18 de enero de 2015 01:20 AM
Imprimir

Nueva soja de Monsanto contra malezas resistentes, tolerante a glifosato y dicamba

La multinacional recibió el jueves la aprobación final del Departamento de Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal de Agricultura (APHIS), mientras espera el visto bueno de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y aguarda qué decisión tomará China. También inscribió una variedad de algodón con las mismas propiedades.

Un parte de la agencia de noticias Reuters, difundido el jueves 15 de enero, afirma que Monsanto recibió la aprobación final de EE.UU. para nuevos cultivos tolerantes a un nuevo herbicida que, según la compañía, servirá para contrarrestar la resistencia que las malezas generaron al glifosato. Sin embargo los críticos dicen que sólo empeorará los problemas.

 

El Departamento de Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal de Agricultura de Estados Unidos (APHIS) le concedió la condición de ‘no regulado‘ a las plantas de algodón y soja genéticamente modificados para ser tolerantes a glifosato y dicamba, herbicida que aún debe ser aprobado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

 

La compañía también está todavía pendiente de la aprobación de los reguladores chinos para permitir la importación de las nuevas semillas de soja. China es un comprador clave de la oleaginosa norteamericana, aunque el país asiático ha mostrado renuencia a aprobar la importación de nuevos cultivos transgénicos recientemente.

 

La semana pasada, el Director de Tecnología de Monsanto Robb Fraley dijo a los analistas que la compañía espera tener la aprobación de China a tiempo para un lanzamiento comercial en 2016.

 

La multinacional desarrolló las nuevas soja y algodón para resistir un nuevo herbicida dicamba, que se combina con glifosato, y que Monsanto incluye como componentes del sistema de cultivos Roundup Ready Xtend.

 

Los nuevos productos están dirigidos a la lucha contra los millones de hectáreas infestadas por malezas que desarrollaron resistentencia a Roundup (el glifosato de Monsanto), ampliamente utilizado en maíz, soja y algodón.

 

El Sistema Xtend de Monsanto desencadenó una intensa oposición de muchos grupos de consumidores, ambientalistas y agricultores que afirman que utilizar más herbicidas sólo aumentará la resistencia de las malezas en el largo plazo, así como un mayor riesgo en la salud y contaminación ambiental.

 

“La rueda sigue girando en torno a los plaguicidas y eso es una gran noticia para Monsanto”, dijo Gary Ruskin, director ejecutivo de U.S. Right to Know (Derecho a Saber en Estados Unidos), un grupo de investigación sobre cuestiones alimentarias. “Esto es sólo el último de una serie interminable de favores de nuestro gobierno federal para Monsanto”, protestó.

 

Las proyecciones hechas tanto por el USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.) y Monsanto indican que el nuevo sistema Xtend provocará un aumento de 14 veces en el uso de dicamba sobre algodón y hasta 500 veces en soja, respecto de los niveles actuales, “un factor que aumenta el riesgo de exposición a pesticidas familias campesinas”, señaló la entidad Pesticide Action Network en un comunicado el jueves.

 

Otras organizaciones de productores que también argumentaron en contra de la aprobación dicen que dicamba se desplaza fácilmente y dañará sus campos de cultivos. Mientras desde Monsanto anticiparon que están enseñando a los agricultores sobre el uso adecuado del herbicida para reducir la deriva.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *