18 de enero de 2015 00:51 AM
Imprimir

Con la carne ¿ donde está el negocio?

Entre los países productores de carne, Argentina muestra el peor desempeño. El retroceso es grande y difícilmente se revierta insistiendo con los clichés.

Una de cal y otra de arena. El lunes 12 de enero el Boletín Oficial de la República Argentina promulgó la Ley 27.066 por la cual se creó el Régimen de Promoción de la Ganadería Bovina en Zonas Áridas y Semiáridas, que se financiará con $100 millones del erario público. El mismo día, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) dio a conocer un estudio técnico que cuantificó el daño sufrido por el sector desde 2007 y lo contrapuso al desempeño observado en los países líderes del mercado mundial de carne vacuna.

La flamante norma, sancionada en el Congreso Nacional el 10 de diciembre último, se impulsó -según indica el artículo 2º- buscando incrementar “la oferta de productos y subproductos de la ganadería bovina de carne para abastecer adecuadamente al mercado interno y externo, tanto en calidad como en cantidad. Su instauración, además, se produce en el marco del “Plan del Bicentenario de Ganados y Carnes”, programa que desde 2010 se propone también “incrementar la oferta de productos y subproductos de la ganadería para abastecer adecuadamente al mercado interno y externo, tanto en calidad como en cantidad” (el “copipaste” corre por cuenta de los legisladores).

La publicación de CRA, bajo el título “Argentina con los peores resultados entre los países líderes ganaderos en los últimos 7 años”, advierte lo retrasados que estamos respecto de nuestros competidores Brasil, Uruguay, Paraguay y Australia. Los datos más salientes son: caída del 11% en el stock bovino y del 15% en la producción de carne, mientras la retracción del 62% en las exportaciones privó a la Nación de un ingreso de u$s15.000 millones, “cifra superior al vencimiento de deuda que debe enfrentar Argentina en 2015”.

A Napoleón se le atribuye la frase “a veces hay que retroceder dos pasos para avanzar uno”. El genio de la estrategia militar planteaba de ese modo la conveniencia, en ciertas circunstancias, de un repliegue que permita retomar el impulso.

No parece ser el caso de Argentina en materia de carnes. Nadie en su sano juicio tomaría esta gran oportunidad perdida como una táctica inteligente. Y volver de este retroceso va a requerir algo más que “un paso” hacia adelante.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *