22 de noviembre de 2014 22:25 PM
Imprimir

La Campaña que se viene, inflación, recesión y devaluación

En una campaña agrícola donde los números son más importantes que nunca, tres analistas de renombre analizaron el tema desde diferentes ópticas, para ayudar a tomar las mejores decisiones en un momento caliente.

La Sociedad Rural de Santa Fe albergó un importante evento de capacitación ligado a la estrategia a adoptar para los productores de la zona. “La Campaña de los Números” fue un intento de la entidad ruralista y Agroeventos de poner a disposición de las empresas agropecuarias la opinión de los analistas más destacados en materia de mercados, estrategia agrícola y escenario global.

En primer término, el Licenciado en Comercialización Ricardo Passero trazó un análisis y las perspectivas de los mercados granarios, analizando en detalle el impacto de la situación internacional en los mercados locales. Marcó que estamos ante un escenario distinto, tanto para el maíz, el trigo y la soja. “Estamos ante la campaña de soja más grande de la historia, y esto tiene sus repercusiones. El USDA no hace pronósticos, hace estimaciones. Y según el último informe, tendremos una campaña de soja similar a la del año pasado, y además estamos ante la mejor relación stock- consumo de toda la historia”. Pero se está revirtiendo la tendencia. “Hay una mayor demanda de harina y de poroto de China a través de mayores compras para asegurarse abastecimiento de mercadería”, sostuvo Passero.

También manifestó que si bien el mercado tiene mucho más volatilidad, los pisos son más altos: “soy optimista a nivel de precios de soja para el primer cuatrimestre de 2015, un mercado que mostrará firmeza”. También analizó que todavía hay 18.3 millones de toneladas de soja en manos de los productores, mientras Brasil sigue retrasado en la siembra de la oleaginosa, “y esto también puede influir en la siembra del maíz”. Respecto del malogrado cereal, aconsejó no tomar decisiones apresuradas, “quedan 3 millones 200 mil toneladas en el mercado y si se concreta la previsión de habilitación de ROES, esto le daría más dinámica”.

Respecto del trigo, presagió un efecto “puerta 12”, al anunciar que “si no se autorizan 6 millones de toneladas, no habrá mercado de trigo en la Argentina”.

En cuanto al clima, anticipó pocas lluvias para Argentina, aunque muchas para Brasil y Paraguay. Finalmente, fue claro en cuanto a las soluciones para el agro: “estas pasan por bajar las retenciones a la soja 10 puntos y una mejora en el tipo de cambio (del 30 por ciento), aunque asumió que difícilmente este gobierno tome alguna de las dos medidas.

 

Estrategia

Seguidamente, el Técnico en Producción Agropecuaria Rodrigo Bosch, gerente para el norte argentino de Nidera, hizo hincapié en la estrategia a adoptar por las empresas agropecuarias en este contexto. “¿Hacemos como el avestruz o como el halcón?”, preguntó, en referencia a esconder la cabeza o a tener una mirada con altura de lo que ocurre y actuar en consecuencia.

Para Bosch el modelo de agronegocio requiere cambios en lo agronómico y en lo económico, “los nuevos modelos requieren tener la cabeza más abierta que nunca”.

Remarcó que a nivel global el crecimiento poblacional y el crecimiento del mercado de mascotas asoman como hitos a tener en cuenta para el diseño de una política agropecuaria.

“Las empresas crecen a nivel horizontal y vertical, y en este aspecto se destacan la agricultura por ambientes y la transformación de la producción agregando valor. El ejemplo más conocido es la proteína de carne de cerdo o pollo, un negocio un poco más integrado. Es indispensable conocer nuestro rinde y nuestro costo de indiferencia”. Finalmente destacó los puntos a tener en cuenta: energía, estructura, gente capacitada, y dejar de ser productores para ser industriales y dejar de especular con los precios tomando posiciones a futuro. “Diseñar una nueva ingeniería contable” es el camino para lograrlo.

 

Lo que se viene

En el cierre, el prestigioso economista Tomás Bulat compartió con los presentes una jugosa charla informal pero cargada de información y análisis. Respecto de la última campaña del oficialismo, marcó la relevancia de los “agrodólares” en la caja del gobierno.

“Los indicadores regionales sin Argentina, Brasil y Venezuela muestran una tasa de crecimiento de América Latina superior a la media mundial. Por la caída de la cotización de la soja, la Argentina dejará de percibir 7.500 millones de dólares”, advirtió.

Comparado con lo que se espera para 2015 en comercio exterior (que va a ser un año malo), al 2014 habrá que considerarlo como “bueno”. El precio de la soja a U$S 310 en promedio en los últimos 10 años, está arriba de la media (los U$S 500 respondieron a la sequía norteamericana y difícilmente se vuelva a dar), y recomendó seguir el precio en yuanes.

Respecto de la inflación, remarcó que hasta el 2011 el fenómeno se daba por la demanda, pero desde 2011 se da por los costos, y hora ya es inercial. “O sea que si el año pasado los maestros pidieron 40 % y les dieron 30 la inflación fue del 40. Y este año será 50. 2015 vendrá con recesión, seguro. Argentina tiene la menor cantidad de gente ocupada en el sector privado (17 cada 100, contra los 32 de Chile). La inflación hace caer el salario real.

 

 

El dato

Retenciones

Según Bulat, la economía dejó de crecer desde 2011 por una menor recaudación fiscal, y por tener la mayor presión fiscal de América Latina. “Las retenciones son el 6,7 % del total de la recaudación, y las retenciones del agro sólo el 4%. Las retenciones al trigo equivalen a dos horas de trabajo de la Afip”, dijo.

 

 

¿Qué va a pasar?

  • Para Bulat el agro debe seguir adaptándose a los requerimientos de una mayor productividad. “Argentina necesitará más dólares y para ello necesita mayor producción, es decir más tecnología. A este año habrá que pasarlo, si tenés la posibilidad de sacar algún crédito para renovar maquinaria, hacelo”, le aconsejó a los productores. “Capacitación, tecnología y sacar las cosas que no sirven, porque el que se queda dormido y cree que esto no se recupera más, el año que viene verá como crecen los demás”. Anticipó mayor déficit fiscal y energético, “un problema estructural serio de la Argentina, además del retraso cambiario y pérdidas de reservas del Banco Central. Este gobierno va a devaluar, el tema es cuándo. Pero el problema de fondo no es este gobierno, sino de una sociedad que funciona con ciclos, se viene más recesión y más inflación. Va a pasar lo que pasa siempre”, cerró
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *