25 de noviembre de 2014 17:15 PM
Imprimir

Chile: normas estadounidenses afectan a los arándanos orgánicos

La industria chilena de arándanos ha sido capaz de superar los requisitos para algunas regiones frutícolas. Sin embargo, un importante productor dice que la consecuencia más dramática es el efecto negativo en la producción orgánica de arándanos.

En diciembre del año pasado, el Departamento Estadounidense de Agricultura (USDA) anunció que las exportaciones de arándanos de tres importantes regiones sudamericanas tendrían que ser fumigadas en origen, debido a detecciones de la polilla de la vid (Lobesia botrana).

En el evento de la semana pasada de la Asociación de Marketing Fruittrade para América Latina, un representante de la compañía internacional North Bay dijo que los nuevos requisitos para las plantaciones orgánicas están complicando a algunos productores.

“Para muchos productores, la producción orgánica es más costosa y menos productiva que la convencional y su rentabilidad ha ido bajando con los nuevos costos que estas medidas implican. Hoy tienen que trabajar con mayores costos y obtienen los mismos precios que la fruta convencional. Este es el peor aspecto de la Lobesia Botrana”, explicó Ruy Barbosa.

La mayor concentración de fruta orgánica está en las regiones de O’Higgins, del Maule y del Bío Bío, las que fueron afectadas por las medidas de fumigación. Los exportadores chilenos en estas áreas pueden aún enviar sus arándanos frescos a Europa y Asia sin necesidad de fumigación.

Mientras que el sector orgánico fresco está experimentando algunos desafíos, Barbosa dijo que el sector de los arándanos orgánicos procesados no tiene ningún problema y los productores están recibiendo más del doble del precio pagado por los arándanos procesados convencionales.

Un aspecto positivo de los requerimientos de fumigación del USDA es que ahora la fruta tarda menos tiempo para llegar a los Estados Unidos después de ser cosechada.

Anteriormente, las muestras debían tomarse en las bodegas y ser enviadas a evaluación, lo que podía tomar hasta tres días. Hoy en día, la fruta puede ser enviada inmediatamente después de la fumigación.

North Bay también exporta arándanos chilenos a Europa donde las reglas son más estrictas en comparación con Estados Unidos respecto de los niveles mínimos de residuos, lo que llevó a que la cadena de suministro y producción hayan alcanzado nuevos niveles de sofisticación y dinamismo.  Los arándanos chilenos también se envían a Asia a través del centro de distribución cerca del aeropuerto de St. Louis en Missouri.

Aunque las exportaciones de arándanos chilenos a Asia son relativamente bajas, Barbosa explica que uno de los puntos clave se centra en un aumento gradual de ese mercado: “Estamos dedicándole mucho trabajo a Asia, especialmente en China y Corea del Sur. En la empresa, tenemos a una persona encargada específicamente de ese mercado. Viaja cuatro veces al año durante un mes visitando a los clientes, buscando nuevos canales de distribución y conociendo mejor el mercado asiático”.

Estados Unidos siguen siendo el mercado más importante para los arándanos chilenos con un 95% de las ventas de fruta en los supermercados.  Con un 15% de crecimiento en el volumen de exportación para esta temporada, Barbosa dijo que se está poniendo mucha energía en la optimización de la calidad.  Las cadenas de venta de los arándanos chilenos incluyen a: Walmart, Kroger, Safeway y Supervalu.

“Vender un porcentaje tan alto en los supermercados significa que tenemos una gran responsabilidad con respecto a la calidad de la fruta enviada por los exportadores. Necesitamos ser cuidadosos con los precios de mercado; Chile está produciendo mucha fruta y está claro que hay mucha fruta, de calidad variable, que está siendo enviada a los Estados Unidos”, comenta Barbosa.

Por lo tanto, quien pueda lograr una excelente calidad de la fruta va a estar muy por encima de los demás productores.

North Bay Produce cuenta con una importante operación en Chile trabajando con 23 exportadores para cumplir con sus programas de Asia, Estados Unidos y Europa. Barbosa menciona que a veces es difícil de lograr la uniformidad de los arándanos debido al gran número de productores que produce y empaca su propia fruta, ya que esto significa que cada productor aplica sus propios criterios.

“Supuestamente todos operan bajo las mismas reglas con respecto a la calidad y el empaquetado con resultados más o menos similares, pero el hecho de que los cultivadores empaqueten su propia fruta significa que hay tantas calidades como productores son, lo que puede ser un problema, por lo tenemos que estar conscientes de esta situación y tener cuidado”, concluye Barbosa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *