29 de octubre de 2014 18:23 PM
Imprimir

Produciendo más en menos espacio sin dejar el sistema pastoril

CompartiremailFacebookTwitterDos decisiones como aumentar la producción individual y reducir la superficie destinada a las vacas en producción les permitieron, en los últimos cuatro años, más que duplicar la productividad al pasar de 3.800 a 10.000 lt/ha VT. La Magnolia, la agroindustria de la familia Gutiérrez, en la localidad de Nueva Helvecia, es sin duda la […]

Dos decisiones como aumentar la producción individual y reducir la superficie destinada a las vacas en producción les permitieron, en los últimos cuatro años, más que duplicar la productividad al pasar de 3.800 a 10.000 lt/ha VT.

La Magnolia, la agroindustria de la familia Gutiérrez, en la localidad de Nueva Helvecia, es sin duda la cabal evidencia de que el sueño de Don Berto se terminó cumpliendo al forjarse y dar sus frutos a lo largo de más de sesenta años.

Empleado de una fábrica láctea, Don Berto formó una sociedad junto a sus hermanos allá por el 46, donde trabajarían juntos por muchos años. Eran épocas en las que producían leche, carne, granos y lana, trabajando entre300 y 400 hectáreas. Una época en la que Don Berto fue también formando su propia empresa y el proyecto más importante: su familia. A principio de los 70 se mudan al actual campo de Nueva Helvecia, en el departamento de Colonia, en la Ruta 1, Km 109, donde se encuentra la centenaria Magnolia, fuente de inspiración del nombre de su marca láctea. Allí fue criando a sus cuatro hijos (Liliana, Luis, Daniel y Eduardo), que progresivamente se fueron incorporando al trabajo diario.

Los años los encontraron siempre yendo para adelante y encontrándole un lugar a cada uno de los cuatro integrantes de la familia en la empresa. Hoy los cuatro hijos de Don Berto trabajan alrededor de 500 hectáreas, donde producen 4.000 litros propios. Junto a la leche de catorce terceros remitentes promedian entre 18.000 y 20.000 litros diarios que destinan diariamente a la elaboración básicamente de quesos, yogures y dulce de leche con marca La Magnolia. Además hacen agricultura, cuentan con un criadero de cerdos (con 100 madres) y su propia distribuidora con camiones.
El papel de la agricultura
Los Gutiérrez no han sido ajenos a esta tendencia de intensificar pero sin dejar el sistema pastoril. No fue menor el papel del Méd. Vet. Osvaldo Mourglia, quien los alentó a producir más en menos espacio. “La chacra jugó y juega un papel importante”, afirma el asesor, quien es también productor de leche. “Hace cuatro años teníamos todas las vacas y recría en el total de las 500 hectáreas”. Así, fueron al mismo tiempo incrementando carga y producción individual. Hace poco más de diez años empezaron a incrementar los niveles de ración y utilizar el mixer para mejorar la distribución de una dieta conformada básicamente de grano de maíz, expeller de soja y silo de sorgo. Esto les permitió pasar en una década de los 12 a 13 litros por vaca a los 23 – 24 litros según el momento.

También fueron ajustando la superficie destinada al tambo hasta llevar las 238 vacas masa o totales junto a las 65 vaquillonas adelantadas a menos de 200 hectáreas, con lo que pudieron liberar 180 hectáreas para realizar agricultura, fundamentalmente soja.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *