12 de noviembre de 2014 03:00 AM
Imprimir

Nuevas oportunidades de negocios del agro, mismo escenario

Soja y Maíz están en la etapa final de recolección en Estados Unidos. El avance de la trilla venía bastante demorado durante octubre, brindando importante sostén a las cotizaciones en Chicago.

Sin embargo en las últimas dos semanas se aceleraron las tareas, especialmente en soja que están prácticamente terminadas, haciendo evidente el ingreso al mercado de la oferta, no precisamente por la presión de cosecha, si no que más bien por la dinámica de los negocios.

El USDA informó el lunes pasado que la recolección de soja alcanzaba ya el 83%, en línea con lo que se esperaba. Las condiciones climáticas de los últimos días favorecieron el avance por lo que la expectativa es de que este lunes ronde el 90%. En pocos días estará finalizando la cosecha por lo que la campaña récord: récord área (33,75 mill has) + récord de rendimientos (31,70 qq/ha),  107 millones de toneladas,  será un hecho, así como la  potencial recomposición de los stocks norteamericanos. Los inventarios se recuperan después de 8 ciclos de ansiedad, de stocks bajos, aunque la voracidad de la demanda desafía este dato.

Concretamente, a pesar del lastre estructural que significa para el mercado una campaña de oferta holgada en Estados Unidos,  vimos una importante recuperación en los precios el último mes. Es que coyunturalmente, la demora mencionada en la trilla y algunos problemas de logística ferroviaria, limitaron temporalmente la disponibilidad del producto, mientras que la demanda externa y de la industria se mostraba activa consolidando la recuperación de precios que vimos este último mes: la soja en chicago subió 100 puntos, 40 dólares.

 

Ejemplos claros de esta dinámica que está asumiendo estacionalmente ahora el mercado fue el dato de embarques correspondientes a la última semana de octubre que publicó también el USDA este lunes pasado. Se informó un récord de carga de 2,70 millones de toneladas, de las cuales 2,10 millones correspondieron a China.  Considerar que el promedio semanal necesario para alcanzar el total esperado por el USDA: 46,26 Mill tns, es ahora de 792.000 tns. Las cargas de poroto las concentra NORTEAMERICA hasta febrero.

 

Por otro lado, este mismo jueves, se conocieron las ventas externas, registros de exportaciones, y se supo que Estados Unidos vendió 1,6 Millones de toneladas, muy por encima de lo esperado (900.000/1.100.000), mientras que las ventas acumuladas, las exportaciones registradas, ya alcanzan el 77% del total proyectado por el USDA para esta campaña que recién comienza, tiene dos meses de vigencia, y que ya se esperaban extraordinarias: 46,27 millones de tns. Es probable que en el informe mensual del USDA de noviembre, se ajuste todavía al alza. A este ritmo, necesitaría un promedio semanal de ventas de sólo 275.000 toneladas de aquí a septiembre de 2015.

 

Además de esta demanda concreta, la participación de los fondos que compraron 55 mil contratos de soja este último mes, animados especialmente por señales técnicas: quiebre de resistencias y consolidación de soportes, restablecieron con firmeza la cotización de las soja arriba de los 1000 centavos/bushel en Chicago, 367 dol/t, a pesar del  contexto negativo de los mercados externos: petróleo a la baja, quebrando los 80 dol/tn, oro a la baja, dólar al alza.

 

Respecto del derivado de soja, la volatilidad en harina ha crecido significativamente en las últimas semanas, rondando el 50%, valores que no se observaban desde mediados de 2012, en pleno auge de la crisis climática de aquel verano trágico para los cultivos norteamericanos, récord para los precios. Consecuentemente, CME decidió aumentar recientemente los márgenes exigidos para este producto en un 33%. La harina norteamericana cotiza FOB 50 dólares más cara que la Argentina, por lo que hay rumores no sólo de cambio de orígenes en las compras, cosa que parecería ser un hecho dadas las cancelaciones de exportaciones reportadas la semana pasada por el USDA, que se acrecentarían, si no que también sería viable la importación de harina sudamericana en Estados Unidos, lo que sería un hecho histórico, sobre todo considerando la estacionalidad, plena vigencia de la cosecha, y el tamaño de la misma: récord.

 

Por otro lado, a partir del mes que viene el mercado comienza a concentrar su atención en el desarrollo de la cosecha sudamericana, fundamental en soja, ya que Brasil es el principal exportador de poroto y acapara la atención de la demanda a partir de febrero/marzo hasta agosto cuando los barcos cargan poroto en el hemisferio sur, mientras que Argentina es clave para el abastecimiento de subproductos.

 

La expectativa de oferta en este caso también es alta, para Brasil está previsto una cosecha récord de 93/94 millones de toneladas, y para Argentina entre 55 y 56 millones de toneladas. En nuestro país la siembra de soja recién comienza, algo demorada alcanza apenas el 10% del área estimada: 20.600.000 de hectáreas, en línea con la intención de siembra del año pasado. La venta de la cosecha nueva, a pesar de la recuperación de este mes, viene demorada, intención de venta a partir de 260 dólares.  Hay que seguir el mercado con atención para aprovechar las oportunidades de cobertura. El cambio estructural de la oferta norteamericana en el mediano desalienta la fortaleza de la tendencia alcista, sobre todo si se definen detrás de una cosecha récord norteamericana una cosecha récord sudamericana.

 

En lo que respecta a BRASIL, sumamos como dato que la siembra está también demorada, rondando el 30%, cuando para esta época debería estar en el 50%. Las ventas de los productores están por su parte, también retrasadas, alcanzan el 15% cuando el año pasado superaban el 35% para esta época del año. La nueva realidad de precios, a la que se suma el inicio de un nuevo ciclo de gobierno de Dilma que alienta la expectativa de una devaluación para reactivar la economía, desanima las ventas anticipadas.

 

Finalmente, con respecto al MAÍZ, el dato más importante de la semana es que el jefe de Gabinete, CAPITANICH, junto al Ministro de Agricultura anunció la liberación de 8 millones de toneladas de ROES o licencias de exportación para la próxima campaña 14/15. La siembra de la misma alcanza el 30% de las 3 millones de hectáreas proyectadas para este año. La cosecha total rondaría las 20/22 millones de toneladas, por lo que el saldo exportable total sería entre 10 y 12 millones, aunque esta primera tanda de ROES, debería activar preliminarmente el mercado. La capacidad teórica de pago para embarques julio es hoy de 140 dólares, como referencia.

 

Con respecto al maíz de ESTADOS UNIDOS, que es el marco de definición estructural de precios ya que acapara el 40% de la exportación mundial, también avanza estacionalmente la trilla y alcanza ahora cerca del 70%. La cosecha también en este caso es récord 368 millones de toneladas, de las cuales un tercio se destinan al etanol, un tercio al consumo animal y apenas un 14% a la exportación. Si bien el petróleo bajó mucho y quebró los 80 dol/el barril, el margen de la industria de etanol sigue siendo muy bueno por lo que está en pleno auge la actividad.

 

La demanda domestica norteamericana da sostén a los precios de maíz, aunque no alcanza para impulsar la tendencia. Habrá que esperar hasta que los nuevos datos referentes a la definición de la cosecha norteamericana ya 2015/2016, puedan cambiar la estructura del mercado, ya sea debido a una baja en la intención de siembra norteamericana, ya que la relación de precios vuelve a favorecer a la soja, y sobre todo si el clima del próximo verano boreal no llega a ser tan ideal como fue este año que fue perfecto.

Cerramos con el trigo local, ajeno a la evolución de las cotizaciones de los mercados de referencia mundiales y a la competencia  internacional por el abastecimiento de este producto. El dato de la semana fue también la liberación de Roes, licencias de exportación, por 1,50 millones de toneladas, cuando el mercado esperaba 2 millones, que además incluye preliminarmente a la HARINA, y que se permitirá embarcar en cuotas de 500.000 toneladas a partir del 15 de diciembre. El efecto es prácticamente neutral en el mercado ya que los grandes jugadores tienen ya adquiridos, cerca de 1 millón de toneladas. Quedará ahora habilitada la cancha para los exportadores más chicos, que con pequeñas cuotas dan cierta dinámica al mercado pero pujan lejos de convalidar la capacidad teórica de pago (170/180 dolares/tn), y esperan su turno de embarque programado, sin brindar tampoco grandes soluciones logísticas en cosecha.

 

Cra. María Sol Arcidiácono.
Analista de MERCADOS INTAGRO S.A.
Directora Académica PROGRAMA ESPECIALIZACIÓN en AGRONEGOCIOS de AGROEDUCACIÓN.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *