16 de noviembre de 2014 14:49 PM
Imprimir

Amplio rechazo a la “cláusula Monsanto”

Dos exportadores la incluyeron en sus contratos de compra venta de soja. El texto indica que productores o acopiadores asumen el descuento que podrían hacerle en caso de detectar la tecnología desarrollada por terceros. El corretaje y los acopios, así como la Bolsa de Comercio de Rosario, se negaron a utilizarla

Dos de los principales exportadores de granos encendieron la mecha y explotó el debate sobre el cobro de regalías a cosecha. La ya bautizada “cláusula Monsanto”, porque responde al interés de la multinacional de implementar un sistema de cobro automático en la venta del granos, mereció el inmediato repudio de acopiadores y corredores, además de la confirmación de la Bolsa de Comercio de Rosario de no incluirla en su sistema de compra venta electrónico.

La cláusula empezó a ser exigida por Toepfer Argentina y Compañía Argentina de Granos, mientras desde la filial local de Monsanto están trabajando en el marco de acuerdos individuales “para sumar más firmas a la lista con el propósito de asegurar la cobrabilidad del canon correspondiente al evento Intacta RR2 Pro”, según publicó esta semana el portal especializado valorsoja.com .

 

 

Qué dice

El texto incorporado a los contratos dice: “El productor/acopiador reconoce y acepta que el grano de soja que entrega, vende o consigna descripto en el presente documento podría contener tecnología patentada por terceros, cuyo uso por el productor/acopiador origina el pago de regalías a favor del propietario de la tecnología patentada conforme los términos de uso de la misma establecida por el titular de la tecnología patentada, motivo por el cual acepta que el grano que entrega, vende o consigna sea analizado a fin de identificar la presencia de tecnologías patentadas por terceros y, en caso de detectarse la misma, de corresponder, se le descuente el importe de la regalía correspondiente y/o el pago sustituto, el cual será especificado en forma periódica por el propietario de la tecnología. Dicho importe será descontado por cuenta y orden del propietario de la misma o de quien este designe”. Actualmente, el canon estipulado por Monsanto es de u$s15 por tonelada de grano.

En caso de controversia por del resultado del análisis orientado a detectar el evento, la cláusula indica que el problema deberá ser resuelto “por la Cámara Arbitral de Cereales de la jurisdicción donde haya sido registrado el contrato de compraventa” y que “la ejecución del laudo arbitral dictado se efectuará ante los Tribunales Ordinarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con expresa renuncia a cualquier otro fuero o jurisdicción que pudiera corresponderles”.

 

 

No firmar

Una vez conocida esta práctica, inmediatamente salieron al cruce desde la Federación de Centros de Acopiadores de Cereales. “Constituiría una peligrosa y aberrante práctica de utilizar las transacciones de granos y sus documentos como mecanismo para compensar deudas que pudieran existir con terceros. Esta circunstancia quebrantaría las reglas, usos y costumbres en el comercio de granos, introduciendo incertidumbre económica e inseguridad jurídica para las transacciones entre las partes”, indicaron en un comunicado a los socios.

El presidente de la entidad, Fernando Adolfo Rivara, recomienda “no aceptar modificación o cláusula alguna” y advierte que “en caso de prosperar la metodología que se pretende imponer a los acopiadores, esta Federación impulsará las acciones y denuncias que correspondieren”.

“Las firmas dueñas de los eventos tienen el derecho de cobrar por los avances tecnológicos y son lo suficientemente importantes y eficientes como para desarrollar sus mecanismos de cobranza sin entorpecer las transacciones y relaciones comerciales entre las partes”, concluye el comunicado.

 

 

Rosarinos en contra

Por su parte, el Centro de Corredores y la Sociedad Gremial de Acopiadores de Rosario también rechazaron la incorporación de la polémica cláusula en los contratos de compra venta de soja de la próxima campaña. Por lo tanto, al no haber acuerdo entre los operadores, ya que también lo rechazan los productores, la Bolsa de Comercio de Rosario decidió no incorporar la cláusula fija en todos los contratos de Confirma, el sistema de firma digital que se usan en todas las operaciones granarias.

“Rechazamos la cláusula. Al corredor no le compete aparecer como intermediario, avalando el sistema, y quien sabe si -en caso de incumplimiento del vendedor- haciendo frente a ese pago”, le dijo al sitio rosarino Puntobiz el presidente del Centro de Corredores de Rosario, Carlos Dallaglio. Por su parte, el gerente de la gremial de Acopiadores, Guillermo Llovera, manifestó: “es una práctica aberrante utilizar las transacciones de granos y sus documentos como mecanismo para cobrar las regalías, pago que nosotros apoyamos pero que, sostenemos, debe concretarse fuera de este ámbito porque así genera incertidumbre económica e inseguridad para las transacciones entre las partes”.

Y hasta que no haya acuerdo entre las partes, la Bolsa de Rosario no incorporará esa cláusula fija en todos los contratos de Confirma, “que sin embargo, puede ser incorporada como cláusula adicional si las partes están de acuerdo”, según declaró su director ejecutivo, Mario Acoroni.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *