16 de noviembre de 2014 10:18 AM
Imprimir

El Gobierno impulsa la autarquía del Senasa con más presupuesto

Se financiará, además, con un porcentaje de las exportaciones que certifique y con una tasa aeroportuaria.

Si bien le quedan sólo 13 meses de gestión, el actual Gobierno nacional buscará hasta diciembre de 2014 reforzar su impronta en materia agropecuaria. Las últimas huellas que intenta dejar se reflejan en dos proyectos para modificar el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

 

Si bien ambas iniciativas ya fueron presentados por el Ministerio de Agricultura ninguna llegó todavía al Congreso. Aún están en la Secretaría Legal y Técnica, de la Presidencia de la Nación, donde se revisan sus cuestiones formales.

 

El proyecto del Senasa tiene su autoría en el propio organismo sanitario. Su contenido, distribuido en 22 artículos, tiene como aspectos más sustanciales la autarquía y un mayor presupuesto.

 

Actualmente, el Senasa es un organismo estatal descentralizado que desarrolla sus actividades dentro de la órbita del Ministerio de Agricultura de la Nación. Su financiamiento proviene de lo percibido por la prestación de servicios (tasas y aranceles) y de la asignación de un porcentaje del valor CIF de las importaciones que abonan los tributos aduaneros. Para el presente ejercicio, su presupuesto fue de 1.840 millones de pesos.

 

Respecto a la futura autosuficiencia económica que se busca otorgarle, el proyecto oficial es claro. Precisa que el Senasa actuará como organismo autárquico y dotado de personería jurídica propia, en el ámbito del derecho público y privado, manteniendo sus relaciones con la cartera agropecuaria.

 

La ley de autarquía financiera del Senasa es un viejo anhelo perseguido no sólo por los funcionarios del ente, sino también por sus empleados, que además exigen las mismas condiciones laborales que otras reparticiones autárquicas como, por ejemplo, el Inta.

 

 

Fuentes financieras

El proyecto, al que tuvo acceso La Voz del Campo , identifica cuatro formas de financiamiento para que el Senasa cumpla con sus objetivos.

La primera, ya contemplada en la actualidad, es una asignación equivalente al 0,15 por ciento del valor total CIF de las importaciones. Estos fondos, percibidos por la Dirección General de Aduanas, deberán ser depositados en forma directa a cuenta del Senasa.

También prevé como fuente de recaudación a una nueva contribución que gravará con 0,5 por ciento a los productos, subproductos y derivados que se exporten y requieran de la certificación del organismo. Este aporte deberá ser depositado diariamente por la Aduana en las cuentas del Senasa.

El aporte más novedoso que recibirá el ente será el generado por una tasa aeroportuaria. Percibirá el equivalente a dos dólares por cada pasajero que se embarque por vía aérea en cualquier horario con destino al exterior. Las compañías aéreas serán agentes de retención en forma gratuita del monto de la tasa.

La cuarta herramienta de fondeo la conformarán los fondos provenientes de las multas y sanciones que aplique el organismo; de convenios o acuerdos con instituciones nacionales o internacionales; del cobro de tasas, derechos, aranceles y contribuciones que como contraprestación de sus servicios o actividades ejecute. Además de los aportes del Tesoro Nacional.

 

Escalafón

Los últimos meses no fueron buenos para las finanzas del Senasa. El Gobierno le había suspendido el envío de fondos, lo que había generado la reacción del gremio (Asociación de Trabajadores del Estado).

 

En sintonía con un pedido sindical, la futura ley habilita al Senasa a contratar personal para la atención de tareas vinculadas con la fiscalización que no puedan ser atendidas con trabajadores de planta. Este personal que se incorpore será equiparado, a los efectos de su remuneración, al régimen de carreras del personal efectivo del Senasa, hasta que se mantenga su contratación o puedan habilitarse designaciones en planta permanente.

 

El proyecto también incorpora al Senasa dentro de la estructura del Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología, conformado por organismos nacionales que realizan actividades científicas y tecnológicas. Este estatus equipara al personal del ente sanitario que realice actividades técnico-científicos de investigación y desarrollo con el Conicet, el Inta, Inti, Comisión Nacional de Energía Atómica y el Instituto Nacional del Agua, entre otros.

 

Responsabilidades

Respecto al funcionamiento del organismo, el proyecto declara de interés nacional la sanidad de los animales y los vegetales, así como la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades y de las plagas que afecten la producción.

En materia sanitaria prevé responsabilidades para terceros. Toda productor o empresa vinculada a la producción, obtención o industrialización de productos, subproductos y derivados de origen silvo-agropecuario y de pesca deberá velar y responder por la sanidad, inocuidad, higiene y calidad de su confusión, de conformidad a la normativa vigente o que se establezca en el futuro.

 

1.840 millones de pesos

El presupuesto para el funcionamiento del Senasa durante el presente año fue de 1.840 millones de pesos. Sus 4.380 empleados generan una erogación en gasto de personal de 1.187 millones de pesos.

 

U$S 2 por pasajero

Como nueva fuente de financiamiento para el Senasa, el proyecto prevé el cobro de dos dólares por cada pasajero que viaje al exterior en avión. Las aerolíneas actuarán como agentes de retención.

 

 

Proyecto

Interés nacional. El proyecto oficial declara de interés nacional la sanidad de los animales y los vegetales, como así también al prevención, el control y la erradicación de las enfermedades (artículo 1).

Autarquía. El Senasa actuará como organismo autárquico y dotado de personería jurídica propia, en el ámbito del derecho público y privado (artículo 5).

Financiamiento. La asignación equivalente al 0,15 por ciento del valor total CIF de las importaciones; una contribución de 0,5 por ciento sobre las exportaciones que el Senasa certifique; una tasa aeroportuaria de dos dólares por persona; los fondos provenientes de multas, y de las tasas de servicios (artículo 13).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *