13 de noviembre de 2014 00:19 AM
Imprimir

India: podría ser la nueva China para la industria de alimentos y bebidas

Expertos de la industria han afirmado que India podría ser la nueva China para los fabricantes que buscan aumentar sus márgenes y suministrar a los mercados emergentes en Asia

El gobierno de India está tratando de atraer a los fabricantes occidentales de alimentos y bebidas para que operen en el país ya que se dio cuenta que no han aprovechado su fuerza laboral como China lo ha hecho, dijo Anuj Chande, jefe del grupo de Asia Meridional y asesor financiero de Grant Thornton.

Mientras China fue considerada por las empresas como un país con mano de obra barata y confiable, actualmente en India la mano de obra cuesta dos tercios menos, según Robert Ferranti, Director de operaciones de la empresa Baird Capital.

El país también tiene la ventaja de manejar la lengua inglesa, herramienta esencial en la economía mundial y una proporción significativa de la fuerza laboral de India son universitarios altamente calificados, agrega Ferranti.

La elaboración de alimentos es considerada como una prioridad por el gobierno indio que está interesado en que las compañías extranjeras se instalen en el país. Los fabricantes del Reino Unido podrían procesar los productos de exportación aunque sería mejor vender localmente a los 300 millones de consumidores de la clase media india que tiene una alta demanda de alimentos.

Los fabricantes ya existentes en India operan con las buenas prácticas para la producción limpia y han sido capaces de adaptar sus procesos pudiendo mejorar continuamente sus capacidades, lo que está respaldado por el rendimiento alcanzado, agregó Ferranti.

A pesar de sus muchas ventajas, el acceso al capital de trabajo, una infraestructura deficiente y un alto nivel de burocracia podían tener un impacto negativo para cualquier fabricante que quisiese funcionar en India. Pero para Ferranti, estas ineficiencias presentan un reto significativo para nuevos negocios y para la inversión extranjera.

El gobierno de India está consciente de que su burocracia es desagradable y ha trabajado para reducir su carga, afirmó Chande. Por ejemplo, en el pasado, las empresas extranjeras no podían repatriar sus ganancias. Sin embargo, ahora se ha levantado esa restricción. Existen diversos impuestos, que son casi de un 20%, pero repatriar ganancias ya no es un problema, concluye Chande.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *