14 de noviembre de 2014 13:32 PM
Imprimir

Acuerdan no subir la base imponible del inmobiliario rural bonaerense

El oficialismo y la oposición mantuvieron ayer febriles negociaciones durante todo el día en busca de lograr el consenso necesario en ambas Cámaras legislativas que le permita a Daniel Scioli cosechar hoy la sanción del proyecto de Presupuesto 2015 y su norma impositiva, que regirán su último año de gestión en medio de su campaña presidencial.

Anoche, un acuerdo entre el FpV-PJ y el Frente Amplio UNEN auguraba una probable conversión en ley del paquete, con los retoques cedidos por el Ejecutivo, aseguró Ambito Financiero.

El Frente Renovador -que lidera el también precandidato presidencial Sergio Massa- prometió avalar, con los cambios consensuados, el texto del Presupuesto y la solicitud de endeudamiento (que requiere dos tercios), pero no la ley fiscal. Sin embargo, con el entendimiento con el FAUnen, ese último escollo queda salvado porque le permite al oficialismo llegar a la mayoría simple.

Una de las pretensiones del FR -en rigor, también del radicalismo- apuntó a lograr una disminución en el monto de solicitud de endeudamiento de cerca de $ 10 mil M para llevarlo de $ 31 mil M (sumando -afirman- al pedido formal otros permisos para obras puntuales) a $ 21 mil M, en una suerte de “sinceramiento” de montos. Ese punto fue obtenido finalmente por la oposición.

Pero además el Ejecutivo retirará del proyecto la inclusión de un artículo con el cual buscaba voltear la polémica aplicación en una decena de municipios massistas de la tasa vial que se carga sobre el precio final de la venta de combustibles para financiar obras. También cederá en materia de la tajada de partidas en las que el Ejecutivo puede manejar superpoderes, que bajará del 8% al 7%.

Pero, en rigor, los obstáculos más complicados no se situaron en el texto del Presupuesto sino en su ley fiscal, frente a los cuestionamientos de sectores de la oposición y de las entidades agrarias por la idea -defendida ayer con fuerza durante buena parte del día- de aplicar una suba del 30% en el Inmobiliario Urbano y el Rural.

Esa traba -con epicentro en el rechazo renovador y también del radicalismo- profundizó el diálogo con UCR y FAP.

En esa línea, el radicalismo (a la cabeza del FAUnen) logró asegurar anoche que el aumento del 30% del Inmobiliario Rural no alcance a la base imponible -que se mantendrá igual- y sí se aplique sobre la facturación de este año. De esta manera, la suba no repercutirá en el cálculo de Bienes Personales y será en los hechos el primer aumento en dos años que recibe ese tributo sectorial.

La aceptación de este cambio -tras negociaciones donde pesó fuerte el titular de Diputados, Horacio González- terminó por inclinar la balanza y le dio la llave al Gobierno de Scioli para una probable sanción hoy en ambas Cámaras del Presupuesto y su ley fiscal, salvo algún volantazo de último momento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *