17 de septiembre de 2009 09:57 AM
Imprimir

Chile y Sudáfrica amenazan la exportación de frutas del país

Lo aseguró la titular de la filial Comahue del Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana, Anahí de Tappatá.

Neuquén > El sexto complejo exportador de la Argentina, el frutícola, está sufriendo un estrés entre sus actores y la amenaza concreta es que, en el largo plazo, competidores como Chile y Sudáfrica ocupen mercados externos en detrimento del crecimiento regional, que es uno de los que aporta más mano de obra en la agroindustria.
Así lo dio a conocer la titular de la filial Comahue del Instituto de Estudios de la Realidad Argentina y Latinoamericana, Ieral, Anahí de Tappatá, en el 32 Aniversario de Fundación Mediterránea que se realizó en Córdoba bajo el lema “De la crisis internacional a los desafíos del Bicentenario”.
La exposición se hizo ante un nutrido auditorio de empresarios y economistas de todo el país en el que la investigadora concluyó que es la pera y no el limón, la fruta estrella de la Argentina. En rigor, dijo, en el 2008 se exportaron 100 millones de dólares más de peras que de aquel cítrico.
En la presentación, Tappatá indicó que en el ránking de complejos exportadores argentinos, el frutícola se ubica en sexto lugar con el 2,2 por ciento del total de ventas externas. Las pomáceas (peras y manzanas) y cítricos explican, en proporciones similares, el monto exportado y la tasa de variación de + 23 por ciento de crecimiento desde el año 2004 hasta la temporada pasada, con un monto exportado de 1.569 millones de dólares.
Observó que Chile se consolida como oferente de manzanas y Argentina de peras e indicó que “es una buena noticia, porque las ventajas comparativas de la región Comahue para la producción de peras de calidad es notoria”.
De todas formas expuso que en el 2008 las ventas agregadas del hemisferio Sur aumentaron 32 por ciento en cuatro años y Chile y Sudáfrica notablemente más. Argentina fue la de menor crecimiento aunque en peras es la fruta líder y es el primer exportador mundial. De todas formas según los datos del año pasado, Chile duplica las exportaciones frutícolas argentinas.
Apuntó que el país trasandino diversificó su oferta, en la década del ’90, el 50 por ciento de sus exportaciones se explicaban por las uvas, en el 2008 sólo el 37 por ciento. Sólo los arándanos marcan la diferencia en Argentina.
En tren de comparaciones expuso que, lo exportado por las 10 primeras frutas argentinas es apenas el 70 por ciento del monto alcanzado sólo por las uvas de Chile, mientras que las manzanas chilenas superan a la suma de peras y manzanas argentinas en 131 millones de dólares.
Otro dato es que los kiwis o las cerezas chilenas alcanzan mayor valor que los limones argentinos.
Tappatá indicó en declaraciones a LU5 que expuso ante el auditorio nacional “cómo vamos en el largo plazo con respecto a nuestros competidores: Argentina no crece, un año sube, otro año baja, como sigue creciendo Chile o como está creciendo Sudáfrica que es una real amenaza”.
Precisó que Chile subió sus ventas en un 61 por ciento en cuatro años, no en peras, porque “ellos han entendido que Argentina tiene ventajas en calidad de peras que es la fruta individual que más exporta Argentina, casi 100 millones de dólares más en peras que lo que se exportó de limones”. Bromeó indicando que los limones tienen un marketing importante, pero “la fruta estrella es la pera, no son los limones”.
En la temporada pasada Argentina exportó 288 millones de dólares en peras y 168 millones en limones.
Aportó que el precio de las peras en el mercado interno es bajo en comparación con las manzanas.
Describió que Chile registró un fenomenal crecimiento en la producción de frutas en los ’80 y es líder en la venta de uvas, su oferta sigue diversificándose y que Argentina exporta la mitad de lo que exporta Chile en frutas. “Con todas las frutas argentinas no alcanzamos a superar el 70 por ciento de lo que exporta Chile sólo en uvas por lo que hay mucho margen en los mercados y para crecer, si resolvemos los problemas internos argentinos, es otra agenda pendiente”, señaló.
También se destacó la generación de empleo y utilizó información de un trabajo de Beatriz Nofal que hoy es la secretaria de Estado de la Agencia de Desarrollo de Inversiones. En función de ello indicó que Nogal estimó que en manzanas y peras hay un 33 por ciento de valor en generación de empleo, teniendo en cuenta el precio de la fruta puesta en puerto.
Tappatá manifestó que en su exposición en Córdoba hizo hincapié en que con el problema que tiene el país de generación de empleo, la agroindustria tiene que ser apoyada a full porque genera tanto empleo que cualquier actividad industrial.
“Argentina que tiene problemas de empleo tiene que desarrollar estrategias que apoyen estas actividades, que las sostengan y que las hagan crecer”, afirmó para agregar “si el Hemisferio sur entero aumenta sus colocaciones de fruta en los últimos cuatro años significa que hay mercados, en algún lado están. Tenemos un problema derivados de nuestra institucionalidad, creo que ahí falla la pública y la privada, conflictos, problemas, la falta de conciencia que es un negocio de todos, en conjunto, son problemas internos, no son externos los problemas”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *