13 de noviembre de 2014 12:31 PM
Imprimir

En paraguay dura puja por semillas

En las oficinas del Senave se realizó hoy la apertura de sobres en el marco de la licitación para traslado, biodegradación y disposición final de semillas de algodón que se encuentran en desuso, guardadas en depósitos del Ministerio de Agricultura.

Se trata de una partida de 4.000 toneladas de semillas con diversos niveles de contaminación con agroquímicos. El objetivo de la licitación es el tratamiento de una primera partida consistente en dos mil toneladas.

Investigaciones realizadas por la Universidad Nacional de Asunción y el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), con asistencia técnica de Naciones Unidas permitieron desarrollar una tecnología de tratamiento de semillas contaminadas que es compatible con criterios ambientales. El empleo de servicio de compostaje, como se denomina esta técnica, permite que luego de un tratamiento con microorganismos, la semilla pueda ser utilizada como abono, es decir deja de representar un riesgo para la biodiversidad.

Especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNA, entre las que se destacan las ingenieras Pilar Galeano y Katia Arenas, resaltaron en diversas publicaciones científicas el nivel de seguridad que representa la técnica de compostaje para el medio ambiente; a esto se suma un costo relativamente bajo, comparando con el empleo de hornos para incinerar.

En la licitación se presentaron dos firmas, Itá Paso S.A. y Agro Micro Plant S.A. La subasta electrónica fue ganada por la primera, cuyo presupuesto fue de G. 39 mil millones, mientras que Agro Micro Plan presupuestó G. 45 mil millones, cuya diferencia en moneda norteamericana es superior al millón de dólares, en beneficio de la primera.

En procura de que su presupuesto sea aceptado, a pesar de la notoria diferencia, Agro Micro Plant presentó una constancia de “servicio de biodegradación de semillas tratadas” expedido por el Ministerio de Industria y Comercio (MIC). Al disponer del certificado de servicio de origen nacional, puede llegar a beneficiarse en las licitaciones con una diferencia de hasta el 20% con respecto a otros oferentes.

Sebastián Romero, de Itá Paso S.A., expresó que “esta licitación no se limita a la biodegradación de semillas, es un concurso de precio que incluye traslado y disposición final. En la Dirección Nacional de Contrataciones hay antecedentes de que este certificado no se acepta cuando la licitación excede los limites establecidos en el pliego de bases y condiciones, como es este caso”.

En medio del debate planteado por ambas empresas, el Senave debe tomar la decisión en función a que la destrucción de las semillas contaminadas se realice con el menor costo posible, en el menor tiempo disponible, garantizando el soporte científico adecuado.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *