14 de enero de 2015 00:20 AM
Imprimir

Denuncian anomalías en una elección sindical clave

Incumplimiento en los plazos de la convocatoria a elecciones, denuncias de irregularidades, maniobras para bloquear a la oposición y un padrón con fallecidos y documentos de identidad inexistentes. En este contexto, se renovarán entre hoy y mañana las autoridades del Sindicato de Obreros del Tabaco, una organización que es conducida por el barrionuevista Juan Martini desde hace 32 años.

La pulseada por el gremio, que reúne a unas 1500 personas y cuyo poder radica únicamente en Capital Federal y Buenos Aires, esconde otro interés, más allá del sillón de mando: la administración de millones de pesos que ingresan a la entidad provenientes del Fondo Especial del Tabaco y que deberían ser destinados a la obra social.

Martini, de 84 años, deberá esta vez dar un paso al costado. Su edad ya le impide ir en busca de otro mandato, aunque se postulará como vocal, en una jugada para no ceder protagonismo y seguir de cerca los movimientos de su delfín: Ricardo Zaro, su secretario adjunto y a quien impulsa para la secretaría general.

En la vereda de enfrente, se ubica Marcelo Valenciano, delegado gremial en la empresa Massalin Particulares, y quien denunció en el Ministerio de Trabajo una serie de irregularidades en el camino a los comicios.

El conflicto que obligó la intervención de la cartera laboral que encabeza Carlos Tomada fue cuando Martini intentó adelantar casi ocho meses las elecciones para neutralizar a sus opositores y evitar que puedan constituir una lista alternativa.

Sin embargo, a Martini la jugada no le salió redonda. En el expediente 1.623.557/2014 se le objetó no cumplir con los plazos que establece la ley para convocar a las urnas y se autorizó la participación de sus oponentes, a quienes lidera Valenciano, de la Agrupación Blanca. La disputa, incluso, habría generado algún cortocircuito en la cúpula ministerial, entre Tomada y la directora nacional de Asociaciones Sindicales, Elena de Otaola.

Martini, integrante de la CGT Azul y Blanca, que encabeza Luis Barrionuevo, preside el gremio desde 1983. El Sindicato de Obreros del Tabaco recibe millones de pesos provenientes del Fondo Especial del Tabaco, que por ley reparte el 7% de las ventas de cada paquete de cigarrillos entre las provincias productoras. Un porcentaje del monto a distribuir se direccionaría a los gremios de la actividad, entre ellos, al de Martini, según informaron fuentes del sector.

“Recibe $ 4 millones por mes del Fondo del Tabaco, pero a dónde va esa plata es un misterio. La obra social está en decadencia y los afiliados están cambiando de prestadora”, acusó Valenciano.

Martini no respondió a los llamados que hizo LA NACION tanto a su teléfono celular como al gremio.

El camino a las elecciones que se celebrarán hoy y mañana estuvo minado de acusaciones de supuestas anomalías. En primer lugar, el Ministerio de Trabajo hizo lugar al pedido de la oposición, que cuestionó los plazos de la convocatoria. Pero hubo otros episodios que nublan de sospechas los comicios. En el padrón de jubilados habilitados para votar figuran 138 personas con documentos inexistentes o que estarían ya fallecidas. Además, pesan denuncias sobre Martini por no permitir la afiliación de trabajadores de Massalin, donde es delegado Valenciano.

Martini negoció durante años salarios con los popes de dos gigantes: Massalin y Nobleza Picardo. Alguna vez, la paritaria, en vez de firmarse en el gremio o en las empresas, se habría sellado en el café del Hotel Savoy, de donde sería habitué. Una de sus últimas apariciones públicas fue en el Club Marinas, de Tigre, en un acto de Sergio Massa con gremialistas. Una ironía: ese día Massa prometió limitar los mandatos de los jefes sindicales.

Durante este mes, habrá otra elección sindical con ribetes curiosos. Los hermanos Pablo y Daniel Biró se enfrentarán el 26 para definir la conducción del gremio de los pilotos. Detrás de esta pelea, hay otra disputa subterránea, entre los jefes de las CGT: Hugo Moyano, apoya a un sector, y Antonio Caló al otro.
Uocra: detienen a un gremialista por un tiroteo

 

En marzo del año pasado, una interna de la Unión de Obreros de la Construcción (Uocra) terminó en un tiroteo en el que hubo un muerto y cuatro heridos. Ayer, la policía detuvo en Rafael Calzada a un gremialista que habría participado del violento episodio.
El dirigente detenido es Alberto Antonio Albornoz, de 39 años, a quien se acusa de haber participado en una interna gremial a balazos en Lomas de Zamora. La disputa habría sido por el control de las obras en un predio de Villa Fiorito.
El enfrentamiento a tiros del 11 de marzo último fue por una disputa territorial entre dos facciones de la Uocra. Una respondería a Marcelo Cardozo, opositor a la conducción de Walter Leguizamón, el jefe de la seccional de la Uocra en Lomas de Zamora. Leguizamón fue relevado de la mesa nacional del sindicato.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *