13 de enero de 2015 01:33 AM
Imprimir

El que más gana, menos paga: agroexportadores aportaron sólo el 1,4% del total de tributos en 2014

PARAGUAY : A pesar de que el año pasado se pusieron en marcha las reformas impositivas para el sector agropecuario, las agroexportadoras siguen con un aporte muy bajo a la economía, según los datos presentados por la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) y el Ministerio de Hacienda, señala el diario económico 5 Días.

Desde que se realizaron las modificaciones en el Iragro (ex Imagro), la recaudación del mismo casi subió de US$ 15 a US$ 29 millones, pero represen­ta apenas el 1,4% de las recaudaciones totales del Tesoro.

Resulta en una parti­cipación obscenamente indignante teniendo en cuenta que el sector movió más de US$ 5.000 mi­llones el año pasado.

En el 2013, el Imagro había recaudado apenas US$ 15 millones, siendo que el sector fue el de mayor crecimiento dentro del PIB.

El mismo ex ministro de Hacienda, Germán Rojas, venía criticando que los grandes agroexportado­res aportan “cero y me­nos cero” a las arcas del Estado.

Aunque indirectamen­te el sector genere mo­vimiento por medio del transporte y otras actividades, el aporte directo es muy bajo para un país con tanta necesidad de inversión.

 

 

Pobres pagan

Con este esquema, los más pobres son los que siguen sosteniendo el funcionamiento del Estado a través del IVA al consumo, un golpe muy duro para los paraguayos que apenas registran in­gresos para sobrevivir.

Se espera que este año, en el que el Iragro entra plenamente en vigencia, alcance a todos los que deben contribuir al mismo y que los ingresos tributarios aumenten en una proporción mucho mayor.

 

 

Calidad del gasto

Por otro lado, el Gobier­no debe comprometerse a redireccionar el gasto público hacia uno de ma­yor calidad, en donde un aumento de la recaudación no se utilice para satisfacer nuevos aumentos de gastos corrientes (salarios), sino que redunden en beneficios reales para la ciudadanía.

Por ejemplo, se podrían destinar una mayor cantidad de recursos al desarrollo de la sociedad rural para mejorar la educación y los centros asistencia­les, todavía tan carentes de un nivel aceptable.

Dejando ya un poco de lado la efusividad por los buenos números macroeconómicos que nue­vamente ha presentado el país, es necesario tener una mirada más amplia y dar espacio a los resulta­dos de algunos indicado­res sociales.

Los mismos, como el ni­vel y la calidad del empleo y de los ingresos, están demostrando que tanto la expansión del producto interno bruto (PIB) y la baja inflación, entre otros, no se han trasladado aún de manera eficiente y eficaz al aspecto social de la población, en términos de mejoramiento de la calidad de vida propiamente dicho.

“Los indicadores socia­les continúan por debajo de los promedios latinoamericanos y más lejos aún de los de los países vecinos como Brasil, Ar­gentina y Uruguay’’, in­dica Verónica Serafini, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep) en su artículo ‘‘El desafío de vincular el buen desempeño económico con el bienestar de la pobla­ción’’.

 

 

 

Modelo no funciona

El modelo agroexportador es señalado por la experta como uno de los factores fundamentales que explican la pobre correspondencia entre los buenos números macro y los resultados sociales, debido a que éste “no estimula la suficiente generación de empleos para los adultos, además de ser su crecimiento sumamente volátil y no contribuir a promover inversiones que creen empleos formales y de largo plazo’’.

Si bien es cierto que la economía nacional de­pende en gran medida de las materias primas ligadas al agro, también es cierto que sus propias características hacen que el crecimiento y desarro­llo económico no puedan basarse únicamente en el mismo.

Menos aún cuando el sector no genera un efecto derrame sobre toda la estructura nacional, debido a que el pago de impuestos resulta definitivamente bajo si se tie­ne en cuenta el elevado monto de facturación y ganancias que presentan las grandes agroexportadoras a nivel país.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *