20 de noviembre de 2014 07:04 AM
Imprimir

Georgia Tech ofrece apoyo al MAG para mejorar control de productos agrícolas de exportación

Costa Rica debe implementar sistemas de información para rastrear el proceso de producción, y en caso de que se presente un problema, saber con certeza dónde se originó. Regulaciones en Estados Unidos exigen mayor vigilancia, desde la plantación hasta el supermercado

La Fundación Georgia Tech Costa Rica le ofreció recientemente, al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), su apoyo para que el país implemente una metodología que permita mejorar la trazabilidad o el rastreo de los productos agrícolas frescos de exportación que tienen como destino Estados Unidos.

La Ley de modernización de la inocuidad de alimentos de ese país, impone a grandes rasgos, controles más estrictos sobre los productos que ingresan, con la intención de proteger a los consumidores locales de enfermedades y riesgos transmitidos por los alimentos.

Parte de las regulaciones impuestas se dirigen hacia los controles de trazabilidad de la información en los productos frescos (frutas y vegetales), la cual debe asegurarse a lo largo de toda la cadena de suministro, desde la primera fase de producción en el país de origen hasta la colocación del producto en las góndolas de las tiendas minoristas estadounidenses.

Costa Rica, al ser una economía con una amplia base exportadora de productos agrícolas hacia los Estados Unidos (su principal socio comercial) debe ver estas regulaciones como una exigencia de primer orden, ya que su cumplimiento determinará en gran medida la continuidad de las exportaciones de sus productos frescos hacia ese país.

Emmanuel Hess, Director de la Fundación señaló, “ofrecimos a las autoridades nuestro apoyo para el mejoramiento de capacidades de las pymes y la formulación de una política nacional sobre rastreabilidad de los productos. Georgia Tech puede participar aportándole al país su conocimiento para contribuir no sólo a que las cadenas logísticas de estos productos de exportación cumplan con los requisitos de inocuidad y trazabilidad, sino incluso para que la competitividad del sector se eleve, con resultados concretos, traducidos en tiempos de exportación más cortos, así como costos logísticos de transporte y distribución menores”.

Proceso de exportación de yuca debe mejorar.

Costa Rica es el cuarto exportador de yuca a nivel mundial, según datos de Procomer, hasta setiembre de este año las exportaciones de este producto fueron de 65.907.010 toneladas y representaban $50 millones. La producción se concentra en la Zona Norte del país, con más de 2 mil pequeños productores, que comercializan a través de otras empresas.

Georgia Tech analizó la cadena de exportación de este producto para varias empresas exportadoras locales y determinó que existen una serie de debilidades, entre ellas:

Si bien es posible rastrear la procedencia y el destino del producto un paso atrás y un paso adelante, la velocidad con la que se puede reconstruir ese flujo es muy baja. Adicionalmente no toda la información deseable requerida para caracterizar el procesamiento aplicado al producto se puede obtener, lo cual reduce a su mínima expresión la calidad de la información trazable: de dónde proviene y hacia dónde va.
​Se usan números de lote extremadamente sencillos que emplean sólo la fecha y el productor, esto sugiere que la información no es vista en el entorno costarricense como un apoyo a la gestión de inocuidad.
​A pesar de las prácticas implementadas por prevenir plagas y nutrir las plantas, en muchos casos se carece de información que respalde la ejecución de las mismas. En términos de la regulación de la FDA esta situación representa una importante necesidad por atender, ya que en caso de detectar algún problema, es imposible conocer los productos y procesos aplicados en el campo a las plantaciones de yuca.
​​La pobre infraestructura portuaria del país tiene un impacto directo en la competitividad de las empresas. El vínculo entre ambos se pudo reconocer al comprobar que en una buena parte del tiempo (alrededor de 3 días) el producto final permanece detenido sin moverse en la cadena, a la espera de la salida del barco. Estas esperas serían mucho menores si existiera una mayor oferta de itinerarios marítimos hacia EEUU. La pobre infraestructura ocasiona tiempos de exportación mayores, reduciendo por tanto la frescura con que el producto llega al consumidor final.

Para la Fundación Georgia Tech, el país debe aprovechar la infraestructura existente actualmente en la Ventanilla Única para manejar toda la trazabilidad o el rastreo de las exportaciones de productos frescos en forma integrada, electrónica y a nivel nacional.

“Esta recomendación se basa en el hecho de que actualmente existe un sistema de ventanilla que captura una buena parte de los datos sobre trazabilidad que deben proveer ya sea los exportadores o las agencias de aduanas en cada trámite de exportación que se solicita. Integrar esa información en la plataforma actual implicaría grandes ahorros y la posibilidad de generar buena parte de la información puesto que el sistema ya existe”, señaló Hess.
El representante de la Fundación concluyó, “el rastreo de la información no debe verse como un fin en sí mismo, sino que responde a un propósito más importante, que es garantizarle al consumidor final la calidad del producto que lleva a su mesa”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *