24 de noviembre de 2014 11:58 AM
Imprimir

Las tendencias europeas en maquinaria vitivinícola

Si bien la mayor parte de los productos presentadas en la feria italiana Eima ya están en Chile -que es visto como un mercado maduro-, hay nuevas versiones que permiten optimizar costos y labores, aumentar la productividad y avanzar en sustentabilidad.

Paloma Díaz Abásolo, desde Boloña, Italia Mucho vino ha corrido desde que los campesinos pisaban las uvas en tinas de madera para producir el mosto hace unos cien años hasta el panorama actual, donde los procesos de cosecha y de vinificación tienden a ser cada vez más mecanizados.

La tendencia es global y responde a los desafíos que han significado la menor disponibilidad y mayor costo de la mano de obra, el desarrollo de nuevas tecnologías especializadas y, en algunos casos, la necesidad de manejar grandes extensiones de viñas con niveles de precisión más altos, especialmente en el área agronómica.

En Chile, estos cambios se han acentuado en los últimos 30 años, de la mano con el auge de la producción de vino y el fuerte incremento de sus exportaciones, que tanto por calidad como por el nivel de modernización de la industria son vistas como de clase mundial.

De hecho, casi la totalidad de las máquinas enfocadas a la viticultura presentes en los pabellones de la feria Exposición Internacional de Maquinaria Agrícola (Eima) de Boloña, en Italia -orientadas al trabajo en las viñas y no al posterior, ya en las bodegas-, son conocidas por los productores nacionales y están presentes en Chile, tanto para labores de cosecha y vendimia, como para podas y deshoje de las parras.

Las novedades europeas para el mercado local van por el lado de las mejoras en las maquinarias, que con actualizaciones, ajustes y nuevas versiones permiten seguir optimizando costos, precisar operaciones y obtener más información sobre la planta y las uvas. Además, en forma incipiente surge la preocupación por avanzar en la sustentabilidad de la industria, un tema cada vez más relevante para los consumidores.

Mayor precisión

La agricultura de precisión y la mayor digitalización de las máquinas constituyen una de las tendencias que cruza toda la feria italiana, y que no deja de lado a las viñas.

La deshojadora de la marca Tecnovit fue seleccionada entre las 15 máquinas más innovadoras de la exposición. Ella permite fijar en forma automática la posición e intensidad de los cortes, ya que cuenta con un sistema de sensores que detecta la presencia de racimos de uvas y modifica la trayectoria de la máquina para evitarlos.

Sus fabricantes destacan que esto permite que se realicen labores de deshoje en períodos más cercanos a la cosecha, lo que no es posible con las otras maquinarias para este trabajo que existen en el mercado. “También se puede modificar la intensidad de defoliación desde la cabina”, destacan.

Entre las vendimiadoras, en tanto, uno de los avances que muestran las principales compañías está en la selección y separación automática de los granos de uva con el resto del racimo, como hojas y escobajo.

Una de las más llamativas es la máquina Trainata 8090, de Volentieri-Pellenc, que es definida como “inteligente”, porque cuenta con una consola de comandos con la que el conductor puede regular en forma instantánea distintos parámetros, como la frecuencia de la cosecha, la amplitud y otros detalles, según las variedades de uva y su grado de maduración.

“Con ella es posible separar los granos del resto del racimo (como las hojas y escobajo) con un sistema de aspiración y de rodillos de selección”, explican en el stand de la compañía, resaltando que logra eliminar hasta el 95% de esos materiales.

Aunque no era lo que los especialistas del sector esperaban como estreno en la feria de Boloña, la empresa New Holland -una de las líderes en maquinarias para vendima en el mercado chileno- presentó la Braud 9000L, que se distingue por tener una mayor potencia que sus versiones anteriores y una reducción de 35% en el consumo de combustible.

Sus presentadores también destacan su versatilidad para adaptarse a distintos tipos de viñas, pensando especialmente en quienes prestan servicios, ya que son máquinas con un costo que parte en torno a los US$ 300 mil.

“El tiempo necesario para lavar la máquina se reduce 30% respecto de versiones anteriores y tiene una vida útil que, según las condiciones de trabajo, triplica a las otras”, detallan, añadiendo que también sus piezas tienen mayor duración y que permite vendimiar de noche debido a que tiene un sistema de seguimiento RTS (Row Tracking System), que ayuda al conductor a identificar fácilmente la hilera por la que debe seguir cosechando.

Aunque no fue presentada en la Eima, otra novedad que presenta New Holland en el mercado es el sistema Multiplex, orientado a entregar una medición en tiempo real de la calidad de las uvas de distintas variedades tintas, al momento de la cosecha.

Se trata de un dispositivo que utiliza sensores, desarrollado por la firma Force A -con la cual New Holland tiene un joint venture-, y que permite conocer la heterogeneidad de las uvas, midiendo el contenido de antocianos, que son los que le dan el color tinto. Con esa información, además, elabora un mapeo de la variabilidad de ese factor en las distintas áreas de una viña.
Aplicar lo justo

Una de las novedades que comienzan a ganar terreno en el mercado nacional es el sistema de pulverización de la empresa francesa Berthoud, que optimiza la aplicación de agroquímicos en las viñas, tanto en tiempo como en volumen de productos, que actualmente bordean los 800 litros por hectárea al año, un nivel muy superior a los que se registran en Europa.

Si bien no fue exhibida en Eima, en Chile están presentes a través de la empresa Sigdotek, ya trabajan con las viñas Requingoa y San Pedro con esta tecnología.

El product manager de grandes cuentas de Sigdotek, Leonardo Carrillo, explica que son pulverizadores que se instalan sobre las vendimiadoras, lo que permite optimizar las aplicaciones, ya que se pueden realizar sobre cuatro hileras al mismo tiempo, mientras que con lastradicionales se trabaja solo con una hilera a la vez.

“La oportunidad de la aplicación es mucho mayor y permite hacer más trabajos con las vendimiadoras, para optimizar la inversión, además de tener un efecto muy positivo en el medio ambiente, porque reducen los niveles de aplicaciones y, al mismo tiempo, aumentan su efectividad”, detalla.

En cuanto a resultados concretos, se disminuyen costos y aumentan la efectividad.

“De acuerdo con mediciones de nuestros clientes, con este sistema logran una efectividad de hasta 97%, mientras que anteriormente no superaban el 93%”, asegura Leonardo Carrillo.

Poda sustentable

Los avances en el área de podas van principalmente por la posibilidad de montar las máquinas en las vendimiadoras y así avanzar más rápido en esa labor, además de mantener en funcionamiento a esta última durante más meses del año, optimizando la inversión, pero según los especialistas chilenos que visitaron la feria Eima no hay grandes innovaciones respecto de lo que ya existe en el mercado nacional.

Lo que sí comienza a surgir, aunque con espacios muy incipientes dedicados al tema, es la posibilidad de generar energía con los desechos de las podas, que actualmente representan un problema para las viñas locales.

Peruzzo, una de las empresas presentes en el área de energías renovables en la exhibición italiana, exhibió una máquina que recoge los restos de podas y los tritura, generando astillas que pueden ser utilizadas como combustible para calderas -se usan en forma doméstica y en sistemas de calefacción comunitarios en Europa- o para plantas de compost.

Esta tecnología no es experimental, sino que ya se utiliza desde hace casi siete años en empresas como la italiana Agrícola Calronche, que tiene 14 hectáreas de viña, y que usa su sarmiento y el de otros predios cercanos para dar sustentabilidad a una casona de turismo rural, donde se reemplazó la calefacción a gas por el sistema de biomasa, que cubre alrededor de 2.000 metros cuadrados y aporta una solución eficiente y limpia para lo que en Chile, hasta ahora, en muchos casos es visto como un residuo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *