2 de octubre de 2009 20:12 PM
Imprimir

Pudimos salvar un año muy difícil con un trabajo ordenado y ofreciendo la mejor calidad producida

El presidente de la Asociación Tucumana del Citrus, Roberto Sánchez Loria, destacó la actitud que tuvieron los productores de exportar sólo fruta fresca de excelencia. La pelea por los buenos precios.

La campaña exportadora citrícola de limones tucumanos concluyó. Productores y comercializadores se abocaron al análisis de los resultados finales, tanto productivos como comerciales. El desafío es consolidar todo lo que hicieron bien este año: mantener el trabajo ordenado, privilegiar el envío de fruta de calidad y ofrecer siempre lo mejor de lo mejor. La síntesis correspondió al presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), Roberto Sánchez Loria, que dialogó con LA GACETA Rural sobre los siguientes temas:

– Concluyó la campaña.

– Sí, terminó. Fue una campaña interesante porque pudimos desarrollarla en un ambiente duro y adverso, con señales negativas para los exportadores. Tuvimos que superar la crisis internacional, que afectó todos los procesos de exportación e importación de productos y que impactó sobre el consumo. Además, tuvimos que enfrentar el mayor envío de fruta española "Verni", que estaba presente en el mercado europeo al momento que la Argentina empezó a exportar.

– ¿Cómo actuaron los productores tucumanos?
– Tomaron conciencia y desarrollaron un trabajo prolijo: tuvieron mucho cuidado con la calidad del producto para exportación. Es que extremaron las medidas y comprendieron que las malas calidades se penalizan en los mercados, y que eso se traduce en el derrumbe de los precios promedio.

– La calidad de la fruta fue un pilar fundamental en la campaña.
– Desplegamos un fuerte trabajo sobre la calidad de la fruta a enviar al exterior. Enviamos lo mejor de lo mejor, donde la calidad fue de máximo nivel, lo que generó que hubiera menos fruta disponible.

– Los resultados fueron buenos.
– A pesar de que enviamos un 44% menos de fruta fresca respecto de 2008, fue una buena campaña. Cerraremos con unas 250.000 toneladas de fruta exportada.

– ¿Qué comportamiento tuvo el sector industrial citrícola?

– La industria acompañó con precios razonables. Absorbió los descartes de calidad y los volúmenes que naturalmente se destinan al sector industrial.

– Un trabajo ordenado.
– La verdad es que trabajamos bien. Fue un trabajo ordenado y prolijo, reitero y destaco. Ofrecimos lo mejor de los mejor. Eso nos permitió que tengamos un comportamiento constante en la campaña, con precios moderados. En campañas anteriores los precios tenían muchas oscilaciones. Ahora, los precios son más estables.
La verdad es que pudimos salvar un año muy difícil, y pudimos superar los quebrantos.

– ¿Qué ecuación proyectan para la campaña 2010?

– Es muy temprano como para decir algo sobre qué puede venir el año próximo. Una conclusión que quedó de esta campaña es que los mercados son muy sensibles a la calidad. Veníamos trabajando para lograr una uniformidad de las calidades, y desde el año pasado lo venimos logrando. Conservando la prudencia, debemos hacer un análisis sobre el auténtico comportamiento de los mercados, para recién decidir las estrategias.
En la Unión Europea hubo una retracción del 15% del consumo. Entonces, para saber qué hacemos en 2010, habrá que observar el comportamiento económico en ese mercado y en otros similares. Todo lo demás son especulaciones.

– ¿En qué debemos hacernos fuertes y consolidarnos?
– Tenemos que hacernos fuertes en lo que nos hace ser diferentes: en las calidades premium, que es lo que nos permite mantenernos en el mercado. Pero además, debemos ser muy serios en el envío de la fruta fresca.

– ¿Limones de calidad y productores tucumanos van juntos?
– Los limoneros dieron una buena respuesta al desafío, con una clara conciencia colectiva. Pero hay mucho por hacer. Este es el camino, el que nos da los mejores resultados. Además, en los todos los mercados del mundo la tendencia es exigir más calidad. Por eso, debemos acoplarnos a trabajar en ese sentido, y esto se traducirá en mejores precios y en una mayor seguridad para los negocios.

– ¿EEUU y China?

– Estados Unidos es un gran jugador en el mercado mundial, por lo que sería muy bueno si logramos entrar. En la agenda de definiciones políticas del gobierno estadounidense está el protocolo de exportación de limón argentino.
En cuanto a China, sería otra gran alternativa comercial. En algún momento lo abordaremos, pero exigía un protocolo similar al de Japón: que exportemos con frío para mitigar el riesgo de ‘mosca de los frutos’. Trabajamos para demostrar que no tenemos ese riesgo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *