12 de noviembre de 2014 18:16 PM
Imprimir

Arroz producido en Formosa, se industrializa en Chaco

CompartiremailFacebookTwitterWalter Fink, productor arrocero, dialogó con este medio explicando que la empresa que dirige cultiva arroz en la formoseña localidad de Mansilla pero es posteriormente trasladada a La Leonesa en la provincia del Chaco en donde es envasada y vendida. Indicó que pese a conversaciones, nunca se pudo concretar esa industria en nuestro suelo. En […]

Walter Fink, productor arrocero, dialogó con este medio explicando que la empresa que dirige cultiva arroz en la formoseña localidad de Mansilla pero es posteriormente trasladada a La Leonesa en la provincia del Chaco en donde es envasada y vendida. Indicó que pese a conversaciones, nunca se pudo concretar esa industria en nuestro suelo.

En su charla con Radio Uno y El Comercial, el empresario se mostró satisfecho por la llegada de las lluvias a la zona del interior tras varios días sin precipitaciones: “Tuvimos 40 días sin lluvia y es favorable para el cultivo en sus primeras etapas. A la gente que realiza producción ganadera estaba complicada en cuanto al desarrollo de pastos”, destacó.

“Es bienvenida la lluvia, sobre todo cuando tenemos varios días sin lluvia. Las precipitaciones son favorables cuando estamos en las primeras etapas del proceso”, manifestó el entrevistado que aclaró además que el exceso de lluvias podría generar problemas.

“En la zona estaba haciendo falta la lluvia para las producciones. Cuando las aguas habían bajado de las zonas inundadas por el río y ahora no crecían por falta de lluvias, la gente estaba complicada porque no crecían los pastos para alimentar a los animales”, detalló.

Fink produce, entre otros, el arroz “Fin-k” que es envasado en Chaco luego de que la materia prima es llevada allí desde Formosa y al ser consultado sobre si alguna vez hubo propuestas para que ese proceso de agregado de valor se realice en nuestra provincia, el empresario explicó: “No lo hacemos en Formosa por una cuestión de crecimiento de la empresa, mi padre fundó la empresa y nos hemos desarrollado con esta manera de trabajar. Hubo una conversación para generar la industria pero no sé en qué quedó eso”, dijo.

“Desde que nosotros tomaos las riendas de la empresa, ya teníamos en marcha ese ara industrial en La Leonesa. Venimos creciendo ocupando los recursos existentes. Como empresa, nos hemos podido desarrollar en donde hemos estado pero trasladar la producción hasta la industria es un trastorno”, admitió.

“Cuando arrancó la industria, lo hizo porque nosotros, los hijos del dueño, estábamos allí. Con la desaparición de papa, pasé a colaborar mayormente con la producción en Formosa, son 1800 hectáreas las que tenemos que producen alrededor de 10 mil toneladas de arroz con cascara”, declaró.
“El arroz es formoseño pero el producto final es chaqueño, no todo se puede hacer junto.

En el lugar de la plata de acopio en Mansilla, sería difícil tener un molino ya que genera polución todo el año y serían un inconveniente en área urbana”, manifestó Fink.

Comentó además que el trastorno más complejo que debe encarar es el del transporte de más de 70 kilómetros desde el punto de producción del arroz hasta el lugar del procesamiento: “Es difícil lograr tener una industria es difícil por el capital que hay que tener, somos segunda generación de esta empresa familiar y no tenemos todo querríamos. Vamos dando pasos pequeños y hay cuestiones inesperadas. En cuanto a mano de obra directa tendremos una veintena de personas en Formosa y en la Leonesa unas 6 o 7”, dijo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *