22 de noviembre de 2014 11:29 AM
Imprimir

Producción ovina: preparando los padres para el servicio

CompartiremailFacebookTwitterPara producir carne ovina es importante tener buenos índices de señalada apuntando  a señalar de que cada 100 vientres, por lo menos 95 corderos entre machos y hembras.Estas cifras aseguran tener más corderos para la venta y las hembras para la reposición anual, así como disponer de una oferta de carne ovina en cantidad y […]

Para producir carne ovina es importante tener buenos índices de señalada apuntando  a señalar de que cada 100 vientres, por lo menos 95 corderos entre machos y hembras.Estas cifras aseguran tener más corderos para la venta y las hembras para la reposición anual, así como disponer de una oferta de carne ovina en cantidad y calidad, con diferentes categorías y  más extendida durante el año. La reposición anual de hembras, permite mantener la cantidad de vientres o aumentar la cantidad si se quiere crecer.

 

¿Cómo mejorar sustancialmente la cantidad de corderos logrados?

  1. Reduciendo el porcentaje de ovejas que fallan
  1. Aumentando el porcentaje de mellizos.
  1. Reduciendo la mortalidad de corderos, después del parto hasta señalada

Se pueden considerar cinco las etapas muy importantes en el ciclo anual de una majada de cría:

1) Entre destete y servicio siguiente.

2) Servicio y primeras etapas de gestación.

3) Etapa intermedia de gestación 45-60 días antes de parición.

4) Final de gestación y parto.

5) Lactancia y destete.

 

Entre el destete y el servicio siguiente

En esta hoja se profundizará en esta etapa. En entregas posteriores se consideraran las siguientes etapas.

Lo primero a tener en cuenta en este período, es la recuperación del vientre y el cuidado de los machos para el próximo servicio. Tener los machos en condiciones asegura que cubrir todos los vientres en servicio, reducir el porcentaje de carneros, mantener los buenos reproductores activos más años y menos gastos en compra. Es importante tener en cuenta que se deben revisar a fondo los carneros por lo menos sesenta días antes de la fecha que pensamos hacer el servicio, esto permite que si hay algún problema que pueda estar limitando, especialmente su fertilidad, se puedan tomar medidas con tiempo para corregir el problema. En general, los problemas que afectan a los machos provocando su disminución de fertilidad, si son corregidos a tiempo, se pueden recuperar. Sería conveniente en ese momento, sesenta días antes de la fecha de servicio, que un profesional veterinario haga una evaluación de los carneros, tanto de su fertilidad como de otros aspectos que puedan limitar su capacidad de trabajo.

 

Elementos a tener en cuenta para ser más eficiente en el uso de los carneros

Épocas del año: Los ovinos son considerados de “día corto” porque su fertilidad aumenta al acortarse las horas luz,  tanto en el macho como en la hembra  El macho,a diferencia de la hembra, puede trabajar durante todo año, aunque no en todas las épocas mantiene su fertilidad óptima. Primavera y principios de verano (días más largos), es menos fértil.  A partir de los meses de otoño, marzo- junio, mejora su calidad de semen asegurando más posibilidad de preñar ovejas en un celo.

Temperatura: La temperatura  puede afectar la fertilidad en dos niveles:

La temperatura normal del cuerpo es de 40º C y a nivel testicular 36-37ºC.  Cuando se  eleva la temperatura corporal (fiebre) se afecta la fertilidad, especialmente por aumento de la temperatura a más de 38º C a nivel de testículos.

Las bicheras, infecciones por lastimaduras y  enfermedades podales, especialmente Pietín, pueden aumentar la temperatura corporal. El Pietin también trae, entre otros, problemas de movilidad y capacidad de monta en el macho.

Es importante que el carnero tenga lugares con sombra en el potrero y los movimientos hacerlos en la mañana temprano o en la tardecita, para evitar el stress calórico. En épocas de mucho calor es recomendable largar el macho con las ovejas en la tardecita y retirarlo a las ocho de la mañana, pudiendo mantener los carneros en un lugar con acceso a sombra, alguna comida y especialmente agua fresca.

Se debe tener en cuenta la cantidad de lana que tiene el carnero en el momento del servicio, porque puede estar afectando la temperatura corporal. La lana con un largo de mecha de 3 a 4 cm contribuye a aislar el calor actuando de protección por altas temperaturas. Si se pone el carnero en servicio recién esquilado, no tiene ninguna protección del calor solar y aumentará su temperatura corporal. Desde el punto de vista práctico, se recomienda esquilar el macho  por lo menos 60 días antes de empezar el servicio.

Nutrición:

Niveles bajos: los carneros que no están en buen estado por falta de comida (flacos), van a tener un semen de mala calidad y falta de libido (dificultad para detectar la hembra en celo).

Niveles muy altos:  aquellos animales muy gordos, especialmente los que están siendo alimentados en galpón, por el tipo de comida elevan temporariamente la temperatura corporal, con los problemas de fertilidad que se dijo anteriormente. Una buena práctica es que el carnero baje de peso un tiempo antes de salir del galpón. Los carneros deben estar en buen estado lo que quiere decir no muy gordos.

Vitamina A: disponiendo de forrajes verdes, no se produce falta de esta vitamina. En situaciones de sequía prolongada, con falta de forrajes verdes, se afecta la fertilidad por falta de esta vitamina. Esta situación se puede corregir, con buenos fardos de alfalfa o inyectando Vitamina A.

Sanidad:

Brucelosis: es una enfermedad infecciosa que afecta los testículos y el epidídimo de los machos, especialmente en los más viejos. Se contagia a través de la hembra o monta entre machos. En caso de tener la enfermedad, es importante mantener los carneros jóvenes separados de los más viejos.

Un primer diagnóstico de esta enfermedad se hace con la revisación de testículos.  El síntoma más claro es el aumento de tamaño del testículo o inflamación el epidídimo (epididimitis).

La forma más segura es el análisis de laboratorio a través de muestras de sangre.

Lo ideal en estos casos es consultar con el Veterinario para ver de qué manera ir corrigiendo el problema, ya que es una enfermedad difícil de erradicar.

 

Recomendaciones prácticas

  • Mantener los carneros en buen estado sanitario y nutricional durante todo el año: recortar pezuñas, desparasitar, evitar exceso de gordura.
  • Evitar usar carneros viejos.  Fertilidad muy disminuida
  • Tratar de incorporar carneros libres de brucelosis, en caso de tener la enfermedad mantener separados los carneros adultos de los jóvenes.
  • Revisar a fondo los carneros sesenta días antes de empezar el servicio. En caso de esterilidad temporaria se está a tiempo de corregir.
  • Refugar carneros que puedan tener su fertilidad disminuida:  problemas de patas o testiculares, entre otros.
  • Elegir una época de servicio que eviten los riesgos de menor fertilidad por temperaturas:  largo del día o nutrición
  • No esquilar sobre el servicio, hacerlo por lo menos sesenta días antes
  • Tener lugares con sombra, agua suficiente y algo de forraje verde.
  • En lo posible hacer la revisación de los carneros con un profesional veterinario

Referencias:

SUL (1998)- Fertilidad de los carneros. Apuntes de Lanares y Lana

SUL (2000)- Una propuesta para mejorar los procreos ovinos.

 

Ing Agr. Ramón Gambetta

gambetta.ramon@inta.gob.ar

INTA Concepción del Uruguay

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *