4 de noviembre de 2014 13:27 PM
Imprimir

Monsanto inicia ofensiva de imagen y comunicación

Acosada por activistas, Monsanto busca mejorar su comunicación. No será fácil porque es una empresa muy polémica, y todo indica que no está dispuesta a abandonar esos riesgos. Sin ir muy lejos, mientras recibía a periodistas en su sede porteña, se difundía por las redes que Monsanto compraba la empresa más tristemente famosa en la 2da. invasión de USA a Irak, Blackwater (aquella que dirigió Richard Cheney antes de ser vicepresidente de George W. Bush). Ahí un 1er. ejercicio acerca de ese cambio comunicacional, ¿que tiene para decir? Mientras se espera que responda, mejor ir al reporte local de Diego Dillenberger

El gigante agroquímico estadounidense Monsanto sorprendió a medio centenar de periodistas esta semana en Buenos Aires cuando su CEO regional, el brasileño Luiz Beling, les dijo desde el Hotel Caesar Park: “Queremos mejorar nuestra imagen y para eso vamos a comunicar más a los medios y a la comunidad. Nos equivocamos durante mucho tiempo”.

En el centro del cambio estratégico que apunta a mejorar la imagen de Monsanto estarán la comunicación más fluida a los medios y el diálogo con la comunidad, dijo el CEO.

No es nada habitual que una multinacional admita errores de comunicación y mucho menos que anticipe mayor comunicación hacia los medios y la comunidad, pero la sorprendente decisión de Monsanto se entiende en el contexto de que se encuentra entrampada desde el año pasado en una protesta de activistas ambientales que no le permiten seguir con los planes de erigir una importante planta en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas, en las afueras de la capital provincial. Los activistas aseguran que la planta contribuirá a contaminar la zona, lo que la empresa desmiente.

Los activistas han impedido hasta ahora, mediante el uso de la violencia, la construcción de la planta. Monsanto ya comenzó a invitar a vecinos de la localidad a visitar plantas similares de la empresa norteamericana en otras partes del país. Incluso han usado la violencia cuando un funcionario del equipo de PR de la empresa intentó exponer la visión de su compañía ante universitarios en Rosario. Los manifestantes lograron incluso interferir con acuerdos que Monsanto celebró con la Universidad de Córdoba. Incluso en septiembre los activistas en todo el mundo organizaron un “día mundial contra Monsanto”. Las críticas van desde los aun no probados daños a la salud que generarían los alimentos genéticamente modificados hasta presuntas malformaciones genéticas que causaría la contaminación con glifosato, el herbicida de Monsanto que ha permitido enormes avances en la producción de granos y oleaginosas en todo el mundo.

La convocatoria de prensa sirvió también para presentar en sociedad al nuevo dircom de Monsanto, Federico Giannoni, que reemplazó a Pablo Vaquero. La convocatoria de prensa estuvo a cargo de la nueva consultora de la empresa, SPE, dirigida por Fabián Falco, que recientemente reemplazó a Burson-Marsteller y que será relevante a la hora de llevar a cabo la nueva estrategia comunicacional de Monsanto.

El caso es atentamente monitoreado por muchos profesionales del sector interesados en comunicaciones de crisis y se suma a conflictos complejos para la opinión pública como la minera Barrick o la papelera uruguaya Botnia, pero puede ser un antecedente para problemas que podrían surgir en torno a la explotación de la reserva de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, por la polémica tecnología del fracking.

La empresa aprovechó a fuerte convocatoria de periodistas para presentar su 4to. Reporte de Sustentabilidad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *