25 de noviembre de 2014 17:22 PM
Imprimir

Hay que romper con la idea de que el ovino da trabajo

CompartiremailFacebookTwitterEl Ing. Javier Otero, gerente general del Sul, se refiere a la instancia compartida con los periodistas sobre el Compartimento Ovino Según Otero, la misión del Secretariado Uruguayo de la Lana (Sul) es promover el desarrollo del rubro, y el compartimento ovino es una forma de hacerlo. Se manifestó “contentísimo” y dijo que es un […]

El Ing. Javier Otero, gerente general del Sul, se refiere a la instancia compartida con los periodistas sobre el Compartimento Ovino

Según Otero, la misión del Secretariado Uruguayo de la Lana (Sul) es promover el desarrollo del rubro, y el compartimento ovino es una forma de hacerlo.

Se manifestó “contentísimo” y dijo que es un hecho fundamental para el Sul la creación del compartimento, “para nosotros es un hecho fundamental poder retribuir y poder hacer mejor nuestro trabajo” enfatizó.

Cuando se gestó el Sul, dijo Otero, la lana se vendía sin ninguna norma en bultos y mal preparada, tampoco existían normas, procedimientos y sistemas de comercialización. Todo ello llevaba a que el productor recibiera un mal producto y terminara siendo un obstáculo.

Por ello, con los años se desarrollaron las esquilas, grifas, venta de lana por descripción, micronaje, rendimiento, contenido vegetal o por color. Además, dijo que con los años comenzaron a manejar más y mejor información que los productores manejan.

Explicó que sin descuidar todo lo logrado, tienen que ocuparse en solucionar otras restricciones. Otro aspecto que pretenden es “romper con la idea de que el ovino da trabajo” y para ello siguen buscando progresos en ese tema, como los perros de guardia y fomentando a las habilidades expresadas en las Ovinpiadas.

Declaró que es verdad la progresiva escasez de habitantes en las zonas rurales, pero el sector necesita producir cada vez más. Por ese motivo, por medio de herramientas y capacitación, es que cada persona que trabaja tenga altos índices de productividad.

A nivel internacional, el rubro no atrae a grandes capitales. La lana es el 2 % del comercio mundial de fibras y la carne es minoritaria entre sus pares. Sin embargo, el Sul está interesado en el ovino porque “detrás de la oveja hay un gran entramado social, hay mucha gente que nosotros valoramos mucho y que está en el campo y es lo que le da arraigo” sentenció.

También se refirió a la ruptura de “chacras”, a nivel metafórico, porque el compartimento ovino es un logro de diversas instituciones público-privadas.

“Somos muy pocos” y “nadie es el dueño de la verdad” dijo Otero, todas premisas que promueven el trabajo en conjunto. Además agregó: “a nosotros nos toca tener los animales acá”, pero están trabajando el Mgap, Inac, Inia, San Jacinto… por ende, “está toda la cadena” representada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *