29 de octubre de 2014 00:22 AM
Imprimir

Un nuevo condimento alimentario de microalgas potenciará el sabor a marisco

Este permiso le permitirá comercializar alimentos derivados de las microalgas, convirtiéndose en la única empresa productora del mundo

¿Qué hay de comer?, Plancton. Aunque suene raro e incluso a más de un comensal se le cambie la cara, esta opción es más que una realidad gracias a la certificación europea, Novel Food, conseguida por la empresa Fitoplancton Marino, instalada en la ciudad, que le permitirá introducir los nuevos alimentos e ingredientes derivados de las microalgas. Esta autorización en la primera que se concede en España, por lo que esta empresa se convierte en pionera en la producción de microalgas en el mundo gracias a sus huertos marinos que tiene instalados en El Puerto.

Gracias a la autorización, la empresa ha lanzado al mercado gastronómico el Plancton Marino liofilizado, un producto que ha sido recientemente presentado a afamados chefs internacionales en San Sebastián ‘Gastronomika’ y en Forùm Gastrònomic Barcelona de la mano de Ángel León, conocido como ‘el Chef del Mar’, que ha sido un gran investigador de esta materia prima en el ámbito gastronómico.

Un producto que aportará una nueva reinvención al aspecto nutricional de los platos, tal y como detalla Carlos Unamunzaga, director general de Fitoplancton Marino, «están demostrados los beneficios organolépticos y saludables de las microalgas marinas como potenciador del auténtico sabor a mar, por ser ricas en vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos omega 3, minerales y una gran diversidad de compuestos funcionales que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar. De ellas se obtienen compuestos que ejercen un papel preventivo, ya que reducen los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades».

¿Qué es Novel Food?

Es un reglamento impuesto por la Unión Europea para regular la introducción en la alimentación humana de cualquier alimento o ingrediente que no se haya utilizado con anterioridad al año 1997, con el objetivo de garantizar la seguridad del consumidor.

Conseguir este permiso no es tarea sencilla ya que se requieren numerosas pruebas y certificaciones que aseguren la calidad alimentaria. «Para obtener esta autorización hemos hecho una inversión importante para adecuar nuestras instalaciones, diseñar rigurosos protocolos de producción, obtener los registros específicos que garantizan la inocuidad de las microalgas que cultivamos y certificar la ISO 22.000 y FSSC para el sistema de gestión de la Seguridad Alimentaria», afirma Carlos Unamunzaga, de Filoplanctom Marino.

Actualmente, la empresa se encuentra en proceso de obtener la calificación GRAS (Generally Recognized as Safe), una designación obligatoria en los EE UU para poder distribuir el producto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *