21 de noviembre de 2014 12:23 PM
Imprimir

En Uruguay la intención de ampliar el uso de escáner en la faena continúa vigente

La instalación de más escáneres para la tipificación electrónica de la res durante el proceso de faena, apuntando a mejorar la calidad de carne, no está descartada. El INAC espera un informe técnico sobre los equipos desarrollados en Uruguay.

El vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella, confirmó que la idea de instalar más escáneres para la tipificación electrónica de las carcasas durante el proceso de faena, “sigue firme” y explicó que se está a la espera de “un informe técnico” sobre los equipos que un grupo de expertos uruguayos está desarrollando.

 

En Uruguay, desde hace unos años, dos plantas exportadoras ya tienen instalados escáneres que tipifican electrónicamente la carcasa en el puesto 3 del sistema de “cajas negras”, es decir previo al sistema de prolijeado de la media res —conocido como dressing—, pero esos equipos fueron importados desde Alemania y tienen un costo alto. Los costos y básicamente los problemas que pueden generarse cuando hay que mantenerlos y se debe acudir a la empresa proveedora, están limitando un mayor crecimiento en el uso de esa herramienta.

 

En paralelo, un grupo de expertos uruguayos sigue trabajando en el desarrollo de un escáner similar y sobre esos equipos es que se espera un informe técnico.

 

La tipificación electrónica de la media res en la faena busca eliminar la desconfianza de los productores en la industria frigorífica y evitar discusiones sobre los rendimientos de los ganados que se industrializan.

 

En Irlanda, el sistema de escáner electrónicos es obligatorio en la industria frigorífica y hace unos años, una delegación de industriales y productores, los vio funcionando en plantas irlandesas, generándose una gran expectativa. Tiempo después, frigorífico BPU (propiedad del empresario inglés Terence Johnson) los instaló en Uruguay.

 

El uso de la tipificación electrónica a través de los escáneres, “me permitió tener una mejor relación con el productor y mejorar el tipo de producto, apostando a la calidad y avanzando siempre hacia el producto final”, dijo a El País Jorge González, director de Solís Meat, una de las dos plantas que tienen los escáneres electrónicos alemanes ya instalados y en pleno funcionamiento. “Es un sistema objetivo de tipificación y a través de ellos se hace un pago objetivo”, destacó.

  

En otras plantas hay otros proyectos en desarrollos que involucran a los equipos creados por expertos locales

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *