21 de noviembre de 2014 16:31 PM
Imprimir

El campo habla . . . . .

CompartiremailFacebookTwitter… que nuevas y copiosas lluvias volvieron a signar la semana agropecuaria que, además, tuvo cantidad de encuentros específicos y no tanto, pero en todos los cuales “el campo” fue tema de conversación. Desde la charla del economista Ricardo Arriazu en el encuentro de Consenso Republicano en el Hotel Castelar, hasta el Congreso sobre Políticas […]
… que nuevas y copiosas lluvias volvieron a signar la semana agropecuaria que, además, tuvo cantidad de encuentros específicos y no tanto, pero en todos los cuales “el campo” fue tema de conversación.
Desde la charla del economista Ricardo Arriazu en el encuentro de Consenso Republicano en el Hotel Castelar, hasta el Congreso sobre Políticas de Comercio Agrícola del CARI en la Bolsa de Cereales, pasando por el Club del Progreso, donde el periodista Juan Bautista “Tata” Yofre, presentó su último libro. Mucho más, naturalmente, en reuniones como la ya tradicional entrega de premios a la Excelencia Agropecuaria que se hizo en el restorán central del predio palermitano de la Rural, o en el cóctel del Mercado a Término de Buenos Aires con la Bolsa de Cereales, lugares todos donde se pulsa la creciente preocupación de todos los eslabones de la cadena productiva que ven agudizarse los problemas, sin mayores expectativas de cambios, ni en temas operativos que deberían ser de rápida resolución.
De hecho, en los centros de comercio granario sigue la preocupación por el efecto negativo de la última resolución que llevó a la participación de la CNV (Comisión Nacional de Valores) en estas plazas, lo que provocó la abrupta caída de negocios (algunos hablan de hasta un 50% en el arranque) por el alejamiento de muchos operadores. Las críticas se centran, especialmente, en el controvertido Art. 20, pero ahora se deberá esperar la corrección por ley y eso, seguramente, va a ser lento a pesar del daño que causa, y que se suma a los menores precios internacionales de los granos, y a la caída de volumen que se está registrando en la mayoría de los cultivos, a pesar de la insistencia de Agricultura en “pintar” números muy superiores a los reales.

 
 

… que también la “propuesta” oficial sobre cambios en el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), creado y sustentado por el sector privado, y que ahora sería “nacionalizado”, también genera malestar pues se entiende que seguiría el mismo derrotero que el Renatre (Registro Nacional de Trabajadores Rurales), intervenido, y manejado ahora por el Gobierno, a pesar de su estructura -y aportes- privada. Naturalmente, todos creen que luego del cambio de Gobierno se podrán recuperar estos entes vía correcciones en el Congreso, aunque habrá algunos daños irreversibles que tienen “nombre y apellido”.

Por ejemplo, respecto del Instituto, en el Minagri todos se hacen los distraídos, y culpan del tema al jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich, aunque otros informados sostienen que el camporista secretario de Coordinación Política Institucional, Javier Leonel Rodríguez “se los llevó a todos puestos”, e impulsó el avance sobre la entidad de productores y frigoríficos. Parece que tampoco están demasiado contentos los productores aviares, que serían incorporados al nuevo ente cuasi “oficial” para lo cual deberán desembolsar como aporte alrededor de $ 40 millones/año. Otra preocupación que se suma por estos días son los aumentos de costos.
Entre éstos, el tema del combustible no es menor, ya que aunque el petróleo en el mundo casi toca sus “pisos” de precio por barril, localmente no sólo no retrocede, sino que en algunas zonas del interior el combustible cuesta $ 2 / $ 3 más caro por litro que en las grandes ciudades.
Eso, sin embargo, parece que no va a favorecer a los jaqueados productores de combustibles vegetales, ya que al etanol el Gobierno le fijó un precio excesivamente bajo, más barato aún que el gasoil importado que está desgravado y, a pesar de eso, se sigue importando, aunque aquí sobre el aceite (materia prima para el biocombustible). ¡Incomprensible! Para colmo los “bio” ahora fueron desenganchados de los precios de los combustibles fósiles…

 
 
… que el jaque a la galardonada láctea La Salamandra es tal vez uno de los casos más emblemáticos para demostrar la situación del sector agroindustrial de la Argentina. “Si una de las mejores fábricas de dulce de leche está así, qué se puede esperar del resto”, reconocía días atrás un industrial acerca de la empresa modelo que fue fundada por el ex Banco central Javier González Fraga, quien a pesar de haberla vendido, sigue ligado, al punto de no abandonar la lucha por su salvataje, como se escuchó durante la entrega de premios a la excelencia, en la Rural, donde esta vez “el oro” se lo llevó Parque Papas, justamente productores del tubérculo, en Otamendi. También la cabaña porcina Pacuca, de Blaquier, recibió el máximo galardón en su rubro.
Allí también se escuchó que el titular de la SRA, Luis Miguel Etchevehere, recibió una muy buena noticia días atrás, ya que el juez a cargo habría archivado la causa familiar en la que estaba involucrado. Menos contento se lo escuchó al ganador como Mejor Agricultor, Alberto Marchioni, ahora fuerte productor -y exportador- de maíz pisingallo sobre “serias dificultades” especialmente para el trigo y el maíz en esta campaña 2014/15, y pronosticó una menor cosecha general, tras lo cual consideró que a los productores “se les cobran impuestos a las pérdidas…”. Contundente el hombre…
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *