1 de noviembre de 2014 11:07 AM
Imprimir

Un dogma de fe kirchnerista sin fecha de vencimiento

Algunas revelaciones inquietantes se produjeron después de la reunión donde los exportadores de granos acordaron con el gobierno el ingreso de 5700 millones de dólares de aquí a fin de año.

La más significativa fue que en el cuerpo de creencias del kirchnerismo los permisos de exportación (ROE) han sido elevados de categoría. Ya no son sólo el elemento de tortura que aplicaba Guillermo Moreno a los productores. Se consagraron como un dogma de fe del credo oficial. La prueba es que el Gobierno no ha renegado de los ROE al trigo ni siquiera en su peor crisis de escasez de dólares. Que un sediento del desierto rechace un vaso de agua habla del tenor de sus convicciones.

 

Los representantes de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) se encontraron con un ministro de Economía desdoblado en dos personalidades. Un Axel ansioso para que entren dólares en cantidad y en el menor tiempo posible y un Kicillof remiso y temeroso para liberar las exportaciones. Algunos de los presentes especularon con que la extrema cautela se debe al susto que el año pasado se pegó el Gobierno ante la posibilidad de importar trigo. “El superministro no está para perder porciones de su poder por tirones de orejas de la Presidenta, y menos por el trigo”, confió un funcionario de Agricultura.

 

Como se sabe, en aquella reunión las cerealeras lograron que se liberaran exportaciones por 400.000 toneladas de trigo de la cosecha vieja, 100.000 toneladas de harina y 500.000 toneladas de maíz. Un resultado con gusto a muy poco.

 

Lo que resta saber es qué destino se le dará a la nueva cosecha de trigo que ya comenzó en algunos lotes del Norte. Es la pregunta del millón: ¿cuánto se abrirá de cupo y cuándo? A pesar de que semanas atrás Augusto Costa, secretario de Comercio, había soltado que no habrá ningún anuncio hasta que el trigo esté todo cosechado, lo cual representaría una catástrofe por el derrumbe de precios, lo cierto es que se esperan novedades para los próximos días. Expectativas muy módicas por cierto, como que se habilitaría un cupo de 2 millones de toneladas, pero no de un golpe, sino en cuotas de 500.000 toneladas. Algo así como la cuotificación de la cuota, la misma operatoria que aplicaron con los 1,5 millones de toneladas liberadas este año para el trigo. En definitiva, nada que pueda despertar al mercado para competir por precios. “Van a quedar por lo menos 6 millones de toneladas de trigo para exportar. Todo lo que se libere cercano a esta cifra tonificará el mercado. En cambio, si se liberan sólo 2 millones de toneladas no servirá para generar competencia que se refleje en los precios. La demanda seguirá operando muy cómoda”, analiza Matías Ferreccio, presidente de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo).

 

Vale recordar que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima una cosecha de 11,5 millones de toneladas, aunque las últimas lluvias de esta semana en el sudeste bonaerense pusieron un interrogante por las pérdidas por anegamiento de lotes y aparición de enfermedades fúngicas.

 

Los ROE son un dogma de fe del kirchnerismo. No se aplicaron sólo con el trigo, a pesar de ser un error monumental. Con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de los argentinos, controlan la oferta de alimentos. Las consecuencias que trajo la aplicación de este dogma fueron nefastas y están a la vista: caídas de producción, pérdidas de mercados externos, mayores costos de producción, pérdidas de empleo en las cadenas productivas.

 

La otra forma de garantizar la seguridad alimentaria de la población local es subsidiar la demanda de alimentos de las personas más vulnerables. Estados Unidos aplica planes que alcanzan a 22 millones de hogares.

 

Si bien el gobierno de Cristina Kirchner tiene fecha de vencimiento, aún no se sabe a ciencia cierta cuándo expirará el dogma de controlar y limitar la oferta de alimentos.

 

Los candidatos de la oposición afirman que eliminarán los Roe. Sin embargo, hace falta un debate más profundo que siente las bases de una política de Estado que armonice la oferta y demanda de alimentos en el país. Como insumo del futuro debate, la Universidad Austral y la Facultad de Agronomía (UBA) presentarán en marzo 2015 un trabajo de investigación. En buena hora.

 

 

RESUMEN

127,8

Millones de toneladas

Es la producción de granos que alcanzará la Argentina dentro de 10 años según el INAI

 

 

LA FRASE

Carlos Baravalle

Director Federación Agraria

“La rotura de silo bolsas esel resultadode los discursos de la Presidenta”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *