28 de octubre de 2014 09:42 AM
Imprimir

Detectarán cómo mejorar cuota de alta calidad de UE

Los exportadores uruguayos buscan tener información más clara sobre el cumplimiento de la cuota 481 a nivel de cada país, de tal forma de regular los embarques y evitar caída de precios en el mercado ante el crecimiento del volumen.

La meta de Uruguay, incluso compartida con otros países, es estudiar la posibilidad de hacer gestiones para que exista información más certera sobre el volumen que coloca cada uno de los abastecedores de la cuota 481, de tal forma de que no se distorsione el mercado y de mejorar la operativa exportadora a futuro. Así lo remarcó el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella en diálogo con El País.

“Hay que producir y no se sabe si hay cupo o no. Una vez que la carne se embarca, el envío va en viaje y no se puede sacar. Lo que se buscará es que haya información clara de cómo los abastecedores van cumpliendo con el cupo y si se pudieran otorgar cuotas a nuevos países”, explicó el jerarca.

Ese es un tema que está pendiente y que, a futuro, será analizado en la órbita del INAC para encaminar las negociaciones en Bruselas a través de la Cancillería.

En el primer trimestre del año, Estados Unidos colocó mucha carne en la UE en el marco de este cupo y eso distorsionó el mercado, afectando a los exportadores uruguayos.

El mercado de la Unión Europea hoy no pasa por su mejor momento, principalmente porque el euro baja frente al dólar, pero lo más importante es que “la demanda por carne uruguaya continúa” y las diferencias que había con las carnes argentinas, “ya no son tantas, fruto del esfuerzo realizado en estos 10 años”, explicó el director de Solís Meat, Jorge González a El País.

Dentro de la Unión Europea, la carne de alta calidad, es decir el cupo creado en el litigio de la carne con hormonas entre Estados Unidos y la Unión Europea conocido como la cuota 481.

  

Dentro del cupo global de 42.000 toneladas para los seis abastecedores, Estados Unidos volcó mucha carne en el primer trimestre del año y eso afectó el negocio, perjudicando a los demás exportadores (Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Uruguay y Argentina que todavía no exportó nada).

“La cuota no está ajena a la situación del mercado y para hacer nuevos cierres de negocios habrá que hacer nuevos números”, confirmó González.

“Los ganados están comprados y los negocios concertados se van a cumplir, capaz que con algún ajuste en las cargas semanales por el tema de la entrada de la carne en los trimestres. Toda carga cerca del último mes del trimestre puede ser modificada para que no genere costos extras de frío”, destacó el industrial.

 

 

Tranquilidad.

Por su parte, Pérez Abella, ejecutivo que encabezó la delegación oficial en Sial París, dijo a El País que los problemas generados por la caída de Rusia y la baja del euro en la Unión Europea, “no crean una situación calamitosa”, porque la industria frigorífica puede vender en otros mercados como Estados Unidos, donde los embarques están superando las 18.000 toneladas de carne bovina, desosada y madurada.

Si bien está prácticamente cumplida la cuota de 20.000 toneladas, pero hay posibilidades de hacer negocios dentro de la cuota 2015. “Uruguay tiene suficientes mercados para defenderse”, ratificó.

Según el jerarca, China mostró una demanda importante en Sial París, al igual que Israel y Chile, haciendo algunos negocios con frigoríficos uruguayos, pero en el marco de un mercado mundial de carnes con algunos problemas geo políticos que lo complican momentáneamente.

Ahora, mirando para adelante, el panorama es promisorio. Pérez Abella sostuvo que en Sial París recibió la inquietud de una misión japonesa que buscaba saber cuándo Uruguay quedaría habilitado para entrar con carne vacuna fresca, desosada y madurada, pues hay interés en hacer negocios.

También dijo que Vietnam manifestó interés en que ingrese carne vacuna con hueso, lo que podría mejorar los negocios en un futuro, si bien, hasta ahora, no se generó una corriente de ventas demasiado importante.

En Rusia se sigue negociando la posibilidad de entrar con cortes de más alto valor (carne de alta calidad) y por ahora Uruguay continúa siendo el único país de la región que puede entrar en Estados Unidos, México y Canadá.

 

 

Mejorar aranceles deberá ser la meta

Mejorar el acceso a los mercados bajando aranceles, además de poder entrar con cortes con hueso en determinados destinos de alto valor, es uno de los mayores desafíos que tienen por delante las carnes uruguayas.

“El gran problema de Uruguay tiene que ver con las trabas arancelarias. El camino diseñado viene muy bien, pero hay que mejorar la capacidad de negociación de los aranceles en los distintos mercados”, adelantó a El País desde la feria SIAL París el director de Solís Meat (Frigorífico Solís), Jorge González, reflejando la visión de las empresas cárnicas.

Según un trabajo técnico de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) en 2013 Uruguay pagó US$ 224 millones en aranceles. De ese monto global, es precisamente en la Unión Europea, el mercado donde van los cortes desosados de más alto valor (lomos, bifes y cuadril), donde se pagó más: US$ 132.333.276.

González aseguró que la meta de posicionar la marca Uruguay como marca país “se está haciendo bien y la próxima meta debe ser trabajar en mejorar el acceso arancelario en los distintos países”, consideró el industrial. El industrial remarcó que hoy Uruguay es referente en el mundo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *