16 de noviembre de 2014 14:53 PM
Imprimir

Ganados y carnes : Oferta alta y demanda más débil

Si bien el costo de alimentación está hoy bajo, con el gordo a 19 pesos por kilo y la invernada a 23, los números para reponer no cierran. El altísimo sobreprecio que muestra hoy la invernada en relación con el gordo tenderá a disminuir en los próximos meses.

Atrasado unos 40 días con respecto a años anteriores, se está presentando el pico de oferta de los feedlots . Marcada por la presencia visible de muchos lotes provenientes del engorde a corral, que faltos de terminación revelan que muchos animales no llegaron a recuperarse plenamente del stress derivado del desastre climático del último invierno. El feedlot se va vaciando y se va incubando el próximo episodio de escasez estacional de enero-marzo.

Los corrales han tenido una relación de precios gordo/grano/invernada particularmente favorable durante gran parte del año, pero esa ganancia potencial resultó muy erosionada, primero por el barro y los temporales, y luego, por la caída del gordo y por la reciente suba de la invernada.

Si bien el costo de alimentación está hoy bajo, con el gordo a 19 pesos por kilo y la invernada a 23 pesos por kilo, los números no cierran; los corrales que reponen, lo hacen a cuenta de la suba de precios del gordo que se descuenta se dará en el primer trimestre del año próximo.

Todo indica que de acá a fin del año próximo, el mercado ganadero seguirá siendo sostenido casi exclusivamente por la demanda doméstica, que hoy representa el 92 por ciento del total de la producción.

El “acuerdo” entre Gobierno y los frigoríficos exportadores, que limitaría los volúmenes a exportar, el atraso en el tipo de cambio, las retenciones y la fuerte escasez estructural de novillos pesados son factores negativos; todo indica que seguirán vigentes hasta que no se produzca un cambio de Gobierno y un cambio de política ganadera.

 

 

La invernada, firme

Si bien algo ha cedido, el valor del ternero sigue mostrando un alto sobreprecio en relación al novillo gordo.

Con una oferta extremadamente reducida por razones estacionales es casi impensable hoy poder ofrecer un lote de terneros de cierto volumen, los precios más altos los pagan los invernadores “pastoriles”, que tienen mucho pasto y siempre en esta época del año, con pocas operaciones, son protagonistas del mercado.

El año se ha presentado bien climáticamente en gran parte de la antigua “zona de invernada”: sur de Córdoba, provincia de La Pampa, y oeste de Buenos Aires.

Los sobreprecios que pagan de más los invernadores pastoriles “se abonan con pasto”, el cual casi no tiene costo de oportunidad.

Son también los invernadores los que compran todos los años a término en esta época, porque venden el novillo gordo y no quieren quedarse con los pesos, pero esta temporada casi no han podido concretar operaciones.

 

 

El dato :   Tendencia

Los criadores no quieren vender, por temor a una fuerte suba del mercado, a una aceleración de la inflación o a una devaluación, o a las tres cosas juntas. Se ha llegado a ofertar 22-23 pesos por kilo vivo por el macho (80 por ciento pago ahora) y sin embargo no se encuentran vendedores.

 

Sobreprecios

La mayoría de los consignatarios cree que este altísimo sobreprecio de la invernada en relación al gordo tenderá a disminuir en los próximos meses, a medida que se acerque la zafra. “Pensamos en una recuperación del precio del novillo para febrero-marzo del orden del 20 por ciento y una relación invernada/gordo de entre el 20 y 25 por ciento para la próxima zafra. Habrá menos terneros que en la zafra anterior, por la seca del verano y por las recientes inundaciones, pero no muchos menos”, sostienen los consignatarios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *