17 de noviembre de 2014 18:22 PM
Imprimir

Para Uruguay el único camino es vender trigo a Brasil

CompartiremailFacebookTwitterPara Foderé el único camino que le queda a nuestro país es lograr venderle trigo a Brasil. Uruguay no produjo trigo homogéneo y por ello es difícil que se pueda competir en otros mercados que además tienen precios más bajos. La soja presenta una situación diferente. Ignacio Foderé manifestó que las recientes lluvias de finales […]

Para Foderé el único camino que le queda a nuestro país es lograr venderle trigo a Brasil. Uruguay no produjo trigo homogéneo y por ello es difícil que se pueda competir en otros mercados que además tienen precios más bajos. La soja presenta una situación diferente.

Ignacio Foderé manifestó que las recientes lluvias de finales de octubre y comienzo de noviembre, golpearon al sector agrícola y que las precipitaciones de mayor envergadura alcanzaron los 150 a 300 milímetros acumulados en cuatro días, según la localidad. “Eso golpeó y en algunos casos apuró los trigos” y en otros “lavó” produciendo la aparición de fusarium, dijo.

Foderé es director comercial y financiero de Fadisol, una empresa dedicada desde 1979 a la comercialización de cereales y oleaginosos, semillas hibridas, variedades, forrajeras, servicios agricolas y financieros.

El director de Fadisol señaló que la empresa está recibiendo en estos días los primeros lotes del norte del país afectados por el exceso hídrico, tratándose por éste motivo de “trigos livianos” que lógicamente tendrán tendencia de “destino forrajero”.

Sin embargo apuntó que es temprano para “avizorar como va venir la zafra” porque falta la mayoría del trigo que, con las últimas lluvias, “se apuraron” y es necesario observar cómo avanzan.

DEPENDE DEL AGUA.

Si la situación climática se mantiene, el impacto de las lluvias dependerá de su cantidad. Pocos milímetros provocarían la maduración temprana del grano y que en menor tiempo estén prontos para cosechar. En el caso de que se trate de muchos milímetros, puede mover la germinación brotando el grano y perder la calidad de trigo panadero. Hasta el momento esto último no se ha visto, aunque Foderé aclaró que de igual manera “no va a ser un año excelente en materia de calidad”.

MENOS KILOS.

Para la presente campaña se estima que se cosechen menos kilos de trigo, producto de la menor área plantada -entre 300 y 500 hectáreas- y el escaso rendimiento que tendrán.

Según Foderé el rendimiento de la campaña pasada fue “excelente” y superó la utilidad habitual, por ello no considera bueno comparar. A pesar de ello, Uruguay mantiene un importante volumen de stock, ronda las 500 mil toneladas, que no se comercializó en la zafra pasada.

El único camino que le queda a nuestro país es lograr venderle trigo a Brasil, dijo el empresario. Uruguay no produjo trigo homogéneo y por ello es difícil que se pueda competir en otros mercados que además tienen precios más bajos.

Descartó que el único factor de la negativa a comercializar sea el bajo valor, sino que se ve acompañado del riesgo sanitario y la calidad del mismo, que sólo se sabrá cuando termine la cosecha. Los mercados demandantes actualmente no ofrecen un precio que entusiasme y al mismo tiempo tienen exigencias de calidad difíciles de obtener en éste momento.

Para que el negocio cierre, explicó, manejan un rendimiento en diferencia del entorno a los 3 mil kilos con un precio de U$S 240.

LA SITUACIÓN DE LA SOJA ES “TOTALMENTE DISTINTA”.

En tanto, la situación de la soja es “totalmente distinta” dijo. Explicó que la única dificultad actual es en nivel de mercados, pero que la situación de siembra “viene bien”. Previo a las lluvias abundantes se había sembrado un 15 o 20% de la soja de primera, “lo cual es muy bueno” apuntó.

ÁREA ESTIMADA.

Se cree que el área estará en el rango de 1,3 o 1,5 millón de hectáreas. Explicó que están todas las condiciones dadas, los insumos y semillas, por ende sólo queda esperar “si todos los productores pueden sembrar”.

A pesar de los valores actuales de la Bolsa de Chicago, en nuestro país se cerraron negocios que difieren al valor otorgado por la bolsa norteamericana. Señaló que muchos negocios se acordaron previamente con primas, lo que establece un descuento sobre Chicago y se fija. De esa forma, si los valores suben o bajan demasiado, se establece un tope, quedando solo para acordar un precio final entre las partes. Según cálculos de Fadisol, el 20 % de la cosecha a futuro ya está vendida.

Para finalizar Foderé realizó el ejercicio de calcular que contexto rendimiento/valor se tendría que dar para que el negocio cierre. Sin renta y con maquinaria propia, en un nivel de precios US$ 3,60/3,70, debería rendir 2.400 kilos. Y con renta se acerca a 2.800 kilos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *