19 de noviembre de 2014 18:33 PM
Imprimir

La ganadería uruguaya, en su mejor nivel histórico

A diferencia de la República Argentina, Uruguay no persigue a su agro. No lo castiga. Lo deja hacer y crecer.

EMILIO J. CÁRDENAS – Exembajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

No lo ordeña. Ni lo mortifica -obstinada y permanentemente- desde el resentimiento y la incomprensión.

Por esto, no sorprende que el sector rural del feliz país vecino, el que hoy tiene el mejor nivel de vida y prosperidad de toda la región, esté lleno de dinamismo y de buenas noticias. Y exportando intensamente, como nunca hasta ahora en su historia. Aprovechando -entre otras cosas- los clientes y mercados que fueran desaprensivamente abandonados por la Argentina.

Los orientales, ésta es la gran noticia, hoy cuentan con el stock bovino más alto de su historia. Con casi doce millones de cabezas. Exactamente: 11.960.605.

Desde el 2013 al 2014 los bovinos crecieron, en el país vecino, un saludable 3,68%. Casi medio millón de cabezas más que el año anterior. No es poco.

Incluyendo un aumento significativo del stock de vacas de cría. Notable. Porque supone naturalmente una producción de terneros que también será la más alta de la historia. Como fábrica de terneros y novillos, esto es de carne para consumir en casa y exportar al exterior, el agro uruguayo alcanzará previsiblemente cifras récord.

Aprovechará así las oportunidades que aparezcan, más allá de las que surgen como consecuencia natural del devastador ataque estatal al sector rural argentino.

Y la gente en el Uruguay no se queja del precio de la carne, que consume con similar intensidad que los argentinos, demostrando así que se puede exportar y -simultáneamente- consumir como ha ocurrido siempre en la propia casa, con precios razonables. La “mesa” de los uruguayos no ha sido perjudicada. En cambio, sus bolsillos y su crecimiento han mejorado. Así de claro.

Cabe recordar que no hay un pueblo más parecido al nuestro, en hábitos y costumbres, que el oriental. Que, por lo demás, está camino a reelegir a sus autoridades, conforme con ellas.

Se puede, queda visto, crecer sin odios. Y sin fomentar los enfrentamientos internos por razones populistas. Lo que demuestra que es provechoso dejar de lado los resentimientos. Y que -además- es posible trabajar exitosamente, todos juntos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *