22 de noviembre de 2014 21:34 PM
Imprimir

Uruguay : “Los rendimientos promedios en cultivos de invierno son mediocres”, dijo Edgardo Nasta

Los rendimientos promedios en cultivos de invierno que están siendo cosechados son mediocres”, dijo a El Telegrafo el ingeniero agrónomo Edgardo Nasta.

“Nuestras estimaciones establecen que no vamos a tener promedialmente una cosecha que supere los 2.500 kilos, tanto en trigo como cebada”, señaló.
El integrante del Departamento Técnico de Copagran Paysandú explicó que “quizás los rendimientos sean un poco mejor en trigos”, pero aclaró que “hay casos puntuales de zonas que han tenido menos problemas hídricos, y ahí los rendimientos son buenos”.
Sostuvo que en la zona “hubieron problemas de implantación, con muchas denuncias por resiembras, y cultivos que quedaron con implantaciones mediocres”. No obstante, los problemas que se aprecian actualmente “se deben a zonas que recibieron bastante agua en el mes de setiembre, y algo más de agua en octubre”.
Precisamente sobre octubre, Nasta dijo que “si se mira en términos generales, no fue tanto problema el exceso hídrico salvo en algunas zonas puntuales. Por su parte, setiembre fue el mes que afectó más a la totalidad de los cultivos”.
Para el profesional, lo que más afectó en estos últimos días fueron “las altas temperaturas de fines del mes de octubre, acortando en muchos casos el normal desarrollo del cultivo y el período de llenado del grano”.
Explicó que la cosecha “arrancó fuerte hace poco más de diez días, sobrepasándose hoy más de la mitad del área de cebada”, aunque aclaró que en trigo “no está tan avanzado”.
Subrayó que han sido “excepcionales” las condiciones de trilla, “con humedades relativamente bajas y cosechándose sin problemas serios de humedad en los granos”.
Acotó que “la baja humedad con que se cosecha evita costos adicionales al manejo del grano”. Indicó que los rendimientos tanto en cebada como trigo, “tienen la particularidad en la zona de la alta variabilidad que tenemos de los rendimientos”.
Sobre los rendimientos, Nasta manifestó que “hay algunos que oscilan de 400 a 500 kilos, que son muy puntuales y seguramente se dejen trillar, hasta 4.500 y 4.700 kilos que se puede percibir”.
Agregó casos de cebada que oscilaron “entre 3.500 y 3.800 kilos, con algún caso en particular del nuevo trigo Génesis 687 que estará disponible en el mercado para la próxima zafra y que nos viene dando gratas sorpresas. Tanto en lo que fue la multiplicación del año pasado como los rendimientos que se están logrando este año”.

SUELOS
La variabilidad de resultados para el técnico de Copagran “tiene que ver con el tipo de suelos y con el manejo que se realiza de estos”. Explicó que “esta variabilidad, si bien primariamente responde a tema climático, se ve notoriamente una diferencia en aquellos cultivos sembrados con buena aptitud agrícola, frente a suelos que son marginales desde el punto de vista agrícola y que se han incluido en los últimos años alentados por los precios de la soja, básicamente”.
“Ese tipo de suelos este año está sufriendo muchísimo y los rendimientos son malos”, expresó Nasta, agregando que “se marca este año en particular, el manejo que el productor ha hecho durante los años anteriores de los suelos”.
Aquellos campos “bien manejados, con rotaciones y con un cuidado que prioriza el manejo –no se hace agricultura continua sino que es en un esquema más de rotaciones, acompañado de ganadería o con inclusión de cultivos como sorgos que aportan materia orgánica al suelo–, ahí la diferencia también es notoria”, dijo.

OTRAS ZONAS
En otras zonas del país, como ser el corazón agrícola del departamento de Soriano, los rendimientos han sido considerados por los técnicos como muy malos, de 2.000 a 3.000 kilos de trigo por hectárea, a lo que se suman problemas de peso hectolítrico.
Desde la Unión Rural de Flores, en donde se sembraron alrededor de 18.000 hectáreas, se informó que ya cosecharon un tercio del área de trigo y los rindes oscilan mayoritariamente entre 2.000 y 2.500 kilos por hectárea, con chacras por debajo de los 2.000 kilos, pero a la vez otras de 3.500 kilos y algo más, aunque eso es excepcional.
Se ha mencionado como problema principal lo acontecido con el peso hectolítrico: Trigo con uno menor a 73 se lo considera forrajero, habiéndose cosechado trigos por encima y por debajo de ese rango.En zonas del departamento de Colonia se han obtenido rindes en trigo de 3.500 kilos a 4.000 kilos por hectáreas; considerados buenos, pero por debajo de lo esperado.
Poseen una calidad algo más baja que lo aceptado por la industria, pero son trigos comercializables y mucho mejores a los del norte del país.
En el caso de la cebada, se han dado rendimientos en la zona de Colonia de 3.000 kilos por hectárea, con algunas con problemas de calidad, con granos pequeños, y otras buenas.

VERANO
Respecto a la zafra de verano, Nasta indicó que la siembra “se viene desarrollando muy bien en la zona. Va bastante más avanzada que el año anterior, con implantaciones de buenas a muy buenas”. Sostuvo que “recién en estos días empezaron a notarse algunas necesidades de resiembra en casos puntuales en zonas donde las precipitaciones del miércoles 12 de noviembre superaron los 100 milímetros en un par de horas”, pero “no es general”.
La baja humedad relativa ambiente, que favorece a la trilla de invierno, “comenzó a perjudicar algunos suelos que se secaron muy rápidamente”.
En algunos casos el acortamiento de ciclos “está determinando que se adelante la siembra de sojas de segunda, pero en términos generales, será una siembra de segunda normal”, manifestó el técnico de Copagran.
En cuanto a lo que ocurre en otras zonas del país, el área de soja de primera prevista prácticamente ya ha sido sembrada. Incluso en donde se cosechó trigo, se inició ya la siembra de sojas de segunda.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *