23 de noviembre de 2014 14:34 PM
Imprimir

Uruguay : “Existe un panorama alentador para el mercado agropecuario”

El Presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) consideró que el mundo seguirá requiriendo y pagando por la carne uruguaya y ello se deberá reflejar en el mercado local.

Aseguró que los productores se han adecuado a la sinergia entre agricultura y ganadería y que ello ha provocado una mejora en la gestión. Blanco instó a que se mantenga abierta la exportación de ganado en pie. Por otra parte dijo que desde la directiva que encabeza continuará buscando el ingreso de ACG a la Junta del INAC.

— ¿Cómo ve el momento del mercado?

— Estamos en un muy buen momento, con un mercado agropecuario, en crecimiento, muy fuerte y con muy buenos valores en el mundo para la carne. Las expectativas son buenas, con una industria que está sólida y buenos industriales, lo que va a ser positivo para los próximos años. Un panorama alentador.

— ¿Cree estable la coyuntura internacional?

— Quizás no lo sea en estos valores que se vienen recogiendo hoy por encima de US$ 4.000 la tonelada exportada, pero sí lo será en cuanto a demanda pues el mundo va a continuar creciendo y la población requiriendo de proteínas y allí nuestra fortaleza comercial. Pero aunque ajusten los valores, seguirán siendo buenos y eso empujará todo el negocio de la carne en el país.

— ¿Esta realidad se debería reflejar en el mercado interno?

 

 

— Es un tema de oferta y demanda. Los valores afuera son buenos, pero cuando muchas veces bajan, por un tema de poca oferta, acá no bajan. O sea que no es 100% reflejado y va a depender de la coyuntura del negocio en sí.

— Hace dos semanas viene subiendo la faena, con precios que se mantienen estables. ¿Cómo lo analiza?

— Es un equilibrio de mercado. Se logró el equilibrio en el cual la industria puede comprar los ganados a niveles altos de volumen y el productor vende. Están las cuadrillas cosher y eso ayuda al equilibrio. No sé hasta cuándo va a seguir. Sobre el final del año quizás comience a bajar algo la faena por un tema de volumen, las 50.000 reses semanales no es sostenible por el ganado pronto que hay.

— ¿Y en cuanto a valores qué expectativa tiene?

— Es muy difícil pronosticar, pero quizás podría haber una corrección por parte de la industria. Porque además los negocios que han trascendido en el exterior han sido con ajuste de valores. Y por tanto quizás podría traer aparejado una corrección, pero con niveles esperables.

— ¿Cómo ve el negocio desde el punto de vista de los productores?

— Cuando se dan esos bajones y trancazos por parte de la industria desaniman y dejan sin saber qué hacer. Pero cuidado, los valores del mercado son buenos y las perspectivas son muy positivas. O sea que no es algo grave y considero que son valores que no se daban anteriormente. El mercado está estable tanto para el gordo como para la reposición. Cuando el gordo logra un equilibrio que se mantiene, también la reposición tiende a estabilizarse en valores. Pero lo más importante es cuidar la cría.

— ¿Cree que se debe estimular al sector?

— Sin dudas. En Uruguay dependemos de la ganadería, o sea que es bueno un estímulo para que se logren más terneros y tengamos más mercados tanto en pie, como a la carne. Si se diera algún estímulo a la cría sería excelente, hay que ver cómo hacerlo.

— ¿Cómo proyecta al rubro ganadero en sinergia con agricultura?

— Los valores agrícolas ha hecho que la gente aprenda a convivir con ambos rubros, incluso con incremento de la cantidad de hacienda como lo reflejan las cifras de Dicose. Eso marca que el productor llegó al equilibrio entre la agricultura y la ganadería que es muy bueno que exista. Porque incluso la cultura agrícola ha provocado que se mejoren muchos campos y se logren niveles de producción que no se alcanzaban en Uruguay en engorde y cría. Se están logrando cifras de preñeces y de producción que no se daban. Sin dudas ha mejorado la gestión ganadera y es muy positivo. Ha cambiado el tipo de productor tradicional a uno más profesional y eficiente en la producción de carne.

— ¿Cómo ve el negocio de los corrales de engorde?

— Si los valores de los granos se mantienen como hoy, habrá un aumento de la cantidad de gente que suplemente a ración, no sé si con encierros, pero sí suplementación va a haber. La Cuota 481 es un sistema que hoy da con los números, o sea que se incrementará y será bueno. Ojalá haya muchos encierros porque eso también le da dinamismo a la producción, con gente que suplementa desde terneros para poder llegar a los kilos del encierro de Cuota 481.

— ¿Qué visión tiene de la exportación de ganado en pie?

— Sin dudas tiene que estar vigente y abierta. Somos un país 100% ganadero y cuanto más mercados se tenga para la ganadería será mejor. Siempre considerando que la industria nacional es la prioridad. Pero si tenemos exceso de producción, o la industria no logra absorber esos ganados y se empieza a trancar la operativa, tiene que estar presente la exportación para tener ese desahogo que es muy importante que exista. Tiene que estar abierta y sin ninguna traba.

— ¿Cómo ve el marco del Estado?

— Los impuestos y los costos para producir están elevados y no es buena cosa para el ánimo del sector.

— ¿Qué posición tiene de fijar precios de referencia?

— No funciona. Fijar un rango es muy difícil de hacer. El libre mercado debe continuar como hace muchos años. No es una buena idea empezar a regular el mercado de ningún tipo.

— ¿Cree que hay cadena de la carne?

— Si la hay, quizás no la que todos pretendemos que exista. A veces se corta entre productores e industria o entre mismos productores porque cada uno defiende su negocio lógicamente y tira un poco para su lado.

— ¿Cree que existe confianza en la cadena?

— Sin dudas. Sino ésta no existiría. Con altibajos, pero está presente.

— ¿Cómo ve la idea de poner cámaras en los frigoríficos?

— Quizás ahí se marca ese punto de desconfianza. Se intentó comercializar ganado en tercera balanza y no tuvo buen resultado pues no se concretaron negocios. Con toda la información que se está teniendo, una cámara no va a alterar los rendimientos ni el negocio.

— ¿Qué opina de INAC?

— Ha hecho una muy buena gestión por la carne uruguaya, se han buscado mercados y colocación.

— ¿Cree que la ACG debe estar en la mesa de INAC?

— Sin dudas, porque el Consignatario es parte de la cadena, la mayoría de los ganados del Uruguay se comercializan mediante un consignatario, tanto para la industria frigorífica, como para el campo. Creo que el consignatario está siempre en el medio de lo que es la comunicación productor/industria y muchas veces actúa como eslabón que le falta a la cadena para solucionar los temas con una visión diferente del mercado.

— ¿Piensa hacer alguna gestión al respecto?

— Por supuesto. Ninguna de las directivas que ha pasado ha dejado de hacerlo. Siempre debemos estar buscando que ACG esté en la Junta de INAC.

— ¿Cómo toma la directiva?

— Con mucha responsabilidad y compromiso. Finalizamos un año difícil y raro para la ACG, por la pérdida de Andrés Labat, un gran tipo y mejor colega que nos mostró que se puede competir de manera sana. Un tipo sano y que fue un golpe de aire fresco para la Asociación y para quienes tuvimos la oportunidad, y la suerte, de convivir con él. Y que además hizo todo lo que hizo en esta directiva que le tocó presidir, y la anterior, de manera desinteresada, dejando de atender sus cosas particulares y tiempo para estar con la familia para dedicarse a tareas que nos beneficiaban a todos, sin cálculos de beneficios propios ni particulares.

— ¿Cómo integra la directiva?

— Me acompañarán Alejandro Arralde como vice, Facundo Schauricht (de Zambrano & Cía), será el tesorero, Alejandro Zugarramurdi será secretario, Santiago Sánchez (Victorica & Asoc.) y Otto Fernández serán los vocales.

— ¿Qué otros puntos buscará en estos dos años?

— Nos hemos planteado continuar profundizando con la profesionalización de la actividad. Somos una fuente de información importante a la hora de tomar decisiones en un mercado cada vez más competitivo. Además masificar más la información.

— ¿A qué se refiere?

— A partir del mes de febrero vamos a estar sacando la revista Negocios Rurales, con la dirección periodística del Ing. Rafael Tardáguila, los terceros lunes de cada mes junto con el diario EL PAIS. Será algo muy positivo para el gremio pues nos posicionará en todo el país y ante toda la población.

— ¿Qué otros objetivos se plantean?

— Continuar con la política de descentralización. Las salidas son muy importantes pues la mayoría de los socios están en el interior.

— ¿Qué espera para estos dos años?

— Cada vez vamos a brindar más servicios, hoy no se trata solo de vender y comprar ganados, somos empresas de servicios brindando insumos y una fuente de información. Los consignatarios son una figura muy fuerte adentro de la cadena.

 

Perfil

Director de escritorio Blanco & Rodiño

De 33 años, está casado con Magdalena Díaz Cat, con la cual tienen cuatro hijos de 6, 4, 2 y el último naciendo en estas horas.

Desde siempre ha vivido en la vuelta del campo que define como “mi pasión más que la forma de vida”, que le transmitió su padre, Eduardo Blanco Ocáriz, fallecido hace 17 años.

Estudió en el Colegio “Monseñor Lasagna” de los Salesianos en Melo, y luego se recibió de rematador.

En 2003 ingresó a escritorio Boocking, luego estuvo Berrutti & Argenti y desde el 2010 fundó, junto con Guillermo Rodiño, la firma Blanco y Rodiño en Montevideo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *