4 de noviembre de 2014 11:38 AM
Imprimir

Uruguay prepara una nueva tanda de corderos para compartimento

Los primeros 1.000 corderos, pertenecientes a tres establecimientos, que conformarán la segunda tanda de animales del compartimento ovino de alta seguridad, ya fueron identificados, sangrados y estarían ingresando esta semana.

Por el momento, la idea de Uruguay es mantener sólo un compartimento ovino de alta seguridad en el Campo Experimental del Secretariado Uruguayo de la Lana “Dr. Alberto Gallinal”, ubicado en Cerro Colorado, pues implica un costo adicional y un riguroso control de las autoridades sanitarias, que no se justificaría en la medida que no se abran los mercados de alto valor para los cortes ovinos con hueso.

La semana pasada se faenó en Frigorífico San Jacinto la primera tanda de corderos del compartimento, compuesta por 1.480 cabezas, con la que se probó todo el sistema de certificaciones desde el campo hasta dentro de la planta de faena. La operativa fue todo un éxito.

“El compartimento pretende darle a los mercados una garantía adicional en la carne ovina exportada, haciendo el sangrado y la rastreabilidad individual de cada animal”, explicó a El País Jorge Bonino Morlán, delegado de Uruguay ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y uno de los expertos que trabaja junto a las autoridades sanitarias en el desarrollo del compartimento ovino.

Con esta herramienta, se busca destrabar el ingreso de carne ovina con hueso en Estados Unidos, Canadá y México, demostrándoles con más pruebas científicas que no existe circulación viral de fiebre aftosa y que, por lo tanto, la carne ovina con hueso que se les exporte, no representa ningún riesgo para la sanidad de cada país.

Mientras tanto, en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) se busca avanzar con el envío de nueva información a Estados Unidos para que el Departamento de Agricultura arme el análisis de riesgo previo a la habilitación del mercado. En ese marco, se aspira que llegue una misión sanitaria en diciembre para revisar el compartimento y todas las garantías que ofrece Uruguay. México también está muy interesado en esta herramienta.

 

Procedimiento.

 

Los establecimientos que aportan los corderos para el compartimento son revisados a rajatabla por técnicos del MGAP, luego se hace la identificación individual (se incluye la trazabilidad electrónica individual) y el sangrado de los corderos. Esas muestras de sangre son enviadas a la Dirección de Laboratorio Veterinario “Miguel C. Rubino” para que determine que no tuvieron contacto con el virus causante de la fiebre aftosa. Cabe recordar que en Uruguay sólo se vacunan contra aftosa los bovinos, los ovinos no tienen cobertura alguna y si hubiera oferta viral a nivel de campo, serían los primeros en enfermarse.

“El Secretariado Uruguayo de la Lana hace una primera sanidad de los corderos, previo al ingreso al compartimento, que incluye clostridiosis y el control de parásitos externos e internos. A la vez, todos los animales pasan por una revisación individual”, explicó Bonino Morlán a El País.

Cuando desde la Dilave se notifica que los sangrados están aprobados, los técnicos del MGAP hacen una nueva visita al establecimiento, se leen todas las caravanas electrónicas para ver que correspondan con la muestra de sangre que se envió a la Dilave y se les hace una nueva sanidad que incluye un baño podal.

“Los corderos salen en un camión precintado por el MGAP hacia el Campo Experimental del SUL, donde son las autoridades sanitarias las que sacan el precinto, vuelven a leer las caravanas de cada cordero y los ingresan al compartimento”, recordó Bonino.

Para el resto de los productores que no aportan animales al compartimento, la tecnología de invernada de corderos que se está haciendo en Uruguay, impulsada desde hace varios años por el SUL, hoy se desarrolla a gran escala y hay muchos predios comerciales que demostraron que era muy rentable. Incluso está siendo más rentable que la de vacunos.

carne ovina con hueso, compartimento ovino, Secretariado Uruguayo de la Lana, Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Jorge Bonino, Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *