20 de noviembre de 2014 01:34 AM
Imprimir

La cofradía Acelga ahora presiona a Macri por el negocio de los “food trucks”

Los chefs que hacen negocios con el gobierno porteño ahora empujan una ley para vender comida en la calle en restaurantes móviles.

La cofradía Acelga, que como explicó LPO nuclea a decenas de chefs que tienen vínculos comerciales con el gobierno porteño, ahora presiona a Mauricio Macri para que habilite el negocio de los “food trucks” en la vía pública.

 

Este medio reveló la semana pasada la oscura cofradía de cocineros famosos que reciben subsidios del gobierno de Mauricio Macri para viajar, hacer negocios y comer.

 

Como explicó LPO, los prestigiosos cocineros enfadados con sus colegas que no los dejan entrar en el circuito de subsidios del gobierno porteño, definen a la cofradía como la “Corpo Masticar”, en alusión a la “Feria Masticar”, que ya se realizó tres veces en el predio “El Dorrego” de Zapiola 50.

 

En esas ferias, auspiciadas por el gobierno porteño para “fidelizar los votos gastronómicos”, participaron cocineros de excelencia como Germán Martitegui -dueño del exclusivo Tegui y conductor del reality Masterchef- y famosos como Narda Lepes, que definió al evento como “Una fiesta que es a la vez cool y popular”.

 

En ese sentido, la última Masticar, realizada el mes pasado, habría dejado una ganancia de 20 millones de pesos entre venta de entradas, platos y bebida. Pero el beneficiado no es el gobierno porteño sino A.C.E.L.G.A, la Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina. 

 

 

Presión

 Pero la última Masticar sirvió además para exhibir a los “food trucks”, que el diario La Nación definió como el “nuevo nicho de los chefs”. Se trata de camiones que son restaurantes ambulantes y se pueden ver en las calles de metrópolis como Nueva York o Roma.

 

En la Ciudad, los food trucks se utilizan en fiestas, eventos particulares y ferias como la de Masticar. Pero están prohibidos para la vía pública por la ley nº 1166, que regula la venta de alimentos en la vía pública y sólo permite la venta de golosinas y sándwiches envasados en origen.

 

Uno de los mayores impulsores de la instalación de los camiones es el hijo de la chef Dolli Irigoyen, Ernesto Lanusse, dueño del food truck “Nómade Comida Rica” y titular de la Asociación Argentina de Food Trucks (Aaft).

 

Lanusse, que participa de la Masticar, es uno de los chefs de la cofradía Acelga que está presionando a Macri para que la Legislatura modifique la ley nº 1166 y habiliten el uso de los food trucks en la vía pública.

 

Por el momento, Macri no está convencido de avanzar con esa modificación, aunque algunos legisladores y funcionarios de su gobierno que están detrás de la Masticar también iniciaron la rosca para que la ley salga y así aprovechar el boom de los camiones que se sigue expandiendo en Europa y Estados Unidos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *