22 de noviembre de 2014 12:52 PM
Imprimir

DANIEL URCÍA: “EXPORTAR CARNE DE FEEDLOT ES UN NEGOCIO PARA POCOS”

Luego de que la Unión Europea (UE) aceptó la propuesta argentina para importar carne proveniente de vacunos terminados en feedlot, de calidad superior conocida como “Cuota 481”, algunos dirigentes empresariales pusieron sus reparos.

Uno de ellos fue Daniel Urcía, vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra) y director Ejecutivo de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne (AFIC) quien, en diálogo con Comercio y Justicia, aseguró que el negocio “será para unos pocos”.
Si bien consideró que todas las acciones tendientes a lograr la apertura de mercado “hay que seguir haciéndolas, por más que el mercado interno condicione el juego, todo indica que esto en algún momento va a cambiar, o por cambios en la política o porque cambia la realidad respecto del consumo creciente de otros tipos de cortes”.

El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, había resaltado, luego de conocerce la aceptación de la UE, que “la Cuota Feed-Lot representa un incentivo importante y concreto, con nuevas oportunidades de producción, empleo, agregado de valor y diversificación de las exportaciones para el sector ganadero y la industria frigorífica nacional, manteniendo y ratificando así la calidad de la carne argentina en los mercados mundiales más exigentes”.

Sin embargo, Urcía puso sus reparos al explicar que “es un negocio para pocos, menos aún que los que exportan cuota Hilton”. Explicó que “hay que llevar a cabo una inversión especial para hacer recría, ya que en Argentina esto no se está dando”. En tal sentido, mencionó que los animales de la Cuota 481 son engordados por al menos 100 días en corrales con raciones nutricionales que garanticen la calidad del producto.

Según la reglamentación, los cortes deben proceder de novillos de menos de 30 meses que, en los 100 días previos a la faena, como mínimo, hayan sido únicamente alimentados con raciones constituidas por no menos de 62% de concentrados o coproductos.

“Estos animales no se están haciendo, no sólo por una cuestión de consumo (en Argentina se prefieren los cortes de ternera), sino por cuestiones que tienen que ver con el contexto macroeconómico, con que se exporta sólo 5% de lo que se produce, con la falta de previsibilidad, entre otras”, dijo.

“Producir este animal es más costoso. Son más días de cría, más alimento y mayor el riesgo. Si la diferencia de valor lo justifica, es negocio. Pero si no se tiene la certeza de poder exportar, el negocio empieza a ser incierto”, explicó Urcía. “Tiene que sortear una serie de situaciones que hacen que en principio, el negocio sea para unos pocos”, explicó. “En primer término, es para los que ya están en el negocio de la exportación. Luego, aquellos que pueden enfrentar bajas o quitas en los precios que reciben debido a incumplimientos que tienen que ver con los tiempos de exportación. Claramente no es para alguien que lo quiera hacer solo. Es una alternativa más en el abanico disponible, pero para nada es la solución de la ganadería”, señaló.
En ese sentido, dijo que “la solución de la ganadería argentina pasa por resolver los problemas internos, por eliminar las restricciones para facilitar el negocio, por dar certidumbre, previsibilidad, todas cuestiones internas”.

“Como será que 2014 va a cerrar con una baja de uno por ciento en la cantidad de producción, en comparación con el año anterior”, indicó. “Muy distinto sería si hubiera un plan por parte del Gobierno que indicara cuánto se pretende exportar al año, que se van a otorgar equis cantidad de permisos de exportación por mes, y quiénes podrían acceder a esos permisos. Eso daría espacio a que las empresas pensaran y se organizaran con su negocio. Pero nada de eso ocurre hoy”, sostuvo.
Asimismo, y tras el cierre de algunos frigoríficos ocurridos este año, Urcía mencionó que otro escollo a sortear para poder hacer Cuota 481 será “conseguir ganado. Pero allí volvemos a lo mismo, eso tiene que ver con problemas internos de la ganadería”, dijo.

Finalmente, remarcó que “la posición dominante en este nuevo negocio la tienen -por así decirlo- los importadores, y la realidad indica que los importadores van a preferir cerrar negocios con aquellos que saben que van a poder cumplir con la entrega”.

Sin arancel. La Cuota 481 consiste en un cupo de 48.200 toneladas de carne de calidad superior que ingresa al mercado europeo con un arancel cero, mientras cualquier corte ingresa con un arancel de 40%, y los cortes de alta calidad Hilton, con uno de 20%. Así, Argentina se suma al grupo selecto de países reconocidos por la UE como aptos: Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Uruguay.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *