21 de noviembre de 2014 18:25 PM
Imprimir

Soja sin renta y con mayor producción

La campaña 14-15 de soja nos va a traer la paradoja, de que a pesar de tener márgenes negativos, en todos los países productores de Sudamérica su producción, clima mediante, va a aumentar. No sucede lo mismo con el maíz que su precio sí afecta el área a implantar sobre todo en Argentina y Brasil.
Recién comenzada la siembra de soja en Sudamérica, se espera que dicha región tenga un incremento en la producción de soja a pesar que los márgenes esperados son negativos sobre campo arrendado en todas las áreas analizadas. Este es un comportamiento difícil de explicar pero buscaremos simplificar el análisis. 
 
 
 
Brasil sabe lo que se siente
 
 
 
Brasil cerró una campaña 13-14 con rendimientos y producciones por arriba de lo esperado y con precios superiores al presupuesto en el caso de la soja. Recordemos que el grueso de la cosecha entra en el primer trimestre del año y se encuentra vendida en casi su totalidad. Para maíz la situación en producción fue similar pero en este caso al tener mayor proporción de maíz de Safriña o de segunda cuya cosecha tiene al mes de julio como mes de referencia se encontró con la baja internacional de precios en plena safra y con poca venta por parte del productor. Sacando a los productores que pudieron cobrar el subsidio que otorga el gobierno brasilero llamado Pepro, de unos 25 u$s/t. por ejemplo para Mato Grosso, el resto de los productores tuvo quebranto.
 
 
 
Precio dolor de soja en Brasil.
 
Fuente: Globaltecnos sobre la base de Conab.
 
 
 
La nueva campaña comienza con la paradoja de que a pesar que los márgenes brutos son negativos, sobre todo en las zonas más alejadas de los puertos el área en dicho país según datos oficiales podría crecer hasta en un millón de has. En el gráfico se puede ver los precios de dolor(precios que tendría que tener la soja para pagar los costos)para 8 zonas diferentes de Brasil.
 
 
 
Precio dolor de maíz en Brasil.
 
 
Fuente: Globaltecnos sobre la base de Conab, IMEA, BOVESPA.
 
 
 
El área de soja en Brasil crece básicamente por la incorporación de tierras que se hace año a año y que no se detiene por un año de baja renta, este es un proceso que necesita más de un mal año para modificarse. También hay que recordar que el productor de soja de Brasil viene de tener la mejor cosecha de su historia y el excedente se vuelca en esta nueva campaña donde los insumos fueron comprados antes de la baja de precios. Se suele decir que el productor siembra más con el bolsillo que por márgenes futuros.También crece por hectáreas que vienen de maíz, cultivo que va a decrecer según Conab en hasta un 5 % con una caída muy grande en Paraná, uno de sus estados principales, entre un 15-20%. La caída de área de maíz se da principalmente por la nula rentabilidad que muestra este cultivo en todas las zonas analizadas. 
 
 
 
Las apuestas son a obtener excelentes rendimientos y que el tipo de cambio se devalúe para recuperar competitividad. Recordemos que en Brasil la inflación está cerca del 6 % con lo que cualquier mejora en el tipo de cambio es beneficiosa para los sectores exportadores.
 
 
 
Uruguay, sin charco de por medio
 
 
 
El caso de Uruguay es similar al resto de los países de Sudamérica, la baja en los precios internacionales sumado a la suba de costos hace que el negocio de soja sobre campos arrendados sea inviable en todas las zonas analizadas, como puede observarse en el gráfico.
 
 
Precio dolor de soja en Uruguay.
Fuente: Globaltecnos sobre fuentes privadas.
 
Al igual que Brasil, se apuesta a una muy buena producción,más devaluación del peso uruguayo y así poder atenuar un poco la perdida esperada para la próxima campaña.
 
 
 
Según fuentes privadas, se espera que en la campaña 14-15 se mantenga el área destinada a la oleaginosa. Sin embargo, a raíz de la ley de suelos, podría haber algunos cambios de área por rotación.
 
 
 
Argentina, país sojero
 
 
Nuestro país también va a crecer o por lo menos a mantener área con respecto al año pasado a pesar de los márgenes negativos que se esperan para la próxima campaña. Crecerá por el lado de hectáreas de maíz que pasan a soja; la caída del área de maíz según nuestras evaluaciones podría llegar al 20% de lo sembrado el año pasado no registrándose ninguna zona de Argentina que muestre renta sobre campo alquilado, como se puede observar en el gráfico.
 
 
Precio dolor de soja en Argentina.
Fuente: Globaltecnos sobre fuentes privadas.
 
 
También la soja va a perder hectáreas por áreas anegadas, campos que vuelven a la ganadería y zonas como el NOA, donde cae con respecto a cultivos no tradicionales. También es una incógnita que va a pasar con la gran cantidad de campos que están sin arrendar, muy enmalezados y que podrían quedar sin sembrar. 
 
 
 
A pesar de lo negativo de los márgenes este año, como se puede observar en el gráfico, la soja sigue siendo el cultivo con menores costos directos y de mejor comercialización ya que las exportaciones, a diferencia de trigo y maíz, están siempre abiertas permitiendo que los precios copien a los precios internacionales.
 
 
 
Las claves de la próxima campaña serán, por un lado obtener rendimientos por arriba de la media, que con años Niño se puede lograr. Mientras que por otro lado, será optimizar la estrategia financiera, esto es devaluación contra tasa de endeudamiento y por último pero no menos importante, obviamente será estar atentos por si el mercado da una oportunidad de precios mejores. Por segundo año consecutivo el partido se define en el escritorio, más que en el campo.
 
 
Precio dolor de maíz en Argentina.
 
 
Fuente: Globaltecnos sobre fuentes privadas.
 
 
 
Conclusiones finales 
Con un mercado internacional que ha mostrado una baja de precios, llevando los mismos a los valores de 4 años atrás, y con una campaña ya jugada desde la compra de insumos y el pago de alquileres,muestran un quebranto importante frente a un sistema impositivo que castiga a la producción sobre todo en Argentina. Salvo un cambio muy drástico de los escenarios futuros, el productor sudamericano, la cadena agroalimentaria y los Estados de los diferentes países, tendrán que adaptarse a esta pérdida histórica.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *