2 de noviembre de 2014 12:05 PM
Imprimir

“La soja que hoy se produce puede transformarse en autos en Uruguay”, dijo Gustavo Grobocopatel

CompartiremailFacebookTwitterEl presidente de Agronegocios del Plata (ADP) y del Grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, señaló a EL TELEGRAFO que “es posible la fabricación de autos de soja”, argumentando que “la materia con la que se hace es fibra de carbono o proteína que puede ser bioplástico –material que sirve de plataforma para autos y bicicletas–, […]

El presidente de Agronegocios del Plata (ADP) y del Grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, señaló a EL TELEGRAFO que “es posible la fabricación de autos de soja”, argumentando que “la materia con la que se hace es fibra de carbono o proteína que puede ser bioplástico –material que sirve de plataforma para autos y bicicletas–, por lo que se pueden hacer autos de soja, lo cual es algo nuevo”.
“Conocí recientemente a los que fabrican las impresoras 3D” y “hace dos meses se hizo el primer auto 3D”, afirmó el “Rey de la Soja”, como se le conoce en la región, durante la jornada de Agronegocios 2014 “La Revolución del Conocimiento”, realizada en la ciudad de Dolores, Soriano. Indicó que Uruguay “nunca pudo tener una industria automotriz, porque necesitaba mayor tamaño y tenía a Argentina y Brasil al lado. Ahora si los autos comienzan a hacerse en impresoras 3D, Uruguay puede desarrollar impresoras 3D, diseños por software que sí los tiene Uruguay y hacer una industria de élite acá”.
Aseguró que desde la Universidad de Harvard se trabaja con estas herramientas, por lo que el complejo agrícola “tiene más allá de los precios, un escenario auspicioso pautado por la enorme demanda global de alimentos y por la necesidad de profundizar la producción sobre un área cultivable escasa”.
Al referirse a la limitación del tamaño, dijo que “el uruguayo ve a Uruguay como un país chico, sometido de alguna manera a Brasil y Argentina, con imposibilidad desde su tamaño de proyectarse al mundo o integrase”. Entiende que la “chiquitud” en “la nueva convergencia tecnológica es más una oportunidad que un problema”.
Respecto a la jornada realizada con la presencia de más de 750 personas, en donde se analizaron las posibilidades del agronegocio en el actual contexto de la producción agropecuaria y sus desafíos tecnológicos, productivos y comerciales, señaló que “uno va a otros lugares del mundo y los participantes son todos viejos, mientras que acá la mayoría son jóvenes, con otra energía y entusiasmo”. En momentos de baja en los precios, “demuestra que el entusiasmo está más allá de los valores. El precio ayuda, pero el entusiasmo es de construir, de ser competitivo y de crear, y esto simboliza esta jornada”, dijo Grobocopatel.
Sobre los precios de la soja indicó que “hay una volatilidad muy grande y marcada”, agregando que “sabemos que son productos que se necesitan para alimentos y tienen una demanda asegurada. Me preocuparía poco por los precios, pero sí deben hacerse los deberes. Los productores tienen que tomar cobertura, bajar costos, ser eficientes y aumentar la productividad. No estamos produciendo artículos de lujo, sino que producimos alimentos, por lo que siempre vamos a tener asegurada la demanda”, añadió.
La transformación tecnológica “requiere una educación nueva y diferente a la que tenemos”, precisó Grobocopatel. “En Uruguay y Argentina tenemos que volver a ser los lugares referentes en educación a nivel mundial”, acotó. Hace pocos días estuvo en Finlandia, con el que Uruguay tiene “una gran relación” y “en donde el sistema finlandés es extraordinario, muy adaptado a la cultura uruguaya o argentina, por lo que hay que tratar de copiarse o adaptar lo que se está haciendo en otros países”.
Hizo mención a la infraestructura, explicando que “en estos últimos años se aumentó la producción tantas veces, pero la infraestructura cuesta, las rutas están rotas”. Al respecto y a modo de chiste dijo que “un buen negocio en Uruguay es poner una fábrica de amortiguadores”.

 

ATRACTIVO
Durante la jornada quedó claro, de acuerdo a lo manifestado por asistentes e integrantes de la empresa organizadora del evento, que a pesar del escenario de precios notoriamente más bajos que los de la zafra pasada, “la agricultura sigue siendo un negocio atractivo, ya que las expectativas de mediano plazo son excelentes”, expresó Marcos Guigou, director de ADP.
Señaló que “en el mundo hay relativamente poca gente a la que le gusta estar en este negocio, y eso no deja de ser una ventaja para nosotros, que nos encanta producir alimentos, vivir en el campo y hacer un trabajo científico y artesanal a la vez”.
Aseguró además que están “en el negocio correcto”, pues “el mundo va a necesitar un 60% más de alimento dentro de 36 años, lo acaba de confirmar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”, y “hay un 12% nada más de tierra disponible para aumentar el área agrícola”, por lo que es necesario un incremento de la producción y “hay que hacerlo con productividad”.

 

LA JORNADA
La actividad desarrollada en Dolores permitió conocer el trabajo en la mejora de germoplasma y la introgresión de rasgos para el desarrollo de cultivares de soja comerciales, en una charla dictada por el ingeniero agrónomo brasileño Jair Unfried. Disertó sobre la situación actual de TMG en la región y las razones del éxito, presentando los programas de mejoramiento que conducen, poniendo foco en soja, además de hacer referencia a los nuevos eventos biotecnológicos a mediano plazo.
El ingeniero agrónomo uruguayo Sebastián Arrivillaga expuso sobre los aportes de genética y tecnología TMG para nuestro país, con referencia a las variedades actuales, caracterización y manejo de las mismas, además de nuevos lanzamientos para el futuro cercano.
El ingeniero chileno Rodrigo Saa, con más de diez años de experiencia como consultor y conferencista en Latinoamérica, presentó su charla “La Productividad Basada en la Gente”. Mostró diferencias entre modelos de gestión de personas y equipos en organizaciones, sus fortalezas y debilidades, fortalecimiento del desempeño del equipo, métodos de desarrollo organizacional, indicadores sobre gestión por fortalezas, motivación, psicología positiva y sintonización con el trabajo.

En tanto el doctor Ernesto Talvi, director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) en Montevideo, y profesor visitante de la Universidad de Columbia en New York, habló sobre las perspectivas económicas y los desafíos del próximo gobierno, ante un nuevo contexto global y regional.
Mientras que el ingeniero agrónomo Manuel Artigas, responsable de Investigación y Desarrollo en Semillas de ADP, sostuvo que la empresa instaló una red de bases productivas para generar información acerca de los cultivares que hoy están disponibles en el mercado y los que vendrán en el corto plazo. Potencial de rendimiento, sanidad y calidad son los motivos que nos desvelan a diario en la búsqueda, lo que exhibió en las bases productivas, junto a la ingeniera Ana María Procopiuk. Por su parte, la licenciada en biología de la Facultad de Ciencias, Silvina Stewart, expuso sobre la sanidad de la soja, su realidad y desafíos.
El ingeniero agrónomo Gustavo Polak, de ADP, mostró cómo a través de tecnologías –agricultura por ambientes– se puede ser mucho más eficiente en el uso de los insumos y en las decisiones estratégicas que se toman, tales como tipo de cultivo, densidad o paquete tecnológico.
También se refirió a la tecnología que puede aumentar la rentabilidad del negocio del productor. Finalmente, Marcos Guigou junto a empresarios del agro compartieron sus experiencias y Gustavo Grobocopatel se encargó del cierre de la jornada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *