18 de noviembre de 2014 02:35 AM
Imprimir

Quejas porque le sacan el cuero

Empresarios marroquineros y del calzado pidieron a la Secretaría de Comercio la aplicación de la Ley de Abastecimiento para asegurarse la provisión en cantidad y precio del cuero que luego manufacturan.

Se quejan de que las curtiembres, que forman parte de un grupo reducido de empresas en un mercado oligopólico, exportan el cuero y desatienden el mercado interno. “Necesitamos la materia prima para garantizar los puestos de trabajo”, plantearon desde la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero (CIMA). Fuentes oficiales explicaron a este diario que se evalúa tomar alguna medida, pero que “no es la intención aplicar la Ley de Abastecimiento, porque es un recurso de última instancia”.

De la faena total, que este año se estima en 13 millones de cabezas, el mercado interno del cuero demanda dos millones. Esa relación no se cumple en la actualidad, por eso en el sector se quejan de que falta cuero. En el Gobierno advierten que en las últimas semanas el abastecimiento mejoró un poco, pero a un costo muy alto, porque las curtiembres lo venden a un precio superior al de exportación. El sector de las curtiembres está muy concentrado. Apenas seis firmas (Sadesa, Fonseca, Arlei, Toredo, CBR y La Hispano) explican el 80 por ciento de las exportaciones. “Se pierde un recurso natural valioso en manos de competidores extranjeros y nos quedamos sin la oportunidad de agregar valor y generar empleo”, explica la CIMA en una carta enviada al secretario Augusto Costa. Agrega que en el sector se perdió, desde 2012, el 30 por ciento de los empleos y tilda de “fracaso” al Plan Industrial 2020, “que no ha cumplido con los objetivos de empleo y reducción de la primarización del sector”.

El sector presenta cierta complejidad a la hora de aplicar una política regulatoria. Es que cualquier medida que trabe las exportaciones y deprima el precio interno impacta en la baja en los ingresos de los frigoríficos, para los cuales el cuero representa una parte relevante de sus ventas. La respuesta de esos actores es subir el precio de la media res, con el lógico impacto sobre las carnicerías y el bolsillo de los consumidores.

Como la industria marroquinera y del calzado utiliza solamente entre un 5 y un 10 por ciento del cuero que se produce, la Secretaría de Comercio, para evitar ese efecto no deseado sobre el precio de la carne, buscó en el último tiempo que los frigoríficos aseguren la venta de una parte de los cueros a precios más bajos y que, con esa lógica, también se manejen las curtiembres. Para el Gobierno, ese acuerdo funcionó a medias. Para los marroquineros, no funcionó. Lo cierto es que en el último tiempo la situación se agravó y el precio del cuero creció incluso por encima del de exportación, lo que de algún modo equivale a un desabastecimiento.

Por eso Daniel Donikian, presidente de la CIMA, afirmó que “hay cuero en la Argentina, pero no para la industria nacional”. “Las curtiembres argumentan la baja de faena para explicar la situación, pero en lo que va de 2014 aumentaron las exportaciones de cuero sin manufacturar”, dicen los marroquineros. El sector recibió de parte del Ministerio de Trabajo los subsidios Repro, para no despedir personal.

En Comercio están analizando los precios informados por las curtiembres y la industria. Convocarán a una reunión en estos días para que el precio interno no supere al de exportación. No descartan aplicar alguna medida más general, como la suba del arancel externo o de las retenciones a las exportaciones. Pero en la medida en que haya posibilidad de diálogo, no aplicarán la Ley de Abastecimiento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *