29 de octubre de 2014 23:21 PM
Imprimir

Fuerte caída de casos de fiebre aftosa en la región

El balance es positivo, hubo solo dos focos en los últimos seis años

La acción del Programa de Acción Mercosur Libre de Fiebre Aftosa (PAMA) cuya gestión está finalizando, demuestra una drástica caída de la enfermedad al pasar de 85 focos en cuatro países en los seis años anteriores a su puesta en funcionamiento, a solo dos focos en un solo país durante su ejecución en los seis años posteriores, según los datos de un estudio elaborado por el PAMA al que accedió El Observador.

Se espera que a corto plazo se pueda definir la continuidad del programa, algo que es clave si se tiene en cuenta que en dos años y 10 meses no se ha producido ningún foco de esta enfermedad. Este hecho habla de la importancia de la necesidad de continuidad del programa para asegurar la erradicación de  la enfermedad en América del Sur, dijo a El Observador  el director de Servicios Ganaderos,  Francisco Muzio.

Ahora se prevé evaluar los resultados de este programa en los diferentes países, “que obviamente  fueron muy buenos. Hay expectativa de que se concrete un PAMA 2 para lo cual se está trabajando en esa dirección”, admitió el jerarca sanitario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Las actividades de este programa requirieron una inversión de US$ 16,2 millones, que fue financiado por el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem), que aportó US$ 13,8 millones no reembolsables y un aporte de contrapartida local por parte de los diferentes países de US$ 2,4 millones. Sobresalen las acciones para el reconocimiento de la Zona de Alta Vigilancia por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que comprende un cordón fronterizo de 15 kilómetros de ancho hacia el interior de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay.

En 2011 la OIE reconoció esa zona como libre de fiebre aftosa con vacunación. También obtuvo ese reconocimiento Bolivia. La asistencia permitió además fortalecer  los servicios veterinarios oficiales de los países, en infraestructura, capacitación a los técnicos oficiales y mejoras en los sistemas de vacunación y de control de calidad de las vacunas

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *