31 de octubre de 2014 14:14 PM
Imprimir

Llega la hora de ir al grano

CompartiremailFacebookTwitter–Se avecina la fecha óptima para sembrar la soja 2014/2015, compañero don Tecno, y la cosa no está para tirar manteca al techo, aunque los precios esta semana abrieron el entusiasmo. Y le hago el comentario a raíz de que un colega de la zona centro de Córdoba acaba de decirme cómo será su planteo: […]

–Se avecina la fecha óptima para sembrar la soja 2014/2015, compañero don Tecno, y la cosa no está para tirar manteca al techo, aunque los precios esta semana abrieron el entusiasmo. Y le hago el comentario a raíz de que un colega de la zona centro de Córdoba acaba de decirme cómo será su planteo: recorte del 50 por ciento en la superficie destinada a maíz y sorgo, e incremento en el área de soja. El temor a hacer sapo y quedar fuertemente endeudado con el maíz está volcando las preferencias.

–Usted me da pie, camarada don Productivo, para que yo le haga otras consideraciones económicas al respecto.

–Vaya entonces al grano, compañero, mientras yo preparo los amargos.

–Uno de nuestros habituales informantes, el ingeniero Néstor Roulet, siguió con sus números y llegó a esta conclusión: para que el productor que siembra soja en campo propio no pierda dinero en esta nueva campaña, las retenciones tendrían que bajar 10 puntos y ubicarse en 25 por ciento.

–No faltaron quienes salieron a decir que una de las causas de la falta de rentabilidad del productor local es no haber aceptado la Resolución 125, que establecía las retenciones móviles.
–Justamente, Roulet les sale al cruce para demostrar que si hoy estaría vigente la susodicha resolución de 2008, a pesar de la baja del precio de la soja, la producción pagaría más retenciones que las actuales. Con un valor FOB puertos argentinos de 392,5 dólares por tonelada a mayo 2015, las retenciones darían 35,32 por ciento, aplicando la fórmula de los derechos de exportación móviles.

–¿Y en qué cálculo fundamentaría el recorte de 10 puntos en las retenciones?

–El ingeniero toma el costo total en campo propio con un rendimiento de tres toneladas por hectárea y arroja, incluido el costo impositivo (cheque, ganancia presunta, bienes personales, ingresos brutos) de 789,34 dólares por unidad de superficie. Para recaudar eso, y sabiendo que el precio del poroto para mayo de 2015 está en 292,5 dólares por tonelada, la única variable a modificar para obtener ese dinero es disminuyendo las retenciones.

–Como hemos dicho otras veces: para que la rueda del país siga traccionando hay que ponerle aire; de lo contrario, quedamos en la banquina.

–A propósito: le agrego que Acsoja concretó el acto de su 10º aniversario en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; allí, Rodolfo Rossi aclaró que nunca fue el objetivo de la entidad aumentar indefinidamente la superficie dedicada a la soja o convertir al cultivo en casi la única opción de siembra en el país. Reconoció que el mundo se muestra “soja dependiente”, traccionando sobre la demanda, pero también alertó sobre los condicionamientos que imponen al sector las políticas económicas que, en la valoración de Acsoja, son equivocadas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *