejar la producción lista para su transporte.

En este estado, a la intemperie y a las inclemencias climáticas, los controles en los silos bolsas suelen ser manuales, con muestras que buscan detectar a tiempo los posibles problemas de humedad o plagas que puedan arruinar el acopio.

Para reducir las pérdidas que pueden acarrear en cada silo bolsa, una start-up argentina llamada LESS, integrada por un grupo de estudiantes de ingeniería, desarrolló una lanza electrónica equipada con sensores que permite llevar un registro de la temperatura, humedad, dióxido de carbono y humedad.

 

<:figure>

Un silo bolsa dañado de forma intencional. 
 

 

Su funcionamiento es muy simple, y consiste en un tubo de plástico con un tamaño similar a un paraguas, que se inserta dentro del silo bolsa. El dispositivo cuenta en su interior una batería que le da energía a los sistemas de medición, que se transmiten de forma inalámbrica mediante la red celular por GPRS.

“A diferencia de los controles manuales, que requieren de la presencia de un operario para realizar una medición incompleta, este dispositivo se inserta dentro del silo bolsa y realiza un monitoreo constante de forma inalámbrica. Responde a una necesidad de los productores, que muchas veces se encontraban con los granos perdidos por peludos y otros animales e insectos que dañaban el cobertor sellado”, explica Elvio Toccalino, uno de los integrantes de LESS.

Al estar almacenados bajo presión, y por más pequeña que pueda llegar a ser la abertura, los granos terminan tirados por todo el campo y así se echan a perder las 200 toneladas que puede almacenar cada silo bolsa, valuada en unos 40 mil dólares en promedio.

Las pérdidas estimadas por la inundación o daños causados por roedores y animales afecta del 3% al 12% del grano, de acuerdo a datos brindados por el INTA. Con unos 100 silos bolsa que arma un productor de forma anual, las pérdidas suelen rondar los 120.000 dólares.

 

“Los datos registrados por la lanza electrónica son analizados por nuestro sistema en base a variables y parámetros que definimos de forma conjunta con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que cuenta con un repositorio de datos abiertos que nos permite desarrollar esta tecnología”, señala Toccalino.

Sin partes móviles y con un diseño simple, las lanzas electrónicas se venden por 250 dólares cada una, y pueden ser reutilizadas, ya que tienen una batería que le da una autonomía de uso de hasta cinco años. A su vez, el acceso a los datos y el monitoreo de cada lanza es de 10 dólares mensuales.

 

 

La lanza electrónica en detalle

 

  

Una vista de la lanza electrónica LESS para monitoreo de granos en silos bolsa.  Foto 1 de 5

 

Asimismo, su sensor de movimiento permite detectar cualquier movimiento inusual generado por la apertura de un silo bolsa, de forma tal que la lanza emite una alerta para detectar el inconveniente.

 

Internet de las cosas en el campo

LESS comenzó como un proyecto que derivó de un grupo de estudiantes de ingeniería especializado en robótica aplicada al hogar, en iniciativas similares a los termostatos Nest, una firma que Google acaba de adquirir por 3200 millones de dólares para meterse de lleno en el segmento de la casa conectada a Internet.

El emprendimiento, que toma las iniciales de sus fundadores Lucas Chiesa, Elvio Toccalino, Sebastián Cerone y Sebastián García Marra, comenzó con un prototipo que tomó impulso tras quedar seleccionados en Wayra Argentina, la aceleradora de proyectos del grupo Telefónica.

“Teníamos la tecnología lista, pero no teníamos en claro su aplicación, hasta que identificamos las necesidades que tenían nuestros amigos agrónomos en mi pueblo, Alberti”, dijo Toccalino.

Los diferentes prototipos de lanzas electrónicas

 

 

  

La evolución del prototipo de lanza electrónica de LESS.  Foto:  Gentileza Less Industries
Foto 1 de 3

 

En esta tendencia de lo objetos conectados a Internet (Internet of Things) que permite generar una interacción entre diversos dispositivos de uso cotidiano, el destino de LESS estaba lejos de los centros urbanos.

“Esta lanza electrónica está lista para controlar todo aquello que requiere medir temperatura, humedad y dióxido de carbono. Aunque uno tenga una imagen idealizada, nosotros decimos que nuestro dispositivo es un robot, que no necesariamente tenga brazos y piernas, pero que automatiza una tarea de forma eficaz ante una necesidad concreta”, dijo por su parte Sebastián Cerone, otro de los miembros de LESS

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *